IRÁN: Último recurso para médicos condenados por espionaje
Democracia y Política, Derechos humanos, Medio Oriente y Norte de África, Últimas Noticias

IRÁN: Último recurso para médicos condenados por espionaje

NUEVA YORK, 13 may 2009 (IPS) - La campaña internacional por la libertad de dos médicos iraníes especialistas en sida, condenados a prisión por colaborar con un gobierno enemigo, ganó visibilidad esta semana mientras los reos esperan el resultado de la última apelación.

Médicos y activistas de derechos humanos organizaron el martes manifestaciones en Nueva York y en otras ciudades de 20 países en defensa de los hermanos Arash y Kamiar Alaei, especialistas en prevención y tratamiento del VIH/sida.

Fue una demostración de solidaridad con los dos médicos, detenidos en junio de 2008 y condenados en diciembre por cooperar con un estado enemigo, poseer alcohol y equipos satelitales.

Ambos son especialistas en sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), causado por el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), y habían dictado conferencias sobre el tema en Estados Unidos y en varios países de Asia.

Kamiar Alaei se graduó en la Universidad de Harvard y cursaba un doctorado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Nueva York y debía reanudar las clases en el otoño boreal de 2008.


Arash Alaei fue director de educación internacional y cooperación en investigación del Instituto Nacional Iraní de Investigación sobre Tuberculosis y Enfermedades Pulmonares.

Los dos hermanos se especializaron en la disminución de los riesgos en adictos a drogas inyectables. Sus trabajos llevaron a la Organización Mundial de la Salud a reconocer a Irán como país modelo en mejores prácticas.

La organización Médicos por los Derechos Humanos, que convocó la manifestación del martes, señaló que los médicos sólo son culpables de compartir su conocimiento sobre VIH/sida.

"Los hermanos Alaei fueron detenidos por hacer buena medicina", dijo a IPS Peter Witzler, de Médicos por los Derechos Humanos.

El 7 de este mes, la defensa de los dos médicos presentó la apelación final.

La primera fue revisada y rechazada por un tribunal en 24 horas, indicó Witzler. Si las autoridades judiciales rechazan este último recurso, Kamiar y Arash se quedarán en prisión tres y seis años, respectivamente.

"La familia y el abogado hacen todo lo que pueden por ayudarlos. Lamentablemente, la represión es tan grande en Irán que no hay acciones públicas para defenderlos", dijo a IPS Hadi Ghaemi, coordinador de la Campaña Internacional de Derechos Humanos en Irán.

Médicos por los Derechos Humanos confía en que la liberación de la periodista iraní-estadounidense Roxana Saberi —resuelta el lunes por las autoridades judiciales tras reducir y suspender su condena por espionaje—, tenga consecuencias positivas sobre el resultado de la apelación de los hermanos Alaei.

"Roxana fue liberada por gentileza islámica. Esperamos que la misma amabilidad se aplique a los hermanos", dijo Witzler. Mientras, los defensores de la causa buscan apoyo internacional.

"Los asuntos iraníes tienden a reducirse a su programa nuclear", dijo a IPS Catherine Fitzpatrick, representante de Médicos por los Derechos Humanos ante las Naciones Unidas. "Pero podemos encontrar la forma de atraer la atención de Irán".

"Tenemos que llegar a los aliados políticos de Irán. Rusia es un actor clave y es importante que los rusos denuncien el caso. Turquía está en el Consejo de Seguridad y nos reuniremos con sus representantes pronto", añadió.

A Médicos por los Derechos Humanos le preocupa también la suerte de los muchos pacientes de los hermanos Alaei que quedaron sin tratamiento.

"Ni siquiera sabemos qué pasó con su clínica, hace un año que están en prisión", indicó Ghaemi.

Arash y Kamiar continúan con su trabajo aun tras las rejas. Se ofrecieron para trabajar en el hospital de la prisión Evin, en Teherán, y ayudan a los médicos de la cárcel a atender personas con VIH y tuberculosis.

Las vigilias neoyorquinas del martes se realizaron en el parque Ralph J. Bunche, cerca de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, y en la Sección de Intereses Iraníes, situada en la embajada de Pakistán en Washington.

Entre los manifestantes había gente de Alemania, Argentina, Bulgaria, Estados Unidos, Guyana, Holanda, Hungría, Italia, Kenia, Malasia, México, Polonia, Rusia, Sudáfrica, Suiza, Tailandia, Turquía, Ucrania y Uganda.

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal