MEXICO: Sorpresiva marcha y proclama de militares inconformes
Últimas Noticias

MEXICO: Sorpresiva marcha y proclama de militares inconformes



MEXICO, 19 dic 1998 (IPS)
- Una marcha de militares que critican al gobierno de México y piden cambios políticos marcó el punto más alto de un proceso que lleva cuatro años y ocasionó fisuras inéditas en la reserva y disciplina de las Fuerzas Armadas.

Cincuenta militares que afrontan problemas legales y que dijeron ser parte del "Comando Patriótico de Concientización del Pueblo" caminaron el viernes por calles de la capital de México con pancartas y banderas, antes de entregar una proclama a la Cámara de Senadores.

En el documento se acusa al secretario (ministro) de Defensa, Enrique Cervantes, de cometer abusos y se piden cambios en las leyes de justicia militar.

Además se afirma que el gobierno es responsable de la violencia, la miseria, el encarcelamiento de personas por motivos políticos y el asesinato de indígenas y luchadores sociales.

"Mexicanos, nuestra resistencia y tolerancia han llegado al límite, ya no tenemos la obligación de aguantar tantas injusticias y miserias. Nuestras autoridades quieren manternos de rodillas, espantados y engañados en nombre de la democracia", sostiene la proclama.

El teniente coronel Hildegardo Bacilio Gómez, quien encabezó la marcha, se declaró admirador del teniente coronel retirado Hugo Chávez, ex golpista y ahora presidente electo de Venezuela, a quien dijo que desearía conocer personalmente.

La Procuraduría de Justicia Militar rechazó este sábado la inusual manifestación y advirtió que podría procesar a sus participantes por los delitos de "insubordinación y sedición", mientras diputados de oposición anunciaron que velarán por la seguridad de los militares desconformes.

Algunos de los manifestantes afrontan procesos penales y administrativos, pero están libres bajo fianza.

La marcha no fue comentada por el Poder Ejecutivo, pero miembros del Partido Revolucionario Institucional, en el gobierno desde su fundación en 1929, consideraron que se trató de un acto aislado y sin mayor relevancia.

Para Raúl Benítez, del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México, la protesta demuestra que la tradicional reserva de los militares ha perdido vigencia.

"Lo relacionado con los militares siempre ha sido un tabú guardado con celo. En los últimos tiempos, sin embargo, muchos descontentos con la disciplina y los sistemas de justicia castrenses han comenzado a hacer públicas sus demandas", señaló.

El tradicional silencio sobre las Fuerzas Armadas terminó en 1994, cuando la irrupción de la guerrilla zapatista puso a la institución bajo los reflectores.

En los últimos cuatro años, los militares fueron cuestionados en forma abierta con acusaciones de violar los derechos humanos, y la población siguó con atención procesos penales por narcotráfico contra varios generales, incluyendo al que se había desempeñado como máxima autoridad antidrogas del país.

En los procesos, los acusados se quejaron públicamente de malos tratos y violaciones a sus derechos.

La Comisión Interamericada de Derechos Humanos pidió la liberación de un militar preso por reclamar la creación de una especie de Defensoría del Pueblo para asuntos militares.

Por otra parte, la cúpula de las Fuerzas Armadas recibió duras críticas por su actuación en la tarea de combatir a la delincuencia, que le encargó el gobierno.

En otras muestras de la inusitada presencia de los militares en escena, algunos generales retirados se afiliaron al opositor Partido de la Revolución Democrática, mientras otros dieron a conocer documentos de carácter secreto.

Con alrededor de 180.000 hombres, las Fuerzas Armadas mexicanas ocupan el segundo lugar en América Latina por su cantidad de efectivos.

Elisur Arteaga, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, sostuvo que los militares no habían tenido tanta presencia pública desde los años veinte.

Lorenzo Meyer, historiador y profesor en el prestigioso Colegio de México, opina que lo "más saludable para el proceso político sería retomar la ortodoxia y preservar el bajo perfil de las Fuerzas Armadas". (FIN/IPS/dc/mp/mj/ip/98

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal