Últimas Noticias

BOLIVIA: Efectos del Niño podrían llevar a explosión social



LA PAZ, 9 feb 1998 (IPS)
- Campesinos bolivianos afectados por la sequía y las inudanciones generadas por el fenómeno atmosférico del Niño se quejan de la falta de asistencia del gobierno y alertan que en el país se podría producir una explosión social.

"No llega ni un solo centavo de la ayuda prometida. Si la situación sigue así se provocará una explosión social del área rural, ya que los campesinos somos los más afectados", dijo un campesino del altiplano que llegó a La Paz para reclamar la asistencia prometida.

En sólo dos meses, la corriente atmosférica del Niño afectó a más de 322.000 bolivianos y provocó millonarias pérdidas agrícolas en los nueve departamentos del país.

Una evaluación del Ministerio de Defensa señala que hasta el último fin de semana el fenómeno atmosférico generó sequías con graves consecuencias para 59.238 familias e inundaciones que alcanzaron a otras 5.209.

Sólo en el oriente las inundaciones provocaron pérdidas por unos 13 millones de dólares en cultivos de soya, maíz, caña de azúcar y arroz, según cálculos oficiales considerados inferiores a la realidad por empresarios del área.

Los más afectados son los pequeños productores campesinos de los valles y el altiplano, que ante la falta de lluvias ven destruir sus cultivos de papa, trigo, avena, cebada, quinua, arveja y forrajes.

Según el Ministerio de Defensa, 90 comunidades repartidas en los nueve departamentos del país han perdido sus cultivos de consumo propio y de comercialización, lo que acarrerará un paulatino desabastecimiento de los mercados en las ciudades.

En el departamento de Potosí, considerado el más pobre de Bolivia, 80 por ciento de los cultivos de quinua -un cereal andino básico en la alimentación del altiplano- se ha perdido por la prolongada sequía.

Las autoridades de Potosí calculan que las pérdidas de cultivos de papa, cebada, quina y trigo en ese departamento sumaban, hasta este fin de semana, unos 12,5 millones de dólares.

"La sequía ha liquidado las posibilidades del año agrícola en Bolivia, o por lo menos las del primer semestre", lamentó el ministro de Defensa, Fernando Kieffer.

En varias comunidades del sur la sequía está ocasionando la falta de energía eléctrica, ya que no hay agua para mover las plantas generadoras, señaló.

En las ciudades, la corriente atmosférica del Niño llevó a una elevación récord de la temperatura, incluyendo la fría La Paz, donde los termómetros llegaron hasta el nunca antes conocido nivel de 28 grados.

Según el director de Defensa Civil, Luis Montero, el total de damnificados por el Niño alcanzará "cifras alarmantes" en las próximas semanas.

El Ministerio de Agricultura advirtió que Bolivia deberá prepararse para enfrentar desde mayo una drástica reducción de la producción agrícola y ganadera, que afectará también a los centros de consumo.

La sequía, que por ahora preocupa más que las inundaciones, ha conducido al gobierno a tomar medidas como la perforación de pozos y distribución de agua mediante camiones-cisterna para los habitantes de comunidades rurales desabastecidas.

El gobierno informó que comenzó a distribuir alimentos en paquetes de 45 kilogramos a familias damnificadas por la falta de lluvias en comunidades campesinas que perdierono sus cultivos de subsistencia.

Sin embargo, el objetivo oficial es cuidar los escasos recursos para los momentos más difíciles que provocará El Niño, advirtió el director de Defensa Civil.

El ministro de Salud, Tonchi Marinkovic, alertó a su vez que los efectos de la sequía -falta de alimentos, principalmente- se presentarán a mediano plazo.

"El problema provocado por el fenómeno del Niño aún no es de dimensiones enormes, por eso no se pasó de una situación de emergencia a la de desastre", afirmó Marinkovic. (FIN/IPS/jcr/dg/en-pr-ip/98

 

Etiquetas / Tags

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal