NIGERIA: Musulmanes y cristianos al borde de la guerra
África, Democracia y Política, Derechos humanos, Últimas Noticias

NIGERIA: Musulmanes y cristianos al borde de la guerra

KANO, Nigeria, 3 ene 2012 (IPS) - Nigeria, el mayor productor de petróleo de África, está en grave riesgo de caer en un enfrentamiento armado interno abierto, con los musulmanes, mayoritarios en el norte del país, por un lado, y los cristianos del sur, por el otro.

Armas y explosivos confiscados a Boko Haram en la norteña ciudad de Kano. Crédito: Mustapha Muhammad/IPS

Armas y explosivos confiscados a Boko Haram en la norteña ciudad de Kano. Crédito: Mustapha Muhammad/IPS

"Los últimos ataques de Navidad pueden desatar una represalia contra los musulmanes", advirtió en conversación telefónica con IPS el presidente del Congreso de Derechos Civiles de Nigeria, Shehu Sani.

Boko Haram, una organización islamista inspirada en el movimiento afgano Talibán, se atribuyó la responsabilidad por una serie de atentados suicidas perpetrados a lo largo del año pasado contra edificios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), objetivos policiales y templos cristianos.

Esta agrupación armada "quiere ganarse la simpatía de una mayor cantidad de musulmanes arguyendo que los ataques fueron en venganza por los que perpetraron cristianos en Jos durante las plegarias de Eid ul-Fitr del 29 de agosto de 2011, para empeorar las confrontaciones" entre ambas comunidades, indicó Sani.

En seguimiento de esa estrategia, Boko Haram lanzó el lunes 2 un ultimátum de tres días para que los cristianos del norte abandonen la región.


El último informe de la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW), divulgado el 8 de noviembre, señala que murieron 425 personas como consecuencia de ataques de Boko Haram. No hay estadísticas más nuevas, pero se estima que el número de fallecidos llegó a 500 a fines de año.

La organización se adjudicó los atentados con bomba de la Navidad contra iglesias de de Abuya y de las ciudades de Jos y Damaturu, en el norte del país, que dejaron 40 personas muertas y 50 heridas, según informes de la policía.

Nigeria tiene casi la misma cantidad de cristianos que de musulmanes, pero los primeros son mayoría en el sur con abundantes recursos petroleros.

El gobierno e instituciones religiosas tratan de calmar los ánimos de uno y otro lado. "Estamos totalmente en contra de lo que pasa y lo condenamos de forma rotunda", declaró el sultán Abubakar Saad, principal líder espiritual musulmán de Nigeria, tras reunirse el 27 de diciembre con el presidente Goodluck Jonathan y el asesor en seguridad nacional, Andrew Azazi.

"Nadie puede segar la vida de nadie, atenta contra el Islam y contra Dios, todas las vidas son sagradas, deben respetarse y ser protegidas por todos", añadió.

En una reunión aparte con el presidente, líderes cristianos alertaron que si el gobierno federal no asume un papel más activo en materia de seguridad, tendrán que asumir su propia defensa.

"El consenso es que la comunidad cristiana del país no tendrá más opción que responder como corresponde si continúan los ataques contra nuestros miembros", señaló el presidente de la Asociación Cristiana de Nigeria, el pastor Ayo Oritsejafor.

La comunidad internacional condenó los atentados de la Navidad, y el gobierno prometió adoptar un nuevo enfoque para acabar con la insurgencia de Boko Haram.

"Adoptaremos una nueva estrategia para luchar contra Boko Haram, aseguro a los nigerianos un compromiso total", declaró el ministro del Interior, Abba Moro, en la aldea de Madala, a pocos kilómetros de Abuya, donde murieron 35 personas en la Iglesia Católica de Santa Teresa el 25 de diciembre.

El gobierno declaró estado de emergencia en algunas partes de los cuatro estados sacudidos por bombas y atentados suicidas: Borno, Yobe, Plateau y Níger.

Horas después de anunciada la medida, los enfrentamientos entre grupos étnicos rivales, ezillo y ezza, del sur cristiano, dejaron 66 personas muertas, entre ellas mujeres, niños y niñas.

La insurgencia de Boko Haram

Boko Haram, que significa "la educación occidental es pecado" en árabe, lucha por implementar su estricta interpretación de la sariá, ley islámica, en este país, el más poblado de África.

Fundada en 2002, la autoproclamada secta musulmana se hizo conocida a escala internacional en 2009, cuando comenzó una ofensiva militar contra sus miembros en Maiduguri, capital del estado de Borno, en la frontera con Chad, Camerún y Níger.

Murieron varios miembros de la organización, entre ellos su líder Mohammad Yusuf, quien falleció bajo custodia policial. Pero se reagruparon y lanzaron varios ataques y atentados suicidas en el norte de Nigeria.

La organización se adjudicó el atentado con coche de bomba de agosto de 2011 contra la sede de la ONU en la capital, que dejó 26 personas muertas, y el ataque suicida de junio contra la jefatura de policía, también en Abuya, con ocho fallecidos.

La peor serie de atentados suicidas y ataques que se atribuyó Boko Haram fue perpetrada en la ciudad de Damaturu, en el norte, el 4 de noviembre, con más de 150 muertos, según Sani.

Vínculos con Al Qaeda

Especialistas en seguridad de Occidente señalan que cualquier vínculo con la red Al Qaeda en el Magreb Islámico, una organización argelina, puede hacer que Boko Haram se convierta en una poderosa amenaza, en especial para la industria petrolera de Nigeria.

El vicecanciller de Argelia, Abdelkader Messahel, declaró a la prensa: "No tenemos dudas de que existe una coordinación entre Boko Haram y Al Qaeda. La forma en que opera y los informes de inteligencia revelan esa cooperación".

Argelia tiene la mayor operación de inteligencia sobre Al Qaeda de la región.

El portavoz de la organización, Abu Qaqa, al menos quien habló en su nombre todo el año pasado, declaró que Boko Haram y Al Qaeda luchan por el mismo objetivo.

"Tenemos vínculos con Al Qaeda y otras organizaciones de la yihad islámica, y nos ayudamos mutuamente", declaró a la prensa por teléfono.

El canciller de Francia, Alain Juppé, señaló que su país se asociará con Nigeria en la lucha contra el terrorismo ofreciendo capacitación técnica para agentes de seguridad y compartiendo información de inteligencia.

"Si Nigeria acepta la asistencia francesa, fortalecerá su lucha contra Boko Haram", dijo Juppé al gobernador de Kano, Musa Kwankwaso, cuando visitó esta ciudad.

Si realmente hay vínculos entre los islamistas de Nigeria y Al Qaeda, la capacidad de Boko Haram y su área de operaciones se ampliarán y reforzarán, dijo Sani.

Ataques contra bancos

La insurgencia islamista en el norte también se adjudicó los atentados contra instituciones bancarias. "Las atacan para financiar sus actividades", indicó Sani.

Ladrones comunes y de Boko Haram robaron más de 100 instituciones bancarias en 2011, según el Banco Central de Nigeria.

Los incesantes robos bancarios, atentados suicidas y ataques contra iglesias y comisarías, perpetrados por presuntos miembros de Boko Haram, espantan a los inversionistas de este país de 167 millones de habitantes.

"Es una muy mala señal para la economía nigeriana que la vida y la propiedad no estén garantizadas", dijo a IPS el economista Shuaibu Idris Mikati.

"Nadie invertirá en este país con problemas de seguridad. Tampoco es bueno para el turismo. Todo el mundo irá nervioso al banco", indicó Mikati, un banquero devenido gurú de los negocios.

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal