TIMOR ORIENTAL: Indonesia no termina de asumir la independencia
Últimas Noticias

TIMOR ORIENTAL: Indonesia no termina de asumir la independencia

YAKARTA, 1 jul 2002 (IPS) - El reclamo de resarcimiento de Indonesia a Timor Oriental por obras de infraestructura, carreteras y edificios que construyó durante 24 años de ocupación refleja su dificultad para aceptar la independencia de su viejo dominio.

En vísperas de la visita este martes del presidente timorense José Alexandre Xanana Gusmao a su par indonesia Megawati Sukarnoputri, observadores atribuyeron el reclamo a la intención de Yakarta de desviar la atención sobre su responsabilidad en las violaciones de derechos humanos cometidas en Timor Oriental.

Representantes de Indonesia dijeron en junio a funcionarios timorenses que Yakarta pretendía iniciar negociaciones sobre los bienes construidos en Timor Oriental durante los 24 años en que controló el territorio.

Aun antes de que Timor Oriental formalizara su independencia el 20 de mayo, Indonesia solicitaba que se le permitiera el envío de un equipo para calcular el valor de esos bienes, entre los que figuran carreteras, edificios de oficinas, instalaciones eléctricas, cableados de telecomunicaciones y bienes privados.

El gobierno timorense, así como activistas y expertos, afirman que los reclamos de Indonesia carecen de sentido, pues Yakarta causó a Timor Oriental más daños, en términos de muerte y destrucción, que beneficios en forma de bienes e instalaciones.

”El gobierno indonesio ya sabe que nuestra postura es empezar de cero. Nosotros olvidaremos todo y ustedes olvidarán todo”, dijo el primer ministro de Timor Oriental, Mari Alkatiri, a la revista indonesia Tempo.

”Si Indonesia tuviera que pagar a Holanda por los bienes que la ex potencia colonial dejó en este país, no nos hubiera quedado mucho”, dijo, por su parte, el activista Taufan, de la no gubernamental Asociación de Asistencia Legal y Derechos Humanos Indonesia, con sede en Yakarta.

”Esto es un intento de los políticos de esquivar su responsabilidad por las violaciones de derechos humanos en Timor Oriental, desviando la atención del público hacia asuntos de menor importancia. El reclamo es embarazoso, pues deja al descubierto una actitud colonial”, dijo Taufan.

El gobierno indonesio participó en varias rondas de negociaciones con la Autoridad de Transición de la Organización de las Naciones Unidas, que administró Timor Oriental durante la transición a la independencia, pero sin resultados, explicó el canciller Hassán Wirajuda.

Indonesia invadió Timor Oriental el 7 de diciembre de 1975, una semana después de que ese territorio proclamara su independencia de Portugal, país del que fue colonia durante 450 años.

Desde entonces hasta septiembre de 1999, se registró en Timor Oriental el mayor genocidio proporcional a la población de un país jamás verificado: 220.000 muertos, en una población que en 1975 se calculaba en 650.000 habitantes.

La masacre cometida por milicias proindonesias en las semanas siguientes al referéndum que definió la independencia timorense el 30 de agosto de 1999, por ejemplo, costó a los habitantes del ahora nuevo país cuatro millones de dólares, según cálculos de medios de comunicación de Yakarta.

La mayor parte de la infraestructura e instalaciones de Timor Oriental fue dañada o dejada inútil por las milicias.

Timor Oriental inició su vida independiente como el país más pobre de Asia y el sexto más pobre del mundo. La mitad de los 800.000 habitantes ganan alrededor de un dólar por día y se dedican principalmente a la agricultura de subsistencia, calculó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

La esperanza de vida es de 56 años, y 43 por ciento de los timorenses son analfabetos. La tasa de mortalidad infantil es de 80 por mil.

Líderes milicianos proindonesios son juzgados en Yakarta por asesinato y tortura, pero observadores internacionales afirman que el proceso carece de transparencia y proponen un tribunal internacional como alternativa.

La secesión de Timor Oriental fue la primera pérdida de territorio de Indonesia desde su propia independencia en 1945. Luego de sacudirse el yugo holandés, el país se anexó Papúa Occidental en 1961, y 14 años después el territorio timorense.

Décadas de propaganda nacionalista a cargo del Estado contribuyeron a que la independencia timorense dejara sentimientos negativos en Indonesia.

”Timor Oriental no es un buen lugar. No es como era cuando estaba con Indonesia. Allí hay una guerra y la población sufre. Eso es por culpa de Xanana Gusmao, que quería independizarse”, dijo Tamadi, un ex agricultor del centro de la isla de Java, de 50 años, hoy taxista en Yakarta.

Taufan admitió que también puede encontrarse ese modo de pensar entre indonesios con buena educación, lo que atribuyó a la falta de información que primó durante años y que impidió a la población dudar de la propaganda oficial.

”Legisladores locales de Kalimantán me preguntaron por qué mi organización ayudaba a los timorenses. Lo comprendieron cuando les narré violaciones de derechos humanos y cuando les recordé que nuestros padres fundadores nunca consideraron a Timor Oriental como parte de la colonia holandesa que se convertiría en Indonesia”, dijo.

De todos modos, la mayoría de los indonesios, según Taufan, han aceptado la secesión. ”Muchos timorenses viven aquí, pero nunca escuchamos denuncias de hostigamiento contra ellos por parte de indonesios”, explicó.

Indonesia tiene problemas más grandes que afrontar. ”No sé mucho sobre Timor Oriental, pero hay tantas cosas a las que no deberíamos prestar atención… El gobierno debería pensar cómo combatir la inflación y la delincuencia”, dijo Malvi, un oficinista de 27 años.

Pero muchos políticos consideran que el problema timorense está lejos de haberse solucionado. Antes del 20 de mayo, los dirigentes debatían si la presidenta Sukarnoputri debía asistir a la ceremonia de independencia en Dili. Gusmao la había invitado, y ella, finalmente, fue.

Pero el presidente de la Asamblea Consultiva Popular indonesia, un cuerpo legislativo, Amien Rias, dijo que muchos indonesios no podrán olvidar el sentimiento de ”burla” que predominó en torno del referéndum por la independencia de Timor Oriental en 1999.

Taufan pronosticó que, a medida que se acercan las elecciones generales de 2004, Timor Oriental se convertirá en un punto fuerte en la agenda de la campaña. (FIN/IPS/tra-eng/pd/mj/ip/02

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal