ENERGÍA-ALEMANIA: Recorte a subsidios solares
Ambiente, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Economía y comercio, Energía, Europa, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

ENERGÍA-ALEMANIA: Recorte a subsidios solares

Manifestantes en la berlinesa Puerta de Brandenburgo reclaman la restitución de los subsidios a la energía solar. Crédito: Daan Bauwens/IPS

BERLÍN, 12 mar 2012 (IPS) - Alemania es capaz de producir tanta energía solar como el resto del mundo junto. Pero ahora su gobierno propone drásticos recortes en los subsidios a los paneles, argumentando que la demanda es tan alta que ya no puede mantener esa tecnología.

Este país tiene una capacidad de producción de más de 25.000 megavatios. Solo en diciembre de 2011, añadió la cifra récord de 7.500 megavatios a su parque solar. Esto equivale en promedio a cinco centrales nucleares.

En los días despejados, el sol puede aportar hasta 25 por ciento de la energía del país.

El éxito de la energía solar en Alemania se debe una generosa política de subsidios para promover las fuentes renovables, en especial las células fotovoltaicas.

El sistema de subvenciones obliga a las empresas públicas a pagarles a los ciudadanos que generan su propia energía solar, por ejemplo, con paneles en los techos de sus casas.


En esta nación europea también hay cooperativas que alquilan espacio en las azoteas de edificios públicos para colocar allí módulos solares. Con los años, la capacidad energética alemana más que duplicó el objetivo que se había planteado el gobierno.

Pero a fines del mes pasado, los ministros Norbert Röttgen, de Ambiente, y Phillip Rösler, de Economía, propusieron un plan para recortar casi 30 por ciento los subsidios a la energía solar.

La decisión fue tomada luego de que Gran Bretaña, Italia y Francia realizaron recortes similares el año pasado. En Alemania, las subvenciones ya se habían reducido 50 por ciento en los últimos tres años.

Röttgen y Rösler propusieron el 23 de febrero que los recortes se implementaran el 9 de marzo, dejando así menos de dos semanas de preparación. Esto causó indignación en la industria solar y entre los ambientalistas, lo que derivó en protestas ante la berlinesa Puerta de Brandenburgo.

"Esta decisión matará al mercado de la energía solar", dijo Stefan Hief, presidente de Cosmoenergy, empresa fabricante de células fotovoltaicas.

"Si tiene que haber recortes, no deberían ser tan drásticos como propone el gobierno. De este modo, perderemos miles de puestos laborales en el sector, en un momento en que los líderes mundiales de la producción de energía solar y el público alemán están a favor de las (fuentes) renovables. Para nosotros, esta decisión simplemente se trata de una total eliminación de (la energía) solar", declaró a IPS.

En una carta abierta a la canciller (jefa de gobierno) Angela Merkel, la asociación de la industria solar, BSW-Solar, advirtió que los recortes propuestos perjudicarían "la posición de Alemania como ejemplo internacional en materia de energía solar".

Ante los anuncios del gobierno de Merkel, empleados de la fabricante de paneles estadounidense First Solar en el nororiental estado alemán de Brandenburgo ahora pueden trabajar solo medio tiempo.

No está claro por qué las autoridades quieren recortar los subsidios. Según algunas fuentes, la medida busca canalizar más dinero hacia otras energías renovables, como la eólica. Pero el motivo principal puede ser que, a raíz de su éxito, los costos de la solar están subiendo demasiado para el gobierno.

El aumento en la capacidad de producción en diciembre obligó a las autoridades a otorgar subsidios por más de 8.000 millones de euros (cerca de 10.500 millones de dólares).

Las empresas de energía, obligadas a pagarles a los ciudadanos que cuentan con paneles, trasladan los costos extra a sus clientes en la factura de electricidad. El gobierno por tanto arguye que se reduciría la carga financiera que pesa sobre los consumidores si se bajan los subsidios.

Pero según Cornelia Ziehm, de Deutsche Umwelthilfe (Asistencia Ambiental Alemana) en Berlín, los motivos son principalmente políticos.

"Es verdad que hay un problema. La suma que se vuelca a la industria solar es alta. Pero más que esto, en estos tiempos de crisis, el ministro alemán de Economía, Rösler, necesitaba un nuevo tema que abordar. Descubrió que los subsidios a la energía solar eran bastante altos, así que propuso recortarlos como medio para reducir los costos a los ciudadanos alemanes", señaló a IPS.

"Esta idea no fue muy bien recibida por el Ministerio de Ambiente. Pero desde que el verano (boreal) pasado se decidió eliminar completamente la energía nuclear para 2020 a raíz del desastre en (la central atómica japonesa de) Fukushima, el ministro de Ambiente, Röttgen, ha sido muy presionado por varias personas de su partido, la CDU (Unión Demócrata Cristiana)", continuó.

Algunos miembros de esa fuerza política "están a favor de la energía nuclear y todavía discrepan con su eliminación, pero la votaron bajo presión de la presidenta de la CDU, Angela Merkel. Esta decisión puede verse como una contrarrevolución" dentro del partido, agregó.

Tras las protestas realizadas la semana pasada en la Puerta de Brandenburgo, un portavoz oficial declaró que los recortes a los subsidios no entrarán en vigor antes del 1 de abril.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal