SIDA: "Si no se utilizan, los condones son inútiles"
Desarrollo y ayuda, Entrevistas, Género, Mujer y salud, Mundo, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Puntos de Vista, Salud, Últimas Noticias

SIDA: “Si no se utilizan, los condones son inútiles”

Entrevista de Zofeen Ebrahim

MÉXICO, 6 ago 2008 (IPS) - El rostro oculto de la feminización de la epidemia de sida, detrás del aumento de las infecciones, es el de las viudas expulsadas de sus viviendas y el de las mujeres que sustentan y cuidan a los enfermos, dijo a IPS Nazneen Damji, de Unifem.

Crédito: Zofeen Ebrahim/IPS

Crédito: Zofeen Ebrahim/IPS

La mitad de los más de 30 millones de portadores del virus del sida son mujeres. El contagio femenino se acelera, especialmente en África subsahariana. Activistas consideran que la inequidad de género alimenta la pandemia. La feminización del VIH, el virus que causa el sida, es irrefutable.

Mientras transcurre en la capital de México la XVII Conferencia Internacional sobre el Sida, Damji, experta del programa sobre equidad de género y VIH del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) mostró a IPS los datos duros detrás de las estadísticas.

Cada vez más mujeres contraen el VIH (virus de inmunodeficiencia humana). Muchas cuidan de enfermos y agonizantes. Las viudas son expulsadas de sus hogares y privadas de su herencia.

Las jóvenes, que son las más vulnerables a la infección, tienen menos posibilidades de tomar medidas de prevención, si es que tienen acceso a la información y los servicios necesarios para conocerlas.


Las mujeres, en especial las golpeadas por la epidemia, no pueden seguir siendo marginadas de la formulación e implementación de políticas y de la asignación de fondos para proyectos sobre sida, según Damji, para quien será imposible aplacar la pandemia a menos que se tomen medidas basadas sobre el género.

IPS: —¿No tiene usted la impresión de que en esta conferencia se dejan de lado las cuestiones de género y femeninas, y que las deliberaciones se concentran en los HSH (hombres que tienen relaciones sexuales con hombres) y la homofobia?

NAZNEEN DAMJI: —Las cuestiones relativas a las mujeres y sus derechos no salen a la superficie. Tengo la sensación de que se hablará aun menos sobre estos asuntos, pero la conferencia acaba de comenzar (el domingo)… Esperemos a ver qué pasa. Dado el contexto latinoamericano en que transcurre el foro, los HSH y la homofobia tampoco pueden ser ignorados.

Pero es un dato a destacar que 90 por ciento de las mujeres que contraen el VIH en México no lo hacen a través de transfusiones sanguíneas o el uso de drogas inyectables, sino por relaciones heterosexuales. Como en cualquier otra región, las mujeres deben ser protegidas de la infección a través de la información, de los exámenes, del asesoramiento y de otros servicios de salud.

También necesitan que se las fortalezca para negociar el uso de condón. Si no se utilizan, los condones son inútiles.

Es importante asegurarnos que la respuesta a la pandemia se adapte a los contextos cambiantes de las diferentes regiones. Esta vez, la atención se concentra en el estigma, la discriminación y la homofobia. Y eso es importante, pues los gobiernos deben tomar conciencia y tomar medidas. La respuesta al VIH y el sida debe ser exhaustiva, debe tomar en cuenta la realidad de todos los grupos afectados. No se nos debe obligar a tomar partido por uno u otro. Aun más importante es tender puentes entre estos asuntos.

—Las organizaciones femeninas se niegan a mantener un rol discreto o a que se ignoren las cuestiones de género. ¿Han tenido éxito en convencer a los gobiernos. ¿Están haciendo lo suficiente?

—Tal vez no hagan lo suficiente, pero están actuando bien. Hay ejemplos de países que se aseguran activamente de que la equidad de género se integre en los planes y en las políticas.

El Plan Nacional de Acción sobre VIH/Sida de Nigeria, por ejemplo, tiene un gran componente de género. Se ha instalado, incluso, un Comité Técnico de Género en respaldo del plan. La implementación de esas estrategias mediante programas bien financiados que atiendan las necesidades de las mujeres es clave.

India también integró estrategias de género en su Organización Nacional de Control del Sida. De hecho, las autoridades trabajan para que la atención a los problemas de género y los de VIH/Sida atraviese varios sectores. Unifem y otras agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han trabajado en apoyo de esos esfuerzos.

Unifem, de hecho, ayudó a consolidar el interés en el establecimiento de presupuestos con enfoque de género y la capacidad de respuesta en ese sentido en más de 30 países.

—¿Los gobiernos son sinceros en ese sentido?

—Sí, estoy segura de que son sinceros. De todos modos, también se precisa capacidad de implementación, y eso implica una buena capacitación del sector público y analizar los avances.

—Se ha hablado mucho en esta conferencia sobre la circuncisión. ¿Este asunto tiene alguna relación con el género?

—Todas las cuestiones deben analizarse a través de la lupa del género. Es bueno que se analice nueva evidencia sobre la reducción del riesgo de contagio del VIH en los hombres circuncidados, pero no dejemos que esto sirva para imponer un enfoque parcial.

Por el contrario, se requiere un enfoque exhaustivo de la prevención —que incluiría la circuncisión y esfuerzos para alcanzar a todas las mujeres— para ayudar a reducir las infecciones, tanto entre la población masculina como en la femenina.

—¿Cuál es el vínculo entre la violencia contra las mujeres y el VIH/sida?

—La violencia es tanto causa como consecuencia del VIH y del sida, además de un obstáculo a los esfuerzos de prevención. Impide a las mujeres someterse al análisis clínico y tomar decisiones informadas sobre su salud y su futuro, así como limita su acceso a la prevención y al tratamiento. En muchos casos, las víctimas de violencia tienen miedo o no tienen posibilidades de negociar el uso de condón.

La buena noticia es que la violencia contra las mujeres y el temor a que esa violencia alimente la pandemia se reconocen y se atienden cada vez más.

El Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas en Apoyo de las Actividades para Eliminar la Violencia contra la Mujer, administrado por Unifem en Asia, África, América Latina y el Caribe, es la primera iniciativa mundial que atiende el vínculo entre ese fenómeno y el VIH/sida.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal