La UE se protege de las economías emergentes
Alianzas regionales, Análisis, Ayuda y comercio del Sur, Comercio e inversiones, Del Sur al Sur, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Economía y comercio, Europa, Mundo, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Sur-Sur, Últimas Noticias

La UE se protege de las economías emergentes

BERLÍN, 1 oct 2012 (IPS) - Durante muchos años, la Unión Europea (UE) como bloque y sus estados miembros en forma individual estuvieron entre los más fuertes defensores del libre comercio, presentándolo como receta para el crecimiento económico y el bienestar en todo el mundo.

Pero, como la debacle financiera internacional en 2007 desató una grave crisis de deuda soberana y un declive económico en la mayoría de los países europeos, hoy las instituciones, gobiernos y representantes de algunos sectores industriales de la UE llaman a adoptar medidas proteccionistas, especialmente contra países emergentes que se alzan como competidores, como Brasil, Corea del Sur, China e India.

Este cambio drástico del bloque en su postura ante el comercio internacional se hizo evidente este verano boreal, cuando fabricantes alemanes de paneles solares y el gobierno izquierdista de François Hollande en Francia instaron a la UE a adoptar protecciones contra la competencia china y a suspender un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Corea del Sur.

El ministro francés de Recuperación Productiva, Arnaud Montebourg, denunció en agosto "el inaceptable dumping (prácticas de comercio desleal) por parte de fabricantes de automóviles coreanos, como Hyundai y Kia".

"Europa puede abrir sus mercados, pero no debe rendirse" ante los competidores económicos desleales, sostuvo Montebourg.


La evolución de las actuales tendencias industriales sugiere que Europa estaría efectivamente en rezago económico.

La legendaria firma automotriz francesa Peugeot acumuló pérdidas por 1.200 millones de euros (1.545 millones de dólares) entre julio de 2011 y junio de 2012, y anunció despidos a más de 8.000 trabajadores en Francia y en deslocalizaciones industriales en países del este europeo.

Mientras, los fabricantes surcoreanos incrementaron sustancialmente sus exportaciones a Europa. Según cifras divulgadas el 29 de agosto por la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, las exportaciones de Hyundai a Francia crecieron 48 por ciento en la primera mitad de 2012.

En el mismo lapso, las ventas europeas de automóviles a Corea del Sur cayeron 13 por ciento.

Sin embargo, estas cifras por sí solas no son suficientes para justificar los llamados europeos al proteccionismo. Según Hyundai, bastante más de la mitad de los 400.000 automóviles que vendió a Europa entre enero y julio de este año fueron, de hecho, fabricados en países de la UE, como República Checa.

Además, el TLC habilitó solo una caída marginal de los aranceles a los automóviles surcoreanos pequeños, de 10 por ciento antes del acuerdo a 8,3 por ciento a partir de julio de 2011, y a 6,6 por ciento desde julio pasado.

No obstante, como otros actores industriales franceses -desde fabricantes de barcos y trenes de alta velocidad a constructores de centrales nucleares- perdieron licitaciones frente a competidores surcoreanos, estos últimos pasaron a ser para la UE la encarnación de un rival fuerte y, supuestamente, desleal.

Según el último informe de competitividad global del Foro Económico Mundial, el desempeño económico de Corea del Sur en 2011 superó al de Francia.

Pero ese país asiático no es la única amenaza.

Veintiséis productores europeos, liderados por los fabricantes de paneles solares, que se encuentran al borde de la bancarrota debido a una fuerte presencia china en el mercado, exhortaron a la UE a que adoptara medidas antidumping contra competidores chinos. Arguyeron que Beijing les otorgaba a sus industriales subsidios ilegales que les permitían fijar precios por debajo de los costos de producción.

Esas prácticas, según el grupo EU ProSun, que representa a la mayoría de las firmas europeas de la industria solar, son "distorsiones injustas" al comercio internacional.

La Organización Mundial del Comercio permite que los gobiernos actúen contra el dumping cuando hay un daño genuino a la industria nacional.

En 2011, Europa fue el destino de 60 por ciento de las exportaciones chinas de paneles solares. El 6 de este mes, la UE anunció que respondería al pedido de EU ProSun lanzando una investigación oficial sobre los subsidios y las prácticas comerciales de Beijing.

Proteccionismo en aumento

La UE también desarrolló un nuevo concepto de comercio internacional que, según expertos en economía y analistas, claramente incluye nuevas medidas proteccionistas. Estas probablemente afectarán a países emergentes como India, Brasil y Sudáfrica, que conforman el bloque IBSA, así como a China, Corea del Sur y Vietnam.

En un análisis divulgado en julio, titulado "The Next Decade of EU Trade Policy: Confronting Global Challenges?" (La próxima década de política comercial de la UE: ¿Confrontando desafíos globales?), el Instituto de Desarrollo en Ultramar (Overseas Development Institute, ODI), con sede en Londres, alertó: "Hay gran preocupación de que la UE esté avanzando hacia el proteccionismo".

El ODI puso bajo la lupa las propuestas sobre comercio internacional aprobadas en mayo pasado por la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE.

Esa nueva agenda, que se espera entre en vigor en enero de 2014, prevé una reforma del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP), que ha regido las políticas comerciales del bloque para con los países del Sur en desarrollo desde 1971.

Según las nuevas disposiciones, varios de los grandes países en desarrollo serían excluidos del SGP, que les otorgaba franquicias y rebajas arancelarias. Además, el SGP reformado establecería nuevos estándares ambientales, laborales y sociales que deben respetar las naciones del Sur para comerciar con la UE.

El informe del ODI alerta que el número de países aptos para el comercio preferencial con el bloque europeo caerán de los actuales 175 a unos 80 en el futuro cercano.

Dirk Willem te Velde, jefe del Grupo sobre Desarrollo Económico Internacional del ODI, expresó su temor de que "la UE vuelva al proteccionismo, especialmente en su relación con los llamados países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica)".

"La reforma del SGP probablemente impondrá más barreras al comercio sobre una gama de productos y países si estos no están beneficiados por un TLC recíproco con la UE", añadió Te Velde.

Christopher Stevens, coautor del estudio, dijo que el nuevo régimen de SGP excluiría a los llamados países de renta media y alta de las preferencias, incluso abarcando a productos de esas naciones que no compiten con la UE.

La UE justifica ese cambio señalando que esos países "están suficientemente bien integrados a la economía mundial y por lo tanto no necesitan el SGP", explicó Stevens. Esto supuestamente "aliviará la presión sobre los países en desarrollo menos competitivos y enfocará las preferencias en los que más lo necesitan".

Pero esto no resiste un simple análisis, sostuvo Stevens. Los países de renta media y alta no son representantes de las naciones emergentes competitivas, escribió en su informe, incluyendo ejemplos de la discriminación que entrará en vigor tras la reforma.

"Bajo el nuevo régimen, China seguirá dentro del SGP, pero Cuba será excluida. Indonesia y Tailandia permanecerán, pero Gabón y Namibia no", indicó.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal