VENEZUELA: Waraos piden paralizar actividad petrolera en el Delta
Últimas Noticias

VENEZUELA: Waraos piden paralizar actividad petrolera en el Delta



CARACAS, 29 mar 1997 (IPS)
- El pueblo warao, que habita en el Delta del Orinoco, en el extremo nororiental de Venezuela, demandó la paralización inmediata de la actividad petrolera en su hábitat, donde hay tres concesiones a empresas transnacionales.

Catalina Herrera, de la Dirección de Asistencia al Indígena del estado de Delta Amacuro, dijo a IPS que la decisión del Tercer Congreso Warao, hace una semana, determinó que la paralización debe dar paso a una amplia comisión, que investigue los daños ambientales causados hasta ahora en el ecosistema.

La primera empresa extranjera en operar en la zona es la British Petroleum, que ganó la licitación para reactivar el abandonado campo de Pedernales, en la confluencia de dos de los 70 principales caños (brazos) en que el Orinoco se desparrama al final de su ruta al Atlántico.

Otros dos campos nuevos en el Delta fueron concedidos por el consorcio estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) a la empresa estadounidense Amoco, por un lado, y a un grupo integrado por las también estadounidenses Lousiana Land and Exploration y Benton, y la canadiense Norcem.

El Delta del Orinoco tiene una superficie de 40.000 kilómetros cuadrados de intrincada mezcla de agua y humedales, y se considera el último de los grandes deltas del mundo que se conserva en forma natural, sin mayor intervención humana.

Ese delta ha sido el habitat ancestral de los waraos, en su lengua gente de curiara (canoa), una etnia extremadamente naturista de la que sobreviven algo menos de 25.000 personas y que tiene al Orinoco como su dios padre.

PDVSA y British no se pronunciaron aún sobre la decisión indígena, después que sus delegados abandonaron el congreso el primero de sus tres días, cuando sus posiciones fueron enfrentadas con experiencias de daños ecológicos y sociales producidos por la actividad sísmica y exploratoria en Pedernales.

Marsol Cohen, de PDVSA, dijo que la explotación petrolera en el Delta no podia pararse, porque Venezuela tenía la obligación de atender la creciente demanda de crudo, mientras que José Antonio Rodríguez, de British, aseguró que el dilema era explotar el petróleo o volver a la edad de piedra.

Los 200 delegados indígenas llegados a Tucupita, capital del Delta Amacuro a 733 kilómetros de Caracas, consideraron un irrespeto el retiro de los delegados petroleros, después que muchos habían viajado días en curiara para analizar el impacto en sus áreas sagradas de la explotación petrolera, dijo Herrera.

La dirigenta indígena dijo por teléfono desde Tucupita que PDVSA no les consultó sobre sus planes de explotación del frágil ecosistema y que la paralización busca analizar con las petroleras y aliados ambientalistas hasta qué punto se destruiría la cultura y el hábitat warao.

En el congreso, los waraos también decidieron constituirse en una Unión de la Comunidad Indígena Warao, para defender con su propia voz tanto el Delta como su forma de vida. "Nosotros recién estamos aprendiendo a defendernos", dijo Herrera.

En una primera reacción de los "jotaraos" (no indígenas en lengua warao), Herrera vio como otro "hermano" fue puesto esta semana en su cargo de directora de la oficina indígena de la gobernación de Delta Amacuro, en una medida que no ha sido aceptada por la comunidad indígena y se considera ilegal.

Pero ella indicó que su nombramiento, hace menos de un mes, ya fue forzado por una toma de los waraos de la Dirección de Atención al Indígena, y que lo importante es que los jotaraos no dominen como hasta ahora esa oficina.

Un refrán warao dice que la guabina (gran pez muy agresivo) no se puede juntar con la sardina, porque siempre morirá la sardina, y para Herrera eso es lo que le pasa a su pueblo cuando se mezcla con los intereses poderosos de los políticos blancos o de las empresas petroleras.

La Red de Alerta Petrolera, filial venezolana de Oilwatch, emitió este sábado un comunicado para calificar la decisión de los waraos en favor de la salida de las petroleras del Delta como "histórica en la lucha por la derechos de las comunidades ante los efectos de megaproyectos planeados en forma inconsulta"

Orinoco Oilwatch se declaró solidaria con la decisión warao, se comprometió a que la posición indígena reciba la atención política, social y legal que merece y criticó que la apertura de PDVSA a grandes proyectos realizados por multiples empresas extranjeras se maneje como "hechos cumplidos".

La red considera que en al menos varios de los acuerdos rubricados por PDVSA con transnacionales no se cumplieron escrupulosamente los requisitos ambientales.

En tanto, versiones no confirmadas oficialmente aseguran que la destitución en febrero del anterior ministro del Ambiente se originó en problemas con el estudio de impacto ambiental realizado sobre los planes de British en Pedernales, por haber impuesto reparos que han retrasado su necesaria ratificación.

Las comunidades indígenas de Colombia, Ecuador y Perú, países andinos como Venezuela, también se han enfrentado a la explotación petrolera en sus hábitat por parte de las estadounidenses Occidental Petroleum, Texaco y Mobil, y la propia British. (FIN/IPS/eg/ag/pr-if/97

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal