Economía y comercio, Mundo, Salud, Últimas Noticias

SALUD: Acuerdo sobre genéricos en la OMC no convence

SYDNEY, Australia, 16 nov 2002 (IPS) - La última reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) realizado en esta occidental ciudad australiana evidenció lo complejo que es lograr el equilibrio entre el mercado y la salud, un desafío que, según activistas, sigue sin interesar a los países industrializados.

Los ministros de Comercio de 25 países acordaron el viernes, al cierre de una reunión informal de dos días, permitir a ciertas naciones fabricar medicamentos actualmente protegidos por una patente y exportarlos a los países que los necesitan, luego de un estudio caso por caso.

El ministro de Comercio de Australia, Mark Vaile, que presidió el encuentro, destacó la ”convergencia de opiniones” sobre la necesidad de encontrar una solución al problema antes de enero de 2003, plazo fijado por la cumbre ministerial de la OMC realizada en Doha el año pasado.

”Se trata de un sistema que permite a los países más pobres del mundo acceder a las tan necesitadas medicinas y combatir epidemias como la del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). No es un asunto económico. Es una obligación moral que debe ser asumida por el mundo industrializado”, afirmó Vaile.

Por su parte, el ministro de Comercio de Lesotho, Mpho Neli Malie, cuyo país importa de Occidente medicamentos caros contra el sida, dijo estar satisfecho.

El acuerdo da inicio a ”un proceso por el cual se garantizará que los medicamentos estén disponibles para los países de Africa subsahariana y otros también afectados por el sida. Creo que hemos hecho un gran avance”, señaló.

Pero activistas sostienen que a juzgar por las propuestas discutidas en Sydney (y que serán analizadas en una próxima reunión en Ginebra), es demasiado pronto para decir que se trata de un avance.

En noviembre de 2001, la OMC decidió revisar las reglas comerciales para permitir que los países en desarrollo ignoraran la propiedad intelectual farmacéutica y fabricaran y exportaran medicamentos genéricos, como se denomina a los que, sin el amparo de las marcas que los encarecen, contienen su principio activo.

No obstante, todavía debe resolverse cómo esos países serán capaces de obtener licencias para fabricar los genéricos y exportarlos.

El encuentro en Sydney tuvo el propósito de discutir estos asuntos no resueltos y diseñar una propuesta que será llevada a la OMC, donde se tomará la decisión final.

El activista Jeff Atkinson, de la organización humanitaria Oxfan Internacional, señaló que en Sydney los países ricos presionaron a los ministros de los 17 países en desarrollo para aceptar un mecanismo que no se puede poner en práctica y es sólo un ”caramelo político”.

El mayor problema en el sistema discutido en Sydney es que ”los países interesados en suministrar genéricas baratas deben estar dispuestos primero a ignorar las patentes”, señaló Oxfam en un comunicado.

”Esto hace que los países importadores, urgentemente necesitados de medicamentos para combatir el sida, la tuberculosis y otras enfermedades, sean dependientes de la voluntad política de otro gobierno”, añade.

Además, los potenciales exportadores podrían ser presionados por las naciones industrializadas.

”La salud pública debería ser el principio que guíe todas las decisiones sobre el acceso a medicamentos esenciales en los países en desarrollo”, dijo a IPS la portavoz de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras Kathryn Dinh.

Dinh dijo temer que la ”presión y la conveniencia política” hayan hecho en Sydney que los países en desarrollo aceptaran un sistema que no reconoce por completo sus problemas de salud.

”Si la propuesta es aceptada por la OMC, una gigantesca barrera para acceder a medicamentos baratos será remplazada por otras pequeñas y más numerosas”, declararon Oxfam y Médicos Sin Fronteras en un comunicado conjunto.

El problema de cómo y cuándo los países podrán exportar los medicamentos genéricos sigue siendo complejo. También existe un debate sobre qué tipo de enfermedades serán las que se permitirá combatir con medicamentos baratos, además del sida.

No obstante, todos los ministros quedaron satisfechos con las discusiones en Sydney.

Arun Shourie, de India, dijo que la iniciativa fue aceptada incluso los ministros de las naciones industrializadas que siempre se negaban a permitir que los países pobres produjeran medicamentos genéricos.

En la reunión informal de la OMC en Sydney participaron ministros de Australia, Brasil, Canadá, China, Colombia, Corea del Sur, Egipto, Estados Unidos, Hong Kong, India, Indonesia, Japón, Kenia, Lesotho, Malasia, México, Nigeria, Nueva Zelanda, Senegal, Singapur, Sudáfrica, Suiza, Tailandia, Trinidad y Tobago y la Unión Europea. (END/IPS/tra-eng/sl/js/rp/dv/02) = 11162118 MVD018 = 11162140 ORP017 NNNN

 

Etiquetas / Tags

Últimas Noticias

SALUD: Acuerdo sobre genéricos en la OMC no convence

SYDNEY, 16 nov 2002 (IPS) - La última reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) realizado en esta occidental ciudad australiana evidenció lo complejo que es lograr el equilibrio entre el mercado y la salud, un desafío que, según activistas, sigue sin interesar a los países industrializados.

Los ministros de Comercio de 25 países acordaron el viernes, al cierre de una reunión informal de dos días, permitir a ciertas naciones fabricar medicamentos actualmente protegidos por una patente y exportarlos a los países que los necesitan, luego de un estudio caso por caso.

El ministro de Comercio de Australia, Mark Vaile, que presidió el encuentro, destacó la ”convergencia de opiniones” sobre la necesidad de encontrar una solución al problema antes de enero de 2003, plazo fijado por la cumbre ministerial de la OMC realizada en Doha el año pasado.

”Se trata de un sistema que permite a los países más pobres del mundo acceder a las tan necesitadas medicinas y combatir epidemias como la del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). No es un asunto económico. Es una obligación moral que debe ser asumida por el mundo industrializado”, afirmó Vaile.

Por su parte, el ministro de Comercio de Lesotho, Mpho Neli Malie, cuyo país importa de Occidente medicamentos caros contra el sida, dijo estar satisfecho.

El acuerdo da inicio a ”un proceso por el cual se garantizará que los medicamentos estén disponibles para los países de Africa subsahariana y otros también afectados por el sida. Creo que hemos hecho un gran avance”, señaló.

Pero activistas sostienen que a juzgar por las propuestas discutidas en Sydney (y que serán analizadas en una próxima reunión en Ginebra), es demasiado pronto para decir que se trata de un avance.

En noviembre de 2001, la OMC decidió revisar las reglas comerciales para permitir que los países en desarrollo ignoraran la propiedad intelectual farmacéutica y fabricaran y exportaran medicamentos genéricos, como se denomina a los que, sin el amparo de las marcas que los encarecen, contienen su principio activo.

No obstante, todavía debe resolverse cómo esos países serán capaces de obtener licencias para fabricar los genéricos y exportarlos.

El encuentro en Sydney tuvo el propósito de discutir estos asuntos no resueltos y diseñar una propuesta que será llevada a la OMC, donde se tomará la decisión final.

El activista Jeff Atkinson, de la organización humanitaria Oxfan Internacional, señaló que en Sydney los países ricos presionaron a los ministros de los 17 países en desarrollo para aceptar un mecanismo que no se puede poner en práctica y es sólo un ”caramelo político”.

El mayor problema en el sistema discutido en Sydney es que ”los países interesados en suministrar genéricas baratas deben estar dispuestos primero a ignorar las patentes”, señaló Oxfam en un comunicado.

”Esto hace que los países importadores, urgentemente necesitados de medicamentos para combatir el sida, la tuberculosis y otras enfermedades, sean dependientes de la voluntad política de otro gobierno”, añade.

Además, los potenciales exportadores podrían ser presionados por las naciones industrializadas.

”La salud pública debería ser el principio que guíe todas las decisiones sobre el acceso a medicamentos esenciales en los países en desarrollo”, dijo a IPS la portavoz de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras Kathryn Dinh.

Dinh dijo temer que la ”presión y la conveniencia política” hayan hecho en Sydney que los países en desarrollo aceptaran un sistema que no reconoce por completo sus problemas de salud.

”Si la propuesta es aceptada por la OMC, una gigantesca barrera para acceder a medicamentos baratos será remplazada por otras pequeñas y más numerosas”, declararon Oxfam y Médicos Sin Fronteras en un comunicado conjunto.

El problema de cómo y cuándo los países podrán exportar los medicamentos genéricos sigue siendo complejo. También existe un debate sobre qué tipo de enfermedades serán las que se permitirá combatir con medicamentos baratos, además del sida.

No obstante, todos los ministros quedaron satisfechos con las discusiones en Sydney.

Arun Shourie, de India, dijo que la iniciativa fue aceptada incluso los ministros de las naciones industrializadas que siempre se negaban a permitir que los países pobres produjeran medicamentos genéricos.

En la reunión informal de la OMC en Sydney participaron ministros de Australia, Brasil, Canadá, China, Colombia, Corea del Sur, Egipto, Estados Unidos, Hong Kong, India, Indonesia, Japón, Kenia, Lesotho, Malasia, México, Nigeria, Nueva Zelanda, Senegal, Singapur, Sudáfrica, Suiza, Tailandia, Trinidad y Tobago y la Unión Europea. (END/IPS/tra-eng/sl/js/rp/dv/02

 

Etiquetas / Tags

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal