DESARROLLO: Los pobres deben esforzarse, los ricos, no
Desarrollo y ayuda, Economía y comercio, Grupo de los 77, Mundo, Sur-Sur, Últimas Noticias

DESARROLLO: Los pobres deben esforzarse, los ricos, no

SAO PAULO, 16 jun 2004 (IPS) - La coordinadora ejecutiva para la Campaña de la ONU por las Metas de Desarrollo del Milenio, Eveline Herfkens, hace gala de ironía al referirse a las ”hermosas promesas” que los líderes mundiales formulan en las cumbres.

Al regresar a sus países, los jefes de Estado y de gobierno se olvidan rápidamente de los compromisos, según Herfkens.

Pocos funcionarios gubernamentales tienen coraje suficiente como para preguntarle a sus presidentes y primeros ministros ”cómo implementaremos lo que usted prometió”, dijo.

”Solo los parlamentos y la sociedad civil pueden asegurar que los gobiernos sean responsables por el cumplimiento de sus compromisos mundiales”, agregó la funcionaria internacional.

Herfkens tiene credenciales para hablar con autoridad sobre una amplia gama de asuntos, como la asistencia al desarrollo y el comercio internacional.

Ministra de Cooperación para el Desarrollo de Holanda entre 1998 y 2002, Herfkens integró el parlamento de su país y lo representó ante los organismos internacionales en Ginebra. También se encargó de la dirección ejecutiva del Grupo del Banco Mundial en Washington.

En su puesto actual, Herfken está dedicada a asegurar que los países en desarrollo y los industrializados unan esfuerzos para cumplir con las Metas de Desarrollo del Milenio establecidas en septiembre de 2000 por la Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

Entre las Metas con plazo establecido para 2015 figuran garantizar la educación universal de niños y niñas, y reducir a la mitad, respecto de 1990, la población de pobres, de hambrientos y sin acceso a agua potable ni medios para costearla.

Otros objetivos establecidos en 2000 por los 189 países que entonces integraban la ONU son promover la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/sida, la malaria y otras enfermedades y garantizar la sustentabilidad ambiental.

Pero el plazo límite no corre para una meta clave: fomentar una asociación mundial para el desarrollo entre las naciones del Sur y las del Norte. Esto significa, según Herfken, que los países pobres tienen compromisos, pero los países ricos no están obligados a ayudarlos.

”Han pasado casi cuatro años desde la Declaración del Milenio. Y es hora de que las naciones ricas cumplan con sus obligaciones y traduzcan sus promesa estableciendo plazos”, sostuvo.

Y para que eso sea justo y adecuado, el plazo para la constitución efectiva de una asociación mundial para el desarrollo debe ser bastante antes de 2015.

Eso tal vez pueda ocurrir en la sesión especial de la Asamblea General de la ONU del año próximo, en que líderes mundiales evaluarán los éxitos y fracasos en la campaña hacia el logro de las Metas del Milenio 10 años de la fecha estipulada para su cumplimiento.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha advertido que los países pobres no podrán cumplir las Metas del Milenio a menos que el mundo rico eleve su asistencia financiera oficial, las inversiones y el asesoramiento, y que se reduzca el peso de la deuda externa.

Sobrevolando estas propuestas figura la demanda de reformar el sistema de comercio internacional, de modo que los productores de los países pobres no tropiecen con barreras o con la competencia desleal de productos subsidiados del Norte industrial.

”Las naciones ricas han fijado las normas, y los pobres no tienen voz”, dijo Herfkens a IPS.

Pero la funcionaria también criticó a los países del Sur por dejar que sus elites establezcan la política comercial. ”Los países pobres deben examinar sus propios regímenes comerciales para asegurarse de que beneficien a la población postergada”, sostuvo.

La Conferencia Mundial sobre Financiamiento al Desarrollo, celebrada en Monterrey, México, hace dos años, destacó al comercio como principal fuente de recursos para el cumplimiento de esos objetivos.

Un aumento de cinco por ciento en las exportaciones de los países pobres representaría 350.000 millones anuales, seis veces el total asistencia oficial al desarrollo asignado por los países ricos, calculó Herfkens. (

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal