ELECCIONES-CAMBOYA: Mejor, pero no bueno
Asia-Pacífico, Democracia y Política, Derechos humanos, Últimas Noticias

ELECCIONES-CAMBOYA: Mejor, pero no bueno

PHNOM PENH, 30 jul 2008 (IPS) - La oposición de Camboya cuestionó el resultado de las elecciones. Observadores extranjeros, en cambio, indican que las irregularidades no llegan a restar legitimidad al aplastante triunfo del gobernante Partido Popular Camboyano (PPC).

Los cuatro principales partidos opositores llamaron "a la opinión pública y a la comunidad internacional a no reconocer los resultados de las elecciones del 27 porque fueron manipuladas y arregladas por el PPC".

Además, alegan que la amplia ventaja obtenida por el PPC es consecuencia de la campaña de intimidación, la compra de votos y otras triquiñuelas orquestadas por el oficialismo en su campaña electoral.

La oposición subraya que la cantidad de sufragios obtenidos por el PPC fueron inflados el día de los comicios al borrarse muchos nombres de los padrones de electores y la entrega de "formularios 1018" falsos por las autoridades locales, controladas por el PPC.

Los formularios 1018 son documentos oficiales que permiten votar a los habilitados que carezcan de la identificación adecuada. Pero es ilegal entregarlos el día mismo de los comicios.


Sin embargo, la protesta de la oposición no contó con el apoyo de observadores locales e internacionales, incluida una misión de la Unión Europea (UE) integrada por 130 personas, que llegó a Camboya a mediados de junio.

"Es claro que el PPC ganó por un amplio margen y cualquier irregularidad tendría que haber sido a gran escala como para invalidar el resultado", declaró a la prensa el martes Martin Callanan, jefe de la misión de la UE.

"Es justo decir que hay indicios de irregularidades, pero no en una escala significativa", aclaró.

La Comisión para Elecciones Libres y Justas estimó que el PPC obtuvo alrededor de 57 por ciento de los sufragios en los comicios del domingo, lo que le daría unos 90 escaños en la Asamblea Nacional (parlamento) de 123 miembros.

Esas cifras coinciden con las proyecciones que el PPC divulgó a principios de esta semana.

Pero también coinciden con las previsiones de analistas locales e internacionales, que habían anticipado un gran triunfo del partido gobernante en los comicios del domingo.

La segunda agrupación más votada, el liberal Partido Sam Rainsy (PSR), así llamado por el nombre de su líder, obtuvo 21 por ciento de los sufragios, según el Comisión Electoral.

Por su parte, el Partido Funcinpec, del príncipe Norodom Ranarridh, y el Partido de Derechos Humanos obtuvieron alrededor de cinco por ciento de los sufragios cada uno.

Ranarridh es uno de los hijos del ex rey Sihanouk, de 81 años, quien abdicó al trono en 2004 en favor de su otro hijo, Sihamani.

El clima general previo a los comicios mejoró respecto de anteriores oportunidades. Sin embargo, Callanan subrayó que todavía "carece de ciertos estándares internacionales clave que rigen a las elecciones democráticas".

Hubo mejoras en materia de transparencia, señaló.

Además, la misión de la UE notó la falta de confianza de los involucrados en la imparcialidad de las autoridades electorales y observó que todos los aspectos del proceso están dominados por el partido de gobierno.

A pocas horas de cerrados los circuitos de votación, la oposición cuestionó lo que consideró graves problemas en la validez del proceso.

Unas 200 personas descontentas por no figurar en los padrones electorales se reunieron el día mismo de los comicios en la sede del PSR en Phnom Penh.

Las irregularidades incluyen muchas personas fuera de la lista de votantes y los formularios 1018 falsos entregados por partidarios del PPC no habilitados, muchos de los cuales eran "extranjeros y no camboyanos", según una portavoz del PSR.

Sam Rainsy dijo a IPS el domingo que los nombres de unas 200.000 personas habían desaparecido de los registros electorales, solo en Phnom Penh.

El PSR distribuye folletos según los cuales cerca de un millón de personas en todo el país fueron privadas de su derecho al voto en los comicios del domingo, pero no presentaron pruebas de ello.

"Sé que la oposición rechaza los resultados de los comicios, pero yo los invito a que primero sigan el proceso de reclamos previsto por la Comisión Electoral", declaró Callanan el martes.

Por su parte, ese órgano advirtió que la fecha límite para hacer reclamos vinculados con el registro de habilitados venció hace tiempo y que no se tomarían medidas al respecto.

Se desconoce por ahora la estrategia que seguirá la oposición. El PSR realizó este miércoles una manifestación en Phnom Penh para este miércoles en protesta por los resultados.

"La cantidad de nombres borrados de los registros no nos sorprendió porque es lo que vimos en nuestra auditoría", declaró Puthea Hang, director ejecutivo de la Comisión Neutral e Imparcial para Elecciones Libres y Justas en Camboya.

La Comisión Neutral es una de las varias organizaciones que participaron en una auditoría hecha en junio y que llegó a la conclusión de que unos 590.000 nombres habían sido borrados de los registros, es decir 0,7 por ciento del padrón.

"Cada voto es importante", subrayó Tom Andres, experimentado asesor del Instituto Nacional Democrático, que trabajó junto a la Comisión Neutral en la auditoría y en la capacitación de observadores distribuidos en 378 de los 1.245 centros de votación.

"Pero tenemos que sustentar nuestras conclusiones en lo que vimos durante la auditoría y nuestras observaciones no se condicen con lo que alega la oposición", apuntó Andews.

"El análisis mostró que se borraron nombres de los registros, pero pocos y sin un patrón claro", añadió.

Las organizaciones observadoras advirtieron hace meses de la situación a la Comisión Electoral, pero el órgano se negó a restituir los nombres.

"Es una lástima que la Comisión Electoral no aprovechara la oportunidad para restituir los nombres", indicó Callanan.

Callana reconoció que la presentación de los formularios 1018 el día mismo de los comicios está "en clara contravención de la legislación", pero los observadores de la UE encontraron sólo "una relativamente pequeña cantidad de ejemplos" al respecto.

La mayoría de las organizaciones observadores concordaron en que estas elecciones fueron mejores que las de 2003.

Todas aplaudieron la disminución de hechos de violencia en comparación con los anteriores comicios, así como la mejora de aspectos técnicos del proceso electoral, como la confección de las papeletas y el escrutinio.

"La Comisión Electoral probó su capacidad técnica para organizar buenas elecciones, incluida la planificación, la contratación y la capacitación del personal, así como otras actividades importantes conducidas en tiempo y forma", informó la UE en su primera declaración divulgada el martes.

Pero aún queda una larga lista de problemas por resolver para que las elecciones sean totalmente justas.

Muchas de las dificultades no tienen nada que ver con lo acontecido el día mismo de los comicios ni las cuatro semanas oficiales de campaña, sino con los varios decenios de inestabilidad política y el papel dominante del PPC.

Instalado por los vietnamitas que invadieron Camboya para poner fin al sangriento régimen del Jemer Rojo (1975-1979) en la entonces denominada República Democrática de Kampuchea, el PPC permaneció en el poder durante los años 80 hasta la disolución de la Unión Soviética.

El PPC se vio obligado por la comunidad internacional a organizar elecciones multipartidarias en 1993, cuando perdió frente al monárquico partido Funcinpec, pero logró negociar un acuerdo que lo mantuvo en la coalición gobernante hasta ahora.

El partido domina los medios de comunicación, en especial la televisión, por lejos la mayor fuente de información de los camboyanos.

Ese aspecto "perjudica a los otros partidos a tal punto que no se ajusta con los estándares internacionales en materia de acceso libre y justo a los medios de comunicación", reza la declaración de la misión de la UE.

"La gente no sólo tiene derecho a votar, sino a elegir una opción informada", indicó Andrews. "El dominio de la prensa que tiene el PPC lo hace más difícil."

"Lo que digo es que hay que ver la generalidad, antes de las elecciones y después del escrutinio", subrayó. "Creo que estas elecciones son un avance en el largo camino hacia una democracia más saludable. Pero todavía queda mucho por hacer."

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal