BANGLADESH: Bajo presión para levantar estado de emergencia
Asia-Pacífico, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Migraciones y refugiados, Población, Últimas Noticias

BANGLADESH: Bajo presión para levantar estado de emergencia

DHAKA, 24 feb 2008 (IPS) - El gobierno interino de Bangladesh, respaldado por el ejército, recibe presiones locales e internacionales para levantar el estado de emergencia decretado hace un año, que prohibió la actividad política y los derechos fundamentales en este país de Asia meridional.

El gobierno interino, encabezado por el ex director del banco central Fakhruddin Ahmed, no fue elegido democráticamente, pero gozó de gran popularidad cuando asumió en medio de la violencia política por las elecciones legislativas. Ahora su reputación decae por el descontrolado aumento de los precios de alimentos básicos.

El presidente Iajuddin Ahmed proclamó el estado de emergencia el 11 de enero de 2007 y suspendió los comicios. El gobierno interino asumió al otro día con gran respaldo del ejército y países donantes.

El gobierno prometió elecciones libres, justas y creíbles, pero recién para diciembre de 2008, arguyendo que primero era necesario liquidar la creciente corrupción…

El estado de emergencia estancó la economía. La clase media con limitados ingresos lucha por subsistir.

La deprimida actividad económica actual puede reflotar si se levanta el estado de emergencia, sostuvo un ex subdirector del Banco de Bangladesh, Khondkar Ibrahim Khaled.

"Las leyes de emergencia son muy rígidas y los negocios son muy flexibles, esas dos cualidades no van juntas", indicó Khaled.

Si el gobierno levanta las leyes de emergencia pueden haber disturbios, pero los negocios van a mejorar lentamente, indicó Khaled. "La economía se recuperará en seis meses si se restaura el Estado de derecho y un gobierno que represente a la población".

"No vemos ninguna necesidad de prolongar la situación", dijo a IPS la activista y directora ejecutiva de Ain-O-Shalish Kendra, una de las organizaciones de derechos humanos de mayor trayectoria, Sultana Kamal.

Kamal señaló que habían cuestionado el estado de emergencia desde el principio y sus impactos adversos en la sociedad.

"El estado de emergencia es una medida temporal que si se prolonga puede tener consecuencias adversas para la sociedad y ahora lo podemos ver", dijo a IPS Kamal, también asesora del anterior gobierno.

Los partidos políticos pidieron el levantamiento del estado de emergencia a fin de allanar el camino para las elecciones ya retrasadas y restaurar la democracia.

Países donantes y organizaciones de derechos ahora se sumaron al reclamo.

El jefe del gobierno interino de Fakhruddin Ahmed prometió el retiro gradual de las leyes de emergencia y el inicio de un diálogo con los partidos políticos, pero nada se ha hecho en ese sentido.

La secretaría de la Organización Mundial contra la Tortura expresó el 15 de este mes su preocupación por las violaciones a los derechos humanos en Bangladesh a causa del periodo especial.

"Nos preocupa en especial los asesinatos extrajudiciales, las detenciones arbitrarias, la tortura y los malos tratos registrados desde la instauración del estado de emergencia", reza la declaración de la organización con sede en Ginebra.

La Comisión Electoral, reinstaurada poco después de la asunción del gobierno interino, ya anunció un cronograma con vistas a realizar los comicios, pero está estancada con la mitad del trabajo por hacer.

La Comisión no pudo terminar ni la mitad de las tareas vinculadas con el cronograma como anunció hace siete meses, señaló el periódico en inglés New Age.

A principios de enero, ese órgano urgió al gobierno a levantar el estado de emergencia antes de los comicios nacionales porque tenía previsto elecciones locales en abril de este año.

"Las leyes de emergencia deben ablandarse para facilitar las elecciones", señaló A. F. Hasan Ariff, integrante del gabinete.

"No hay una prohibición directa que impida realizar los comicios, pero algunas actividades como actos de campaña y encuentros masivos están restringidos", indicó Ariff, ex fiscal general.

El canciller británico David Miliband, el subsecretario del Departamento de Estado (cancillería) de Estados Unidos, Donal Camp, y el embajador estadounidense en Dhaka, James F Moriarty, son algunos de los que pidieron al gobierno no demorar la situación.

Todos dejaron bien claro que aspiran a que haya elecciones en diciembre a lo sumo.

Miliband llegó a Bangladesh el 8 de este mes para una visita de 38 horas y mantuvo conversaciones con figuras del gobierno y de la oposición, el jefe del ejército y representantes de organizaciones no gubernamentales.

Las reuniones versaron acerca del estado de emergencia y los estándares internacionales en materia de corrupción.

"En nuestras conversaciones con el gobierno interino de los últimos 13 meses no nos detenemos en cómo llegaron al poder sino siempre en cómo tener una democracia limpia, justa y efectiva en Bangladesh", declaró Miliband.

El gobierno británico no quiere ver elecciones como las de Kenia en Bangladesh, declaró a su regreso a Londres.

Washington quiere el gobierno interino dé lo antes posibles los pasos necesarios para restaurar las libertades civiles y la democracia, indicó Moriarty.

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal