CAMBIO CLIMÁTICO: Optimismo en Bonn
Ambiente, Cambio climático, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Energía, Mundo, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

CAMBIO CLIMÁTICO: Optimismo en Bonn

BONN, 1 jun 2009 (IPS) - Los gobiernos del mundo van rumbo a alcanzar en diciembre un acuerdo sólido para reducir las emisiones de gases invernadero, dijo este lunes a la prensa Yvo de Boer, secretario ejecutivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

"Es el momento político correcto para llegar a un acuerdo. No tengo dudas de que la conferencia climática de Copenhague conducirá a un resultado", señaló, en la primera jornada de una conferencia preliminar que concluirá el día 12 en Bonn.

Si el mundo aprendió algo de la crisis financiera "es que las cuestiones globales requieren una respuesta global", dijo.

Sin embargo, agregó, restan "algunas nueces duras que romper". Para alcanzar el éxito en Copenhague es preciso "el cumplimiento de cuatro elementos políticos esenciales".

Según De Boer, resulta ineludible que el acuerdo incluya con claridad el porcentaje de reducción de emisiones en el Norte industrial hasta 2020 y qué deberán hacer entonces al respecto los países en desarrollo.


También es fundamental, para el funcionario, que las naciones industrializadas financien mecanismos para mitigar los efectos del cambio climático y adaptarse al fenómeno, así como un "régimen de gobernanza" para implementar el acuerdo.

La gubernamental Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China pidió desde su página web a los países industriales que recorten en no menos de 40 por ciento sus emisiones de gases invernadero para 2020 respecto de 1990.

China también pide a los países ricos que aporten al menos entre 0,5 y uno por ciento de su producto interno bruto para ayudar a las naciones pobres a lidiar con el cambio climático.

El gigante asiático considera que sus propuestas permitirían implementar la hoja de ruta que surgió de la conferencia climática realizada en 2007 en la isla indonesia de Bali.

Los países en desarrollo quieren estar "adecuadamente representados" en los organismos que combaten el recalentamiento planetario, dijo De Boer. Sus compromisos de actuar contra el cambio climático fueron "alentadores", según el funcionario.

"Dejaron en claro que necesitaban saber "qué clase de apoyo financiero estará disponible", agregó.

Sus comentarios estuvieron a tono con las declaraciones emitidas por la secretaría de la Convención antes de la reunión en curso y desde la pasada, realizada en diciembre en la ciudad polaca de Poznan.

De Boer sostuvo el 20 de mayo, en un comunicado de prensa, que el mundo "no se quedó quieto en relación con el cambio climático", pues hubo "resultados alentadores" en más de 100 días de negociaciones.

El funcionario aseguró tener "una lista casi completa de países industrializados comprometidos a recortar sus emisiones después de 2012", cuando concluirá la vigencia del Protocolo de Kyoto de la Convención, el primer convenio internacional que fijó metas en ese sentido.

Por lo tanto, "los gobiernos pueden ver ahora con más claridad dónde se encuentra cada uno, de modo de construir ambiciones más elevadas sobre esta base", añadió.

Hasta Estados Unidos se comprometió a un acuerdo en Copenhague y a un futuro de energía limpia, agregó. Este país, que emite la cuarta parte de los gases invernadero, había retirado su firma del Protocolo de Kyoto apenas iniciada la pasada presidencia de George W. Bush (2001-2009).

De Boer también mencionó el reconocimiento de los países industrializados a las naciones en desarrollo por las estrategias contra el cambio climático que han implementado.

"En respuesta a la crisis financiera mundial, muchos paquetes nacionales de estímulo económico que se han lanzado incluyen objetivos en materia de ambiente. Con apenas 200 días hasta la conferencia de Copenhague, el mundo no se ha quedado quieto", anotó.

De Boer anunció que ya está pronto el documento central, de 53 páginas, que se negociará en el marco de la Convención, y que, según él, constituye la base de una respuesta ambiciosa y efectiva al cambio climático a ser acordada en diciembre.

Pero aún está lejos de la redacción definitiva la norma que sustituirá al Protocolo de Kyoto a partir de 2012, y que debería aprobarse en la conferencia de Copenhague.

El documento ya aprobado "es el punto de partida", dijo este lunes el ex secretario ejecutivo de la Convención, Michael Zammit Cuttajar.

De acuerdo con el Protocolo de Kyoto, 37 países industrializados están obligados a reducir sus emisiones en el periodo 2008 y 2012 cinco por ciento respecto de los niveles de 1990.

El Protocolo fue aprobado en la ciudad japonesa que le da nombre el 11 de diciembre de 1997 y entró en vigor el 16 de febrero de 2005.

En total, lo ratificaron 184 partes.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal