ELECCIONES-EEUU: Joe, de fontanero a superestrella
América del Norte, Análisis, Democracia y Política, Derechos humanos, Economía y comercio, Últimas Noticias

ELECCIONES-EEUU: Joe, de fontanero a superestrella

LOS ANGELES, 28 oct 2008 (IPS) - En los últimos días de esta prolongada campaña presidencial en Estados Unidos, un fontanero y aspirante a propietario de una pequeña empresa saltó al primer plano informativo, cual coloso armado con sus herramientas a la cintura.

Samuel Joseph Wurzelbacher alcanzó la fama el 15 de octubre, cuando los candidatos presidenciales Barack Obama, del opositor Partido Demócrata, y John McCain, del gobernante Partido Republicano, se enfrentaron en su tercer debate televisado.

Fue McCain quien lo mencionó. Lo llamó "Joe, el fontanero".

Según dijo el candidato republicano, Wurzelbacher es un ejemplo de estadounidense promedio que trabaja duro y que se verá favorecido por el plan impositivo republicano, pero que será perjudicado en caso de que Obama se instale en la Casa Blanca.

De la noche a la mañana, Wurzelbacher dejó de ser simplemente Joe para convertirse en un ídolo nacional oficialista. Muchos llegaron, incluso, a ver a este nuevo héroe de la clase trabajadora como candidato vicepresidencial republicano para 2012.


McCain denominó su recorrida en autobús por el disputado estado de Florida "Gira Joe el Fontanero".

Pero en sus apariciones en los medios de comunicación, Wurzelbacher se ha convertido en una figura demasiado controvertida, incluso para corrientes ideológicas tradicionalmente afines al Partido Republicano, como la libertario-derechista.

Mientras la página de Joe el fontanero atrae a multitudes en la red social informática Facebook, su abrupta apoteosis se parece cada vez más a la tradicional fabricación de mitos políticos basados sobre una confusa lógica económica.

La primera aparición de Wurzelbacher en los medios de comunicación fue el 12 de este mes en la pequeña ciudad industrial de Toledo, donde reside.

En un acto de campaña en esa localidad del septentrional estado de Ohio, Joe le advirtió a Obama que su propuesta de aumentar los impuestos a las familias que ganan más de 250.000 dólares anuales le impediría "cumplir el sueño americano" de comprar la pequeña empresa de fontanería en la cual trabaja.

El hombre de 34 años explicó que la compañía que pretende comprar obtiene ganancias de entre 250.000 y 280.000 dólares al año.

Obama respondió que la gente necesita una exoneración impositiva mientras todavía está trabajando para cumplir su sueño, no después de lograrlo. Además, aclaró, de llegar a la Casa Blanca mantendrá los actuales gravámenes a los ingresos por debajo de 250.000 dólares, pero elevará los superiores a esa suma de 36 a 39 por ciento.

En este respetuoso diálogo de seis minutos, Obama le dijo a Wurzelbacher: "Si usted tiene una empresa de plomería, le irá mejor económicamente con clientes que pueden pagar para contratarlo. Diseminar la riqueza beneficia a todos."

Tres días después, en el debate televisado, McCain alegó que Joe el fontanero pagaría tributos más elevados bajo el plan de Obama, lo que le impediría contratar empleados. Como Joe estaba intentando cumplir el sueño americano, debería pagar menos, dijo McCain.

Obama replicó que su plan reduciría impuestos para "95 por ciento de los trabajadores estadounidenses" que ganan menos de un cuarto de millón de dólares al año. Agregó que, según estudios independientes, su plan dará a las familias trabajadoras un alivio tributario que triplica el que ofrece McCain.

Según el Buró de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, el ingreso promedio de los fontaneros en Ohio a mayo de 2007 era de 47.930 dólares anuales. Ajustada de acuerdo con la inflación, esa cifra ha caído levemente desde 2000.

Un análisis de la organización Citizens for Tax Justice (Ciudadanos por Justicia Tributaria) concluye que apenas el 2,5 por ciento más rico de los contribuyentes sufrirán un aumento de impuestos bajo el plan de Obama.

Ohio es otro de los estados reñidos, donde Obama lleva una leve delantera, según las últimas encuestas.

Wurzelbacher, quien cría solo a su hijo de 13 años, dijo a la cadena de noticias por televisión MSNBC que durante seis años estuvo empleado por la firma Newell Plumbing & Heating. No tiene licencia de fontanero y no es miembro del sindicato.

Agregó que en cierto momento había considerado con Al Newell, el dueño de la empresa, la posibilidad de comprarla, pero que hasta ahora no tenía un buen plan para concretar la transacción.

Un funcionario del sindicato local de fontaneros dijo al diario Los Angeles Times que la empresa de Newell, en la que trabajan dos personas, difícilmente obtenga ganancias por 250.000 dólares al año.

La máxima facturación anual de Newell es de 510.000 dólares, según la firma consultora de créditos Dun & Bradstreet. Esto vuelve improbable que la empresa produzca ingresos gravables superiores a los 200.000 dólares, umbral tributario individual para el aumento propuesto por Obama, según Bloomberg.com.

"Si hay un fontanero que gane más de 250.000 dólares, queremos saber dónde trabaja", ironizó otro portavoz del sindicato en declaraciones al diario The Christian Science Monitor. "Nosotros no ganamos tanto dinero."

Newell no respondió a las reiteradas consultas de IPS.

Wurzelbacher admitió ante la prensa que, de mantener sus ingresos actuales, se vería beneficiado por el plan impositivo de Obama, pero que de ese modo perjudicaría a otros contribuyentes que reciben 250.000 dólares anuales, lo que él espera ganar algún día.

Sin embargo, su panorama financiero está, por ahora, levemente nublado: el estado de Ohio le impuso un embargo de 1.182 dólares por moras en el pago del impuesto a los ingresos personales, según Los Angeles Times.

El fontanero declaró a la MSNBC que había votado por McCain en las primarias del Partido Republicano.

Rick Gorka, un portavoz de McCain, dijo a IPS que el caso de Joe el fontanero podría definir la campaña.

"Obama quiere castigar a la pequeña empresa y redistribuir la riqueza", sostuvo. La vista del plan impositivo de Obama desde la ventana de Joe el fontanero se ha vuelto "un lindo resumen de aquello en lo que todos creemos", afirmó.

Gorka acusó a Obama de omitir ahora ahora la cifra de 250.000 dólares anuales como límite inferior de su aumento de impuestos, la cual podría, según él, bajar a 120.000.

El candidato demócrata se dispone a elevar los tributos y a cerrar las fronteras al comercio, convirtiéndose en "uno de los presidentes más proteccionistas" de la historia, agregó.

El diario The Miami Herald informó que McCain lanzó su "Gira Joe el fontanero" en Florida arremetiendo contra la promesa de "propagar la riqueza" formulada por su rival.

Obama "está más interesado en determinar quién se queda con las tajadas del pastel que en hacerlo crecer ", dijo McCain.

La respuesta del candidato demócrata, también Florida, no se hizo esperar. El aspirante republicano a la presidencia "fabricó la noción de que yo he atacado a Joe el fontanero", pero "no tengo más que amor por Joe el fontanero, y por eso quiero reducir sus impuestos", dijo.

"Todos queremos un poco de pastel. Nosotros queremos hacer crecer el pastel, y luego queremos una tajada del pastel", sentenció el demócrata. En respuesta, la multitud clamó: "¡Queremos pastel!".

Después del debate, dos encuestas estimaron que McCain había mejorado levemente su posición en Florida. No queda clara la influencia de Joe el fontanero en ese fenómeno.

Wurzelbacher dijo al canal de noticias por televisión Fox News que Obama expresaba "una suerte de enfoque socialista".

"Es problema mío a quién quiero darle mi dinero. No es el gobierno el que decidirá que yo gano demasiado y que deba compartir con otra gente. Ése no es el sueño americano", objetó.

Wurzelbacher también se manifestó a favor de un impuesto de tasa única y de la abolición del programa público de retiro, ideas con los que, según Gorka, la propia campaña de McCain discrepa.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal