Dinero del desarrollo se gasta en armas nucleares
Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Economía y comercio, Energía, Gobernanza mundial, Mundo, Paz, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Proliferación nuclear, Últimas Noticias

Dinero del desarrollo se gasta en armas nucleares

NACIONES UNIDAS, 27 jul 2012 (IPS) - Previo a la reanudación de las conversaciones de la ONU sobre desarme, el lunes 30 en Ginebra, aumentan los reclamos a los estados nucleares para que gasten menos en sus arsenales y usen esos fondos para el desarrollo.

Lanzamiento de prueba del Minuteman III, 1994. Estados Unidos representa las tres quintas partes del gasto mundial en arsenales nucleares. Crédito: Departamento de Defensa de Estados Unidos/Dominio público

Lanzamiento de prueba del Minuteman III, 1994. Estados Unidos representa las tres quintas partes del gasto mundial en arsenales nucleares. Crédito: Departamento de Defensa de Estados Unidos/Dominio público

"La suma que todavía se gasta en armas nucleares no tiene sentido, así como no lo tiene la continua dependencia en las armas mismas", dijo a IPS el presidente de la estadounidense Nuclear Age Peace Foundation (Fundación por la Paz en la Era Nuclear), David Kreiger.

Sus comentarios aludían al hecho de que nueve de los 193 estados miembro de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) continúan aumentando sus asignaciones presupuestarias para el mantenimiento y la modernización de las armas nucleares, pese a las promesas de reducir sus arsenales.

El año pasado, los estados nucleares gastaron alrededor de 105.000 millones de dólares en esos arsenales, según estimaciones independientes. Solo Estados Unidos gastó 61.000 millones de dólares.

Según un estudio de Global Zero, una organización estadounidense que aboga por el desarme, en 2011 Rusia gastó 14.900 millones de dólares en armas nucleares; China, 7.600 millones; Francia, 6.000 millones; y Gran Bretaña, 5.500 millones.


Por su parte, las cuatro potencias nucleares no declaradas exhibieron un patrón de comportamiento similar, con mayores gastos en armas nucleares. India gastó 4.900 millones de dólares; Pakistán, 2.200 millones; Israel, 1.900 millones; y Corea del Norte, 700 millones.

Este cálculo de costos realizado por Globe Zero se refiere solo a la investigación, desarrollo, compra, prueba, operación, mantenimiento y modernización del arsenal nuclear, y no a muchas otras actividades relacionadas. También pronostica como muy probable que los gastos sean los mismos este año.

Y eso, pese a que la mayoría de los gobiernos continúan enfrentando restricciones financieras causadas por la prolongada crisis económica, y parecen inclinados a introducir más recortes en los servicios sociales.

Considerando que millones de personas en todo el mundo padecen hambre, enfermedades y falta de un techo, Kreiger calificó de "obscena" a esta tendencia de aumentar el gasto en armas nucleares.

"Las armas nucleares absorben recursos que podrían utilizarse, en cambio, para cumplir con los Objetivos de Desarrollo de la ONU para el Milenio", sostuvo.

Los expertos de la ONU dicen querer recaudar unos 400.000 millones de dólares anuales para el desarrollo. Pero esa cifra se vuelve cada vez más difícil de conseguir, porque la mayoría de los principales donantes no están cumpliendo sus compromisos.

Según la ONU, faltan 167.000 millones de dólares en asistencia oficial al desarrollo, lo que dificulta que los países pobres logren todos los Objetivos del Milenio para 2015, tal como se prevé.

Esa escasez de fondos puede superarse fácilmente si se reduce drásticamente el costo de mantenimiento y modernización de las armas nucleares, plantearon activistas por la paz.

"Las naciones nucleares gastan alrededor de 300 millones de dólares cada día en sus fuerzas nucleares", dijo en un comunicado el activista Tim Wright, de la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares.

"Obviamente, hay una manera mejor de gastar este dinero que en armas que nos amenazan a todos", agregó.

Se estima que, actualmente, los estados nucleares poseen alrededor de 19.500 armas atómicas, según Critical Will, una organización no gubernamental que trabaja en estrecha colaboración con la ONU en materia de no proliferación y desarme.

Pese al nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (conocido como Start, por sus siglas en inglés) firmado en 2010, tanto Estados Unidos como Rusia continúan modernizando sus arsenales ya existentes. Lo mismo ocurre con Gran Bretaña, Francia y China, además de las otras cuatro potencias nucleares de facto.

Aunque los registros de gasto de las cinco potencias nucleares declaradas son difíciles de precisar debido a la falta de transparencia en ciertas áreas, los investigadores dicen que es mucho más difícil hallar datos precios en relación al gasto de armas atómicas en países nucleares de facto.

En el caso de Pakistán, por ejemplo, que no firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear, no hay una responsabilidad pública que lo obligue a rendir cuentas sobre el costo de las armas nucleares. Es un secreto de Estado.

Cuando se le preguntó a un diplomático pakistaní sobre el costo del programa nuclear de su país, respondió: "No sé. ¿Por qué no habla con los diplomáticos de Estados Unidos y otros países? ¿Acaso ellos le dicen a su pueblo cuánto dinero están gastando?".

Su respuesta insinuó que las cifras que divulgan los estados nucleares declarados tampoco son auténticas. Pero los activistas por la paz en la región contrarrestaron este argumento.

"Todos los estados nucleares lanzaron su programa armamentista sin el conocimiento de sus propios habitantes. Este secretismo en torno a lo que ocurre dentro de los programas nucleares y cuánto les cuestan a los fondos públicos es un intento por eludir responsabilidades", dijo Zia Mian, quien dirige un proyecto sobre paz y seguridad en la Universidad de Princeton.

"Las primeras víctimas de los programas nucleares son las personas que se supone deben proteger", declaró a IPS, citando datos recientes según los cuales Pakistán gasta uno por ciento de su producto interno bruto (PIB) en salud y educación.

Alrededor de la mitad de la población de ese país no sabe leer ni escribir.

Kreiger dijo que el hecho de que los líderes de los estados nucleares no hayan logrado "librar al mundo de estas armas exhibe nada menos que una cruel indiferencia hacia quienes sufren, a la vez de asegurar que sus propios ciudadanos sean blancos de armas nucleares".

La Conferencia de Desarme de la ONU tendrá lugar del 30 de julio al 14 de septiembre en Ginebra. En el pasado, esta instancia negoció algunos importantes acuerdos internacionales, incluido el Tratado de No Proliferación Nuclear y el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal