CAMBIO CLIMÁTICO: Bangladesh exige acciones y fondos
Ambiente, Asia-Pacífico, Cambio climático, Desarrollo y ayuda, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

CAMBIO CLIMÁTICO: Bangladesh exige acciones y fondos

DACCA, 4 dic 2007 (IPS) - Bangladesh considera que la conferencia de las partes de la convención de la ONU sobre cambio climático, en curso en la isla indonesia de Bali, es oportuna para recordar al mundo su vulnerabilidad ambiental.

Este país de Asia meridional aún sufre las consecuencias del ciclón Sidr, que arrasó su territorio el 15 de noviembre y dejó a más de 4.000 personas muertas y a varios millones más sin hogar y con hambre.

Antes de su partida para la conferencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que comenzó el lunes y terminará el día 14, el ministro de Ambiente y Bosques, Chowdhury Sajjadul Karim, declaró que él y los 24 especialistas que lo acompañan relatarán el sufrimiento de Bangladesh por culpa del fenómeno.

Este país de 150 millones de habitantes experimenta un aumento en la frecuencia y la gravedad de los desastres naturales, que lo golpean con regularidad, señaló Karim.

Eso convierte a Bangladesh en el sitio ideal para crear un centro internacional de investigación sobre cambio climático y sus consecuencias en la naturaleza y la vida, apuntó el ministro.


El sector académico respalda la iniciativa de Karim.

Un centro de esas características "facilitará la evaluación de los daños causados por desastres naturales y la búsqueda de fondos para financiar la adaptación al cambio climático", dijo a IPS el profesor Ainun Nishat, representante de la Unión Mundial para la Naturaleza en Bangladesh.

La delegación bangladesí se propone describir al resto el sufrimiento padecido por la población a causa de desastres naturales como ciclones, inundaciones y sequías, acentuados por el comportamiento cambiante de la naturaleza debido a la emisión de gases de efecto invernadero en otras partes del mundo.

El dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso son los llamados gases invernadero a los que la mayoría de los científicos atribuyen el recalentamiento planetario.

Antes de la conferencia de Bali se organizó en Dacca una serie de seminarios en los que se discutieron las consecuencias del cambio climático en este país.

El diario New Age publicó una edición especial sobre cambio climático el sábado, a modo de "acusación detallada de delitos a ser considerados por los líderes del mundo", según señaló el diario en su editorial.

Lo justo sería esperar que Estados Unidos y Europa asuman el mayor peso de la carga por el agravamiento del cambio climático y compensen a los afectados, prosigue el diario.

"Bangladesh debe dejar las cosas bien claras y de forma contundente. Está de más decir que este país, donde ocurren desastres naturales adjudicados a cambios en los patrones climáticos, padece las consecuencias sin haber contribuido de manera alguna a ocasionarlas", remarcó el domingo en su editorial el también influyente diario Daily Star.

Inundaciones, sequías y ciclones no son fenómenos nuevos para Bangladesh, pero la severidad de los desastres naturales se multiplicó a causa del comportamiento cambiante de la naturaleza, explicó el profesor Nishat.

Este país exigirá que los fondos de adaptación prometidos por los países responsables se adecuen y distribuyan de acuerdo a la vulnerabilidad real de las naciones beneficiarias, informó.

"No puede haber justicia si un país muy vulnerable recibe igual cantidad de dinero que otro que no lo es tanto", apuntó Nishat.

Los Países Menos Avanzados, entre los que figura Bangladesh, corren más riesgos a causa del cambio climático y deben instar a las naciones más ricas a reducir sus emisiones de gases invernadero, en cumplimiento del Protocolo de Kyoto de la Convención aprobado en 1997, indicó.

Bajo ese convenio, acordado en esa ciudad japonesa, 35 países industrializados se comprometieron a reducir sus emisiones en al menos 5,2 por ciento para 2012, cuando expira la primera fase de implementación, respecto de las cifras de 1990.

Se está redactando un nuevo pacto para que las naciones industrializadas se comprometan a aceptar reducir en forma drástica la cantidad de gases invernadero que liberan a la atmósfera.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtió en su último Informe de Desarrollo Humano que el cambio climático golpeará a las naciones más pobres y diezmará sus sistemas agrícolas, empeorará la disponibilidad de agua, elevará los riesgos de enfermedades y causará un masivo desplazamiento de personas por la recurrencia de inundaciones y tormentas.

Más de 70 millones de bangladesís, 22 millones de vietnamitas y seis millones de egipcios se verán afectados por inundaciones vinculadas al recalentamiento de planeta, según el informe titulado este año "Combatiendo el cambio climático: Solidaridad humana en un mundo dividido".

"Las consecuencias a corto plazo no se concentrarán en Manhattan ni Londres, sino en las áreas propensas a sufrir inundaciones de Bangladesh y zonas secas de África subsahariana", indicó Kevin Watkins, uno de los autores de ese documento.

Este año, Bangladesh recibió dos golpes climáticos: las devastadoras inundaciones de julio y el peor ciclón desde 1991 a mediados de noviembre.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático señaló antes de la conferencia de Bali que el acelerado deshielo de los glaciares del Himalaya y la creciente elevación del nivel del mar posiblemente agraven las consecuencias de las inundaciones a corto plazo en la época de lluvias, así como las de las olas inmensas de la temporada de ciclones.

Se teme que un aumento del nivel del mar de apenas 40 centímetros en el golfo de Bengala sumerja 11 por ciento de las tierras cultivables del país en la zona costera y empuje a entre siete y 10 millones de personas al interior de país, ya densamente poblado.

Expertos señalan que la frecuencia, amplitud, gravedad y duración de las inundaciones pueden elevarse por el aumento de las lluvias monzónicas, propiciado por el cambio climático.

Eso reducirá en forma significativa las cosechas y atentará contra la seguridad alimentaria y la capacidad del país para producir alimentos suficientes para toda la población.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal