Últimas Noticias

ARGENTINA: Retratos de la desocupacion

BUENOS AIRES, 13 nov 1995 (IPS) - "Desocupados", un cuadro pintado en 1934 por el artista argentino Antonio Berni, llego a ser la obra plastica del pais mejor cotizada.

La obra, rechazada en su epoca y vendida este ano en una cifra cercana al millon de dolares, refleja hoy como nunca el drama social que vive este pais.

Hombres cabizbajos, deprimidos, sin ilusiones. Ninos dormidos, acurrucados en brazos de mujeres angustiadas. Todos sentados o recostados formando hileras a la espera de un milagro. Personajes desolados de una escena recortada sobre un fondo de montanas, cielo y, eso si, un horizonte.

A diferencia del panorama de los anos 30, cuando la caida de Wall Street provoco una grave crisis en Argentina, ahora el desempleo es mas grave no solo por su numero sino por la percepcion que del fenomeno tienen los propios afectados, sus familias y la sociedad en general.

"En la decada del 30 la desocupacion era conceptualizada por la gente como un fenomeno economico-social y esto se reflejaba en la relacion con los sindicatos y las sociedades de socorros mutuos", dijo Ricardo Malfe, profesor de psicologia del trabajo.

"El desempleo era entonces un problema de todos, mientras que ahora, en las decadas del 80 y del 90, se vive como un problema individual. El desocupado es un inutil, se culpabiliza a la victima", declaro el psicologo social.

Entre 1991 y 1994 la tasa de desocupacion en Argentina paso de seis a 18,6 por ciento, y podria ser mayor al finalizar el ano. Se trata del indice mas alto de la region. De 14 millones de personas que conforman la poblacion economicamente activa, 2,6 millones estan desocupadas y 1,6 subocupadas.

El desempleo paso a ser asi el problema numero uno de los argentinos, un triste privilegio que antes de 1991 tenia el crecimiento descontrolado de la inflacion.

Nelly, que prefirio mantener en reserva su apellido, es vicepresidenta del servicio telefonico "SOS, un amigo anonimo" y en dialogo con IPS revelo que "este ano la 'vedette' de los llamados fue la desocupacion".

"Nunca habiamos tenido tantos llamados de gente grande desesperada, que siente verguenza ante sus hijos por no poder conseguir empleo. Uno tiene que tratar de sacarlos de ese estado depresivo mostrandoles que el problema no es solo de ellos sino social, y ayudarlos a encontrar un camino", relato la mujer.

Para empaparse del nuevo desafio, los voluntarios de SOS asistieron a los talleres del Hospital Pirovano de Buenos Aires, conocidos como "Busco trabajo, animo". De alli tomaron ideas para contener a los necesitados de estimulo y, si es posible, mostrarles una salida.

Sociologos y psicologos observan en general que los desempleados sienten culpa, deficit en su autoestima, perdida de autoridad ante los hijos, verguenza, impotencia e inhibicion del deseo sexual, y depresion.

Esta ultima tiene sus manifestaciones agudas en casos de alcoholismo, drogadiccion y suicidio.

El Colegio de Farmaceuticos de Buenos Aires informo que en el ultimo ano aumento 30 por ciento la venta legal de psicofarmacos. Ansioliticos, somniferos y antidepresivos se ubican, en conjunto, en segundo lugar entre los medicamentos mas vendidos, despues de los antibioticos.

Muchas parejas se separan por esta causa. Los hombres no aceptan facilmente que 30 por ciento de los jefes de hogar sean mujeres que consiguen el sustento para la familia mientras ellos se quedan en la casa y crian a los ninos.

Ademas, no solo se trata de no tener trabajo. Muchos de los que lo tienen perdieron derechos adquiridos, sufrieron rebajas salariales y se sientes amenazados por un verdadero ejercito de personas sin empleo.

"Yo ganaba 600 pesos (igual a dolares) por mes mas horas extras, pero ahora nos sacaron las horas extras y no me alcanza", dijo Jorge, un chofer de autobus. "Si digo que me voy que les importa, ponen a otro y chau", aseguro.

"Mi trabajo es esclavo, pero como no hay otro lo tengo que aceptar", dijo Nilda, empleada de una peluqueria, quien llega al local a las ocho de la manana y no se va antes de las ocho de la noche, de lunes a sabado.

"Horas extras? Francos? No sabemos lo que es eso", ironizo la peluquera ante la consulta.

Tambien estan los llamados empleados "precarizados", contratados como si fueran empresarios, que ofrecen un servicio laboral por horas o por mes.

Es el caso de numerosos profesionales que asumen asi el costo de sus prestaciones sociales y jubilatorias mas impuestos y no tienen proteccion alguna en caso de despido, ni otras prerrogativas como el aguinaldo o las vacaciones.

Los que ya fueron despedidos y gracias a una generosa indemnizacion pueden emprender un negocio por su cuenta, tampoco estan mucho mejor. Los conductores de remises conforman el trabajador por excelencia en este rubro.

La Camara Argentina de Agencias de Remises senalo en un informe que entre diciembre y septiembre ultimos las agencias se multiplicaron de 170 a 381. Se trata de hombres que con el dinero que reciben del despido se compran uno o dos automoviles y ofrecen sus servicios a un precio superior al taxi.

Ante esta realidad de crisis del empleo, el presidente Carlos Menem prometio en julio que "pulverizaria" la desocupacion. Pero los observadores economicos no ven posible la victoria en medio de la recesion.

"Las medidas de flexibilizacion laboral a las que apunta el gobierno son una condicion necesaria pero no suficiente para poner fin al desempleo", advirtio el economista y consultor de empresas Miguel Angel Broda.

La desocupacion comenzo con un proceso que los expertos consideran como de "feroz reconversion", en busca de una produccion mas competitiva en los mercados internacionales.

Pero a ese fenomeno se sumo la recesion, que llego en diciembre tras la devaluacion en Mexico. Este ano el producto interno bruto, que crecia a siete por ciento promedio anual en Argentina, tendra una tasa negativa.

Las explicaciones tecnicas no alcanzan de todos modos a consolar a los que viven el drama cotidiano de salir en busca de empleo.

En este sentido, la imagen actual que mejor representa el problema no es la de una treintena de hombres, mujeres y ninos esperando, como en el cuadro de Berni de 1934, comprado por un coleccionista local en 800.000 dolares.

El cuadro real de hoy es el de un hombre solo, en la inmensidad de un dormitorio, tirado en la cama en posicion fetal, acompanado apenas por un aparato de television encendido. (FIN/IPS/mv/ag/if- pr/95

 

Etiquetas / Tags

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal