COMERCIO-ÁFRICA: No a la renegociación de la Ronda de Doha
África, Comercio e inversiones, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Economía y comercio, Mundo, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

COMERCIO-ÁFRICA: No a la renegociación de la Ronda de Doha

GINEBRA, 30 nov 2009 (IPS) - Los países africanos están dispuestos a concluir la Ronda de Doha de liberalización del comercio mundial sobre la base de las propuestas actuales, pero advierten que fracasará todo intento de renegociarlas en la séptima conferencia ministerial de la OMC que comienza este lunes en Ginebra.

La conferencia que los 153 estados miembros de la OMC (Organización Mundial del Comercio) celebran hasta el miércoles 2 en Ginebra no es un foro de negociación ya que las posturas de los gobiernos están muy alejadas entre sí y se pretende evitar otro fracaso en las conversaciones, como ocurrió varias veces desde la última reunión ministerial en Hong Kong hace cuatro años.

Los ministros discutirán el papel de la OMC en la actual crisis económica, y en los márgenes de la conferencia se celebrarán reuniones bilaterales y plurilaterales sobre la Ronda de Doha y otros temas, como un tratado de libre comercio entre 22 economías emergentes.

No obstante, la Ronda de Doha, lanzada hace ocho años para abrir los mercados, está entre los temas a tratar y el progreso y contenido de las conversaciones mantendrán a los ministros ocupados, tanto en las salas de reuniones como en discusiones informales.

En preparación para el evento, los ministros se reunieron en El Cairo mientras Africa Trade Network (ATN), una red que representa a 25 organizaciones no gubernamentales de 15 países africanos, sesionaba en Ciudad del Cabo. Las dos reuniones no estuvieron directamente relacionadas, pero ambas emitieron declaraciones que tocan temas en común, aunque con conclusiones muy dispares.


"Queremos concluir la Ronda de Doha sobre la base de las propuestas de los textos de diciembre en agricultura y NAMA", dijo Hicham Badr, embajador de Egipto y coordinador del Grupo Africano, en entrevista con IPS. La sigla NAMA se refiere al acceso al mercado no agrícola, principalmente de productos industriales pero también de los forestales, la pesca y materias primas.

Las propuestas "podrían ser mejores pero ya podemos aceptarlas, siempre que no haya retroceso en los textos. Y a partir de eso, debemos resolver los temas inconclusos de manera favorable al desarrollo", agregó Badr.

¿Cuáles son los temas pendientes? El año pasado, en una reunión mini-ministerial celebrada en julio en Ginebra, ni siquiera se discutió el algodón, respondió Badr. "Se deben considerar las prioridades de África al mismo tiempo que las de otros países y no como temas secundarios una vez que todo lo demás ha sido resuelto", dijo.

"También queremos tratamiento preferencial y diferenciado, desarrollo, productos especiales, acceso al mercado sin aranceles ni cuotas para los países de menor desarrollo y preferencias. No debe haber doble discurso en las prioridades", insistió Badr.

El tratamiento especial y diferencial y el de productos especiales son privilegios otorgados a los países en desarrollo para darles margen de protección a algunos sectores vulnerables de sus economías.

Pero para algunas organizaciones no gubernamentales, eso no basta. "Queremos que se reviertan las inequidades del comercio mundial y la moratoria de las negociaciones de Doha", dijo a IPS Christabel Phiri, de Third World Network Africa (Red del Tercer Mundo – África), una organización que coordina a la ATN.

Más específicamente, la ATN exige la modificación de los mecanismos de productos especiales y de salvaguardias especiales (SSM, por sus siglas en inglés). El SSM permitirá a los países en desarrollo adoptar aranceles más elevados si los volúmenes de importación aumentan o los precios descienden hasta cierto punto.

"El SSM es uno de los grandes temas", reconoció Badr. "El propósito es que, cuando que se reduzcan los aranceles, se preserven los intereses de los países en desarrollo. Aún no concluyeron las negociaciones pero, en definitiva, cualquiera sea el mecanismo adoptado, África pretende que sea protector. No como las viejas salvaguardias generales que no eran satisfactorias".

Con respecto a los bienes NAMA, la ATN pretende que se rechacen las reducciones de aranceles propuestas a los países en desarrollo de África y otras regiones. "Los países africanos deben afirmar su derecho, de acuerdo con la normativa de la OMC y las prácticas pasadas, para fijar las metas de reducción arancelaria en concordancia con su etapa de desarrollo", exclamó Phiri.

Los gobiernos están preocupados principalmente con las "iniciativas sectoriales" que prevén recortes arancelarios más profundos o totales para sectores industriales, como el de los textiles y las prendas de vestir, las materias primas, la pesca, los forestales, las piedras preciosas y las joyas.

"Estas iniciativas deben seguir siendo voluntarias", declaró Badr. "No debe haber marcha atrás ni intentos de renegociar, reinventar o reinterpretar lo acordado en Hong Kong o en la mini-ministerial de Ginebra en julio. Estamos dispuestos a aceptar lo que se proponga ahora, aunque no sea suficiente, pero no a retroceder".

"En épocas de crisis, si existen concesiones, deben otorgársele a África", aseguró.

La ATN pretende que el sector de los servicios no se liberalice más. Las propuestas de los países desarrollados en la Ronda de Doha deben retirarse.

Las organizaciones no gubernamentales también quieren que las compras del Estado se excluyan de las discusiones de servicios y se permita el fortalecimiento de las normas nacionales con el fin de impulsar los mercados financieros. "Las restricciones propuestas a las regulaciones nacionales deben retirarse", exhortó ATN.

La red de organizaciones africanas apoya la propuesta de India en pos de una reforma institucional de la OMC. "La propuesta para fortalecer a la OMC tuvo el apoyo de muchos países, entre ellos muchos africanos", respondió Badr. "Pero hasta ahora no hubo consenso sobre el mejor mecanismo para lograrlo".

La conferencia ministerial también discute el "problema del banano" ya que los últimos cambios en el régimen de comercio de este alimento erosionan las preferencias del acceso al mercado europeo para los países de África, el Caribe y el Pacífico, en comparación con América Latina.

Los gobiernos africanos acordaron en El Cairo abogar por una "solución del tema del banano que tome en consideración los intereses de los países africanos productores".

Se "debe integrar la flexibilidad necesaria y la aplicación gradual del principio de nación más favorecida, así como importantes medidas financieras para asegurar la supervivencia de este sector". El principio de nación más favorecida se refiere a la extensión por igual de las preferencias otorgadas a todos los socios comerciales.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal