Bancos de leche humana, de Brasil al mundo
Alianzas regionales, América Latina y el Caribe, Ayuda y comercio del Sur, Del Sur al Sur, Desarrollo y ayuda, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Salud, Sur-Sur, Últimas Noticias

Bancos de leche humana, de Brasil al mundo

RÍO DE JANEIRO, 25 sep 2012 (IPS) - La brasileña Cíntia Rose Regis, de 23 años, está amantando a su hija Zelda, de 16 meses. Pero desde hace un año dona parte de su leche. Y cada semana entrega unos 600 mililitros.

La leche materna es vital para bebés como esta, que nació con apenas 500 gramos Crédito: Manipadma Jena/IPS

La leche materna es vital para bebés como esta, que nació con apenas 500 gramos Crédito: Manipadma Jena/IPS

Fue su pediatra quien le sugirió que lo hiciera. "Mientras mi hija siga mamando y estimulando mi producción de leche, voy a seguir donando".

"Nunca vi en persona a los bebés prematuros que la reciben, pero con solo saber que quizás salvé a algunos, estoy gratificada", dijo a IPS. "Es una cuestión de conciencia. Si tengo y puedo tirar, ¿por qué no donarla?", agregó emocionada.

Para ella, este acto es un ejemplo que vale la pena. Si tuviera un segundo hijo, volvería a ceder parte de su leche a otros bebés, asegura.

Cualquier mujer que produzca un volumen de alimento superior al que consume su hijo puede donar el excedente. Y Brasil tiene infraestructura para que este acto privado de solidaridad adquiera impacto social y sanitario: una red nacional de bancos de leche humana.


La potencia sudamericana se está convirtiendo en referencia internacional en la materia y exporta a 23 países técnicas de bajo costo para implantar bancos de leche humana, una herramienta eficaz para combatir la mortalidad infantil asociada a la falta de un alimento irremplazable.

A partir de la iniciativa brasileña, hay 238 bancos que incentivan y reciben donaciones en varios países de América Latina, la península ibérica e incluso en África. De esos, 210 se distribuyen en todos los estados de Brasil.

En lo que va de 2012, en Brasil se recolectaron más de 97.000 litros de 86.000 mujeres donantes, que alimentaron a 108.000 bebés.

El año pasado, se recibieron más de 165.000 litros donados por 166.000 madres que ayudaron a casi 170.000 niños y niñas.

La ley brasileña exige apenas a la donante ser saludable y no ingerir medicamentos.

Las pautas incluyen recomendaciones sencillas de higiene personal y del entorno, como elegir un lugar tranquilo, limpio y alejado de animales, mantener limpias las manos, emplear un recipiente esterilizado y conservar la leche en congelador.

El alimento donado a un banco de leche pasa por un proceso de selección, clasificación y pasterización y luego es distribuido, "con calidad certificada", a los bebés internados en unidades neonatales.

Este país de 192 millones de habitantes "construyó la mayor y más compleja red de bancos de leche humana del mundo", dijo a IPS el experto João Aprígio Guerra de Almeida.

"No trabajamos solo en la recolección y distribución. Tenemos casas de apoyo al amamantamiento, mecanismos de control de calidad, indicadores nutricionales, monitoreo y consultoría", agregó Almeida, coordinador de la Red Brasileña e Iberoamericana de Bancos de Leche Humana.

Distintos gobiernos han apostado a este esfuerzo por casi 30 años, a través de investigaciones de la estatal Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

En 1985, Fiocruz instaló el primer centro latinoamericano de investigación en leche humana, que buscaba entender las características biológicas, físico-químicas e inmunológicas de este alimento.

"Notamos que ese trabajo se podía transformar en una gran estrategia sanitaria para promover condiciones que permitieran reducir los absurdos índices de mortalidad infantil que teníamos en Brasil", dijo Almeida, investigador de Fiocruz. "Eran números alarmantes, muy superiores al promedio mundial".

A partir de los años 90, el país logró abatir en 73 por ciento las muertes infantiles, y este año alcanzó una meta fijada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio: reducir en dos tercios la mortalidad de menores de cinco años entre 1990 y 2015.

"Por nuestro trabajo, la Organización Mundial de la Salud reconoció a Brasil como el país que más contribuyó a la caída de ese indicador", aseveró Almeida.

Antes de este esfuerzo, "éramos totalmente dependientes del Hemisferio Norte. Para procesar la leche, debíamos importar equipos de Europa y de Estados Unidos, que costaban unos 35.000 dólares de entonces", recordó.

La cooperación internacional comenzó en 2007. Hoy, países como Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Venezuela y Uruguay ya cuentan con infraestructura para captar y distribuir donaciones de leche materna

"Apoyamos y asesoramos en la implantación de estos bancos y entrenamos a profesionales", describió Almeida.

Al ampliarse la iniciativa al ámbito iberoamericano, Portugal y España entraron al circuito y se beneficiaron de una inusual transferencia de tecnología Sur-Norte.

La creación de bancos de leche "se internacionalizó, y en 2007 los presidentes de los países de Iberoamérica decidieron convertirla en una acción intergubernamental", dijo.

Así, en la cumbre celebrada ese año en Santiago se creó el programa iberoamericano de bancos de leche humana.

El primer banco español se instaló en Madrid. Y en Portugal, la maternidad lisboeta Dr. Alfredo da Costa recibió una instalación similar en 2008.

El primer país africano en adoptar este sistema fue Cabo Verde, cuyo banco de leche empezó a funcionar en agosto del año pasado. Misiones de Fiocruz estuvieron en Mozambique y en Angola en 2010 y 2011, donde ya hay proyectos en etapa de implementación.

Todo este esfuerzo apunta a la voluntad de donar. Brasil promueve que se adopte el 19 de mayo como Día Mundial de Donación de Leche Materna.

"Fue ese día de 2005 cuando se produjo aquí el primer acuerdo, firmado por 13 países y organizaciones internacionales, para crear una red internacional de bancos de leche", explicó Almeida.

En Río de Janeiro, el Instituto Nacional de Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente Fernandes Figueira (IFF) es la unidad de Fiocruz especializada en atención neonatal y recepción de leche.

Rosane Xavier, de 35 años, enfermera que trabaja en el laboratorio prenatal del IFF, estimula a las madres a amamantar y, si pueden, a donar leche.

Ella misma amamanta a su primer hijo, de dos años y dos meses, y es donante. "Cuando la producción de leche es abundante, invito a la madre a que done. Hay que entender la importancia de este alimento para los niños y los bebés prematuros", dijo a IPS.

Xavier asegura que donar algo tan personal como la leche materna trae beneficios a las dos partes. Para la mujer, la ventaja consiste en retirar la leche sobrante, que puede causar varios problemas si se acumula. Para el bebé receptor, implica menos enfermedades y un mejor crecimiento.

"Cuando un bebé no es amamantado, no se desarrolla con la misma calidad del que sí lo es", describió Xavier. Con la leche materna "hay un mayor desarrollo mental, del habla, de la dentición y de la inmunidad".

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal