SALUD-NIGERIA: Salvando recién nacidos
África, Desarrollo y ayuda, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Salud, Últimas Noticias

SALUD-NIGERIA: Salvando recién nacidos

LAGOS, 17 ene 2011 (IPS) - Nigeria está quedando rezagada respecto de sus pares de África en la reducción de muertes de niños menores de cinco años, y la tasa de mortalidad sigue siendo alta entre los neonatos: 700 bebés con menos de 28 días mueren todos los días en este país.

Aunque logró algunos avances, este país tiene aún un largo camino hacia los Objetivos de Desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas para el Milenio.

La tasa de mortalidad entre niños y niñas de menos de cinco años cayó cerca de un quinto desde 1990. Sin embargo, un informe del Ministerio de Salud reconoce que este logro no se ha concretado en forma igualitaria en todo el país, algo que tiene importantes consecuencias para la política de salud.

El informe, titulado "Salvando recién nacidos en Nigeria", concluye que, cada año, 241.000 bebés mueren en su primer mes de vida.

"Varios factores son responsables de esto", dijo Abimbola Williams, de la organización no gubernamental Save The children, que colaboró con la investigación. "La pobreza juega un gran papel. Muchas familias no pueden pagar los servicios en las instalaciones de salud, que a veces ni siquiera están allí y debes buscarlas. La calidad del servicio es muy baja", añadió.

La primera edición del estudio fue publicada en 2009. El último informe actualiza significativamente los hallazgos con nuevos datos nacionales que muestran una gran diferencia en la tasa de mortalidad entre las áreas urbanas y las rurales.

Azebi Korikiye, quien pasó varios años trabajando como médica en áreas rurales, dijo que las embarazadas fuera de las ciudades sufren muchas desventajas.

"Los pobladores de las áreas rurales están muy lejos de las instalaciones de salud, a diferencia de quienes viven en las zonas urbanas. Las embarazadas en las zonas rurales tienen menos posibilidades de acudir a clínicas prenatales y más de terminar en manos de asistentes de parto tradicionales no capacitadas", afirmó. Más de la mitad de los 700 recién nacidos que mueren cada día en Nigeria lo hacen en hogares. Casi dos tercios de las nigerianas tienen el parto en sus casas, de acuerdo con un estudio de salud y demografía de 2008.

A pesar de estos riesgos conocidos, no ha habido un significativo incremento en la proporción de nacimientos en centros de salud.

Williams es optimista y cree que el nuevo informe puede ayudar a Nigeria a alcanzar la meta de reducir la mortalidad infantil.

"Uno necesita este tipo de información para planificar. También necesitas un cambio en la política. Nos ayudará a concentrarnos en las intervenciones necesarias", señaló.

Nigeria está aún rezagada respecto de otros países africanos. Burkina Faso, Uganda y Tanzania tienen tasas de mortalidad entre los recién nacidos de menos de 35 cada 1.000 partos. La de Nigeria es de 157 cada 1.000.

Kenia y Camerún han reducido las muertes de neonatos 40 por ciento en la última década, mientras que la tasa de Nigeria cayó también, pero apenas 15 por ciento.

Williams señaló que la primera edición del informe provocó un importante cambio en la política de salud en 2009, llevando al gobierno a adoptar un nuevo enfoque sobre los recién nacidos.

"El gobierno desarrolló la Estrategia Integrada de Salud Infantil y Materna. Fue la primera vez que identificó a los recién nacidos como un sector clave", indicó.

Pero Azebi opinó que, además de diseñar políticas a nivel nacional, el gobierno nigeriano debería asegurar que las autoridades estaduales las implementaran.

"Algunos de los hospitales administrados por los gobiernos estaduales no son mejores que depósitos de cadáveres", afirmó. "El gobierno federal debería supervisarlos en forma efectiva".

Save the Children llamó al gobierno a cumplir su promesa de 2001 de destinar 15 por ciento del presupuesto nacional a la salud. La organización también promueve el uso de información local para la toma de decisiones, la mejora de las prácticas comunitarias en el parto y la adopción de medidas contra las infecciones en los recién nacidos.

Representantes de asociaciones profesionales de obstetras, pediatras y parteras respondieron al informe comprometiéndose a mejorar la comunicación y la colaboración entre ellos, además de promover la reunión de datos y un mejor uso del personal disponible.

El Ministerio de Salud, por su parte, prometió destinar un presupuesto especial para la atención de los recién nacidos. Los recursos serán invertidos en la capacitación de personal a nivel comunitario y la creación de seis centros regionales que promoverán la atención de los neonatos, entre otras cosas.

La cartera también prometió informar anualmente sus progresos.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal