SIDA-CHINA: Pacientes mejor atendidos, pero discriminados
Asia-Pacífico, Derechos humanos, Salud, Últimas Noticias

SIDA-CHINA: Pacientes mejor atendidos, pero discriminados

BEIJING, 31 may 2011 (IPS) - China registró un éxito notable en la lucha contra el VIH/sida, pero la discriminación social sigue haciendo blanco en los pacientes. También el gobierno es criticado por la forma en que distribuye los fondos para el tratamiento contra la enfermedad.

China redujo la mortalidad por VIH/sida en dos tercios desde que comenzó a distribuir antirretrovirales hace nueve años, según un estudio divulgado este mes por el Centro Nacional de Control y Prevención del Sida.

Alrededor de 63 por ciento de los pacientes con sida reciben tratamiento, un elemento positivo comparado con la virtual inexistencia de 2002, lo que resultó en una caída de la mortalidad de 64 por ciento expresado en términos de persona-años, una estimación de cuánto hubieran vivido sin la enfermedad.

La mortalidad cayó a 14,2 por 100 persona-años en 2009, muy por debajo de 39,3 de 2002.

Pese al éxito, el Fondo Global de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria congeló cientos de millones de dólares destinados a China por desacuerdos sobre la gestión del dinero, en especial por la hostilidad hacia organizaciones de la sociedad civil.

Hay 740.000 personas infectadas con VIH/sida en China y se espera que la cifra llegue a 1,2 millones en 2015. Murieron 7.743 pacientes en 2010, 16,7 por ciento más que el año anterior. Por tercer año consecutivo es la principal causa de muerte entre las enfermedades infeccionas, según un informe divulgado en febrero por el Ministerio de Salud.

El aumento de la cantidad de casos se atribuye a que pacientes infectados a fines de los años 90 ahora presentan síntomas del sida.

Muchas de las muertes ocurridas en años anteriores no se contaron, indicó Hao Yang, subdirector de la oficina de control y prevención de enfermedades.

Una de las principales razones del aumento de fallecidos es que muchos enfermos no quisieron hacerse el análisis por temor a la estigmatización y fueron al médico cuando ya era demasiado tarde, dijo Wu Zunyou, director del Centro Nacional de Control y Prevención del Sida/STD, a la agencia de noticias china.

Ochenta por ciento de las personas que murieron de sida en los últimos cinco años no quisieron atenderse.

"Es común que se discrimine a los pacientes con sida", dijo a IPS por correo electrónico uno de los activistas más conocidos de China, Wan Yanhai, quien el año pasado se fue a vivir a Estados Unidos.

Pacientes con sida que suelen necesitar cirugía por alguna otra causa suelen ser rechazados y enviados a hospitales especializados en VIH/sida, pero que no siempre tienen quirófanos adecuados, informó este mes la agencia de noticias Xinhua.

La falta de información adecuada fomenta la estigmatización, se lamentó Wan, y mencionó una encuesta realizada por el Periódico de Educación en Salud. Cincuenta y uno por ciento de los consultados dijo que no le daría la mano a una persona con VIH y 80 por ciento respondió que no compraría nada a un vendedor infectado con el virus causante del sida.

Cuarenta y nueve por ciento de las 6.000 personas entrevistadas en seis ciudades chinas para un estudio realizado en marzo por Onusida (Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/SIDA), la Global Business Coalition on HIV/AIDS, Tuberculosis and Malaria y la Universidad de Renmin, dijeron que el virus era transmitido por un mosquito.

Más de 18 por ciento respondieron que podían contraer el virus si compartían el baño con una persona con VIH/sida y 18,3 por ciento dijeron que podrían infectarse si un paciente tocía o estornudaba cerca de ellos.

A Liu Cuiqin, de 32 años y residente de la ciudad de Fuyan, en la provincia de Anhui, le diagnosticaron sida hace nueve años cuando tuvo a su hijo. Tras enterarse de que tenía el virus, que contrajo por una transfusión de sangre, su esposo la abandonó y sus padres se alejaron, relató.

Tian Xi, de 24 años y residente de la ciudad de Zhumadian, en la provincia de Henan, recibió una transfusión de sangre en marzo de 1996. En 2006 le diagnosticaron sida, hepatitis B y C, tras lo cual decidió presentar una demanda contra el hospital donde se había infectado, pero los tribunales locales no aceptaron el caso.

Tian cumple una condena de prisión de un año por "destrucción intencional de propiedad". Dañó una oficina del hospital cuando el presidente del mismo se negó a reunirse con él, relató su padre.

La legislación china prohíbe la discriminación de pacientes con VIH/sida y les garantiza el derecho a un tratamiento adecuado. El gobierno se concentró en el asunto a principios de los años 90, cuando decenas de miles de agricultores pobres fueron infectados con sangre contaminada.

El Consejo de Estado, gabinete chino, emitió en febrero un aviso en el que solicitaba a los departamentos estatales salvaguardar los derechos de los pacientes con sida. También les pedía reforzar los servicios médicos, ayudar con la carga económica, aumentar la producción de medicamentos y ofrecer subsidios impositivos sobre los fármacos.

Pero las autoridades no dieron fondos a las organizaciones de lucha contra el sida como habían prometido en el marco del acuerdo con el Fondo Global. La entidad entregó a China 539 millones de dólares desde 2003 y tenía previsto darle otros 295 millones.

Los auditores descubrieron el año pasado que China no entregó 35 por ciento de un paquete acordado de 283 millones de dólares a organizaciones de la sociedad civil y decidió congelarle los fondos.

"Creo que el Ministerio de Salud se estaba burlando del Fondo Global", señaló Wan.

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal