Escasean alimentos y dinero en el norte de Malí
África, Democracia y Política, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Migraciones y refugiados, Población, Últimas Noticias

Escasean alimentos y dinero en el norte de Malí

Civiles en Niono, norte de Malí, huyen con sus pertenencias. Crédito: Marc-André Boisvert/IPS

NIAMEY, 5 feb 2013 (IPS) - Organizaciones no gubernamentales demandan ayuda alimentaria, combustible y hasta dinero en efectivo para el norte de Malí, mientras aumenta la necesidad de una intervención humanitaria en el área, tras la operación militar en las ciudades de Gao y Tombuctú.

"Desde el año pasado, los malienses sufren una triple crisis: primero, la sequía y la mala cosecha, luego la política y, por último, un conflicto abierto desatado cuando grupos islamistas tomaron el control del norte del país", explicó Kristalina Georgieva, comisaria europea de Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis cuando visitó Bamako el 22 de enero.

La Comisión Europea, órgano ejecutivo de la Unión Europea (UE), anunció que destinará 20 millones de euros (unos 27 millones de dólares) en ayuda humanitaria de emergencia para ese país de África occidental.

Urge la ayuda económica, pues los residentes de Gao y Tombuctú, las dos mayores ciudades del atribulado norte de Malí, tienen dificultades para lograr alimentos, insisten organizaciones que actúan en la zona intervenida contactadas desde esta capital de Níger.

"Con el avance de las fuerzas francesas y malienses sobre los combatientes islamistas, muchos de los proveedores de alimentos y de combustible huyeron de la zona, en especial de Gao", informó el lunes 4 la organización humanitaria Oxfam Internacional.


"No hay suministros de alimentos en Gao desde hace dos semanas", indicó Lucile Grosjean, portavoz de la organización humanitaria Acción contra el Hambre.

Desde abril de 2012, el norte de Malí se vio asediado por una coalición de grupos armados integrados por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), el Movimiento por la Unidad y la Yihad en África Occidental (Mujao), y Ansar Dine, organización islamista de tuaregs.

"Debido a la ocupación de yihadistas, los agricultores no recibieron el habitual apoyo del Ministerio de Agricultura para mejorar la producción de arroz en las márgenes del río Níger", explicó Grosjean. Por consiguiente, "la cosecha resultó mucho menor que el año pasado", apuntó.

Además, "muchos mercados cerraron debido a la dificultad de las comunicaciones con Argelia y Níger (situados al norte y el este de Malí) y los precios no son buenos", remarcó.

Además, una banda de ladrones de animales hace que la población local tema por su ganado, indicó Grosjean. Mientras, los saqueos agravan el sentimiento de inseguridad que todavía domina la situación de Gao y de las poblaciones rurales de alrededor, que sufrieron el embate de la ocupación de las fuerzas del Mujao.

Desde que los insurgentes abandonaron la zona, tras la operación de las fuerzas francesas, los comercios fueron saqueados, y sus propietarios, árabes y tuaregs, cerraron sus puertas y escondieron su mercancía a la espera de que la situación mejore. Esto empeora la escasez de alimentos.

"Los productos aumentaron en general 30 por ciento y el combustible lo hizo en 66 por ciento", precisó Grosjean, quien añadió que aunque haya suministros, no quedó dinero en Gao para adquirirlos.

"Tras el cierre de los bancos, los comerciantes fueron a Bamako para traer dinero en efectivo al norte, pero desde que comenzó el bombardeo, nos quedamos sin nada", explicó la portavoz de Acción contra el Hambre.

Necesidad de una solución política

En Tombuctú, la situación humanitaria es menos alarmante, pero hay gran temor a las represalias. Allí también, los comercios de árabes y tuaregs fueron saqueados el 29 de enero, tras la llegada de las fuerzas francesas y malienses.

Francia pidió el rápido despliegue de observadores internacionales para evitar que las tensiones interétnicas siembren el caos en el norte de Malí.

Mientras, la prioridad es restablecer el acceso a la atención médica en el norte de Malí.

"Estamos esperando uno o dos días antes de abrir el centro de salud de Gao, pues prevemos un enorme flujo de pacientes", anticipó Grosjean.

La asistencia a Malí, en especial de la UE, fue suspendida en marzo de 2012, cuando el ejército derrocó al gobierno civil elegido en las urnas.

Tras el comienzo de la, por ahora, exitosa intervención de Francia, varios gobiernos, incluidos los del bloque europeo, prometieron 450 millones de dólares para Malí, así como recursos humanos para respaldar el entrenamiento de los efectivos del ejército.

El Grupo de Apoyo y Seguimiento de la situación de Malí, que incluye a dirigentes políticos y organizaciones internacionales, se reunió este martes 5 en Bruselas, para analizar el proceso político del país, para que conduzca a elecciones democráticas.

También trascendió que en la cita se pretende estudiar la forma de fortalecer el desarrollo y los derechos humanos en Malí una vez que se haya restablecido el orden político.

 

Etiquetas / Tags



X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal