AMBIENTE-EEUU: Gigantesco basurero nuclear cerca de Las Vegas
Últimas Noticias

AMBIENTE-EEUU: Gigantesco basurero nuclear cerca de Las Vegas

WASHINGTON, 23 abr 2002 (IPS) - El Congreso (legislativo) de Estados Unidos considera un proyecto para sepultar 70.000 toneladas de desechos radiactivos cerca de la sudoccidental ciudad de Las Vegas, la capital mundial de los juegos de azar.

Basura radiactiva almacenada provisoriamente en contenedores de concreto en 130 plantas centrales de energía nuclear e instalaciones militares de todo el país, será trasladada a la localidad de Yucca Mountain, 130 kilómetros al noroeste de Las Vegas, si se aprueba una propuesta gubernamental.

Legisladores y autoridades del occidental estado de Nevada se oponen al plan esgrimiendo los riesgos para la salud de la población, la previsible caída del flujo turístico a Las Vegas y del valor de las propiedades inmobiliarias de la zona.

Pero la influyente industria nuclear respalda el proyecto, cuyo costo ascendería a 58.000 millones de dólares, orientado a poner fin a una búsqueda de 20 años de destino final para los desechos radiactivos.

Yucca Mountain fue propuesta como cementerio nuclear en febrero, por el secretario (ministro) de Energía, Spencer Abraham, quien recomendó enterrar allí 70.000 toneladas de basura radiactiva, arguyendo que es más seguro colocar todos los residuos en un solo lugar que distribuirlos en varias zonas.

La operación se realizará con garantías de seguridad, pues se combinarán las barreras naturales con estructuras de almacenamiento de acero fortificado que impedirán la contaminación de las napas de agua subterránea y el ambiente, aseguraron voceros de la industria y de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Según Abraham, el depósito, que estaría listo en 2010, reunirá las condiciones recomendadas por los científicos.

Pero este mes, el gobernador de Nevada, Kenny Guinn, del gobernante Partido Republicano, presentó al Congreso una solicitud de veto a la decisión de Abraham, utilizando una facultad otorgada en 1982 al gobierno estadual, que lo habilita a desafiar una decisión presidencial sobre el proyecto.

Compete ahora al Congreso confirmar o rechazar el veto de Guinn. Los analistas estiman que la Cámara de Representantes respaldará la decisión del Departamento (ministerio) de Energía pero el voto del Senado, controlado por el opositor Partido Demócrata, permanece en la incertidumbre.

Los opositores del proyecto señalan que la Comisión Reguladora Nuclear, encargada de otorgar la licencia para el inicio de las obras, identificó 293 problemas técnicos no resueltos en los planes de construcción del basurero nuclear.

Entre esos problemas figuran una fractura de la roca a largo plazo y la velocidad con que el agua puede corroer el metal de los contenedores.

Si se produjera una fuga radiactiva de un tanque de almacenamiento, el contaminante podría ser propagado por la napa acuífera subterránea ladera abajo hacia zonas pobladas, advirtieron los críticos.

Si hubiera un terremoto en el lugar, donde se han registrado más de 600 sismos superiores a 2,5 grados en la escala Richter, los depósitos podrían dañarse.

Otro riesgo posible es que se eleve el nivel del agua subterránea, sumergiendo los desechos almacenados.

El plan amenaza el ambiente y la salud de todo el país, pues supone unos 100.000 traslados en camiones, trenes y embarcaciones de enormes cantidades de basura nuclear, a través de 44 estados durante los próximos 30 años, aseveraron los críticos.

Durante esos traslados se producirían entre 210 y 354 accidentes de tránsito, según estimaciones del propio Departamento de Energía.

”No es sólo un problema de Nevada, sino de toda nuestra nación”, dijo la semana pasada el senador demócrata de Nevada, Harry Reid, durante una manifestación de protesta.

La organización ambientalista Sierra Club pondrá en marcha una campaña televisiva en los estados noroccidentales contra el vertedero de Yucca, dijo su director ejecutivo Carl Pope.

”Necesitamos una política energética que no conduzca a un legado de basura”, opinó Chris Williams, director ejecutivo de la Citizen Action Coalition, con sede en el nororiental estado de Indiana, donde la sociedad civil evitó la construcción de dos centrales de energía nuclear. (FIN/IPS/tra-en/dk/aa/lp/dcl/en/02

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal