Respaldo al comercio legal de cuernos de rinoceronte
África, Ambiente, Biodiversidad, Desarrollo y ayuda, Economía y comercio, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Recursos naturales, Últimas Noticias

Respaldo al comercio legal de cuernos de rinoceronte

CIUDAD DEL CABO, 22 abr 2013 (IPS) - En vista de la rampante caza furtiva de rinocerontes en Sudáfrica, conservacionistas y criadores particulares presionan para que se levante la prohibición internacional al comercio de cuernos de estos animales y se cree un mercado legal.

“La prohibición al comercio está creando una situación en que los rinocerontes se matan innecesariamente”, dijo a IPS el investigador Duan Biggs, del Centro de Excelencia para las Decisiones Ambientales en la australiana Universidad de Queensland.

“Está quitando recursos a otros esfuerzos de conservación y llevando a una pseudoguerra en el Parque Nacional Kruger”, sostuvo.

El gobierno sudafricano explora esta opción y puede hacer una propuesta en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) 2016 para permitirle abrirse a las ventas de cuernos de rinocerontes. Eso requerirá apoyo de dos tercios de los 178 estados miembro.

Las propuestas para levantar la prohibición, en vigor desde 1977, han desatado un debate sobre si un mercado legal realmente puede poner coto a la caza furtiva.


A quienes se oponen les preocupa que eso estimule al mercado ilegal en el que se comercia en partes de Asia, donde los cuernos de rinoceronte se venden a 65.000 dólares el kilogramo –más que el oro o la cocaína- y se considera que sirven para curar las resacas y como afrodisíaco en países como Vietnam.

Pero quienes están a favor sostienen que esa sería la solución a la crisis de la caza furtiva.

El año pasado, cazadores furtivos mataron a 668 rinocerontes en Sudáfrica, principalmente en el Parque Nacional Kruger, donde vive la mayor población mundial de rinocerontes blancos.

En un comunicado divulgado el 3 de este mes, el gobierno dijo que la cantidad de rinocerontes asesinados desde comienzos de 2013 totalizaban 203. La caza furtiva prácticamente se duplicó cada año a lo largo del último lustro en Sudáfrica.

De continuar esta práctica al ritmo actual, la población de rinocerontes del Parque Nacional Kruger empezará a decaer a partir de 2016, según investigadores de Parques Nacionales Sudafricanos. Y, lo que es peor, los científicos estiman que, si se acelera la caza, los rinocerontes de África en general podrán extinguirse en apenas 20 años.

Un mercado estrictamente regulado ofrecerá una manera de cubrir la persistente demanda asiática y, si se lo administra adecuadamente, resultará más barato, más seguro y más confiable para los compradores que comprarle el producto a carteles criminales.

Esto, a su vez, apartará a los compradores del mercado ilegal, explicó Biggs, coautor de un documento divulgado en marzo en la revista Science que reclama la introducción del comercio legal.

“La idea es sacar del mercado” a los comerciantes ilegales, dijo a IPS Michael ‘t Sas-Rolfes, un economista independiente experto en conservación que investiga el comercio de cuernos de rinoceronte.

“Ellos comercian muchos otros productos. Si este se les vuelve poco atractivo, simplemente se pasarán a otra cosa”, agregó.

El comercio legal de piel de cocodrilo, que en los años 80 hizo pasarse a la cría sostenible de cocodrilos en vez de a matar cocodrilos salvajes, es un ejemplo de cómo el comercio legal puede conducir a la conservación, dijo Biggs.

Para ser efectivos, los activistas proponen un organismos independiente que reporte al Cites y que administre el mercado, vendiendo los cuernos a compradores registrados. Parte de las ganancias derivadas de las ventas se canalizarán a los esfuerzos de conservación y se usarán para fortalecer las iniciativas contra la caza furtiva.

Los cuernos de rinoceronte están hechos de keratina, sustancia que se encuentra en el cabello humano, y vuelve a crecer luego de cortarse. Sedar a los rinocerontes y quitarles sus cuernos implica “un riesgo completamente mínimo” para los animales, dijo Biggs.

Para impedir que los cuernos obtenidos furtivamente ingresen en el mercado legal, los proveedores pueden ubicar los legales con transpondedores rastreables e identificaciones de ADN (ácido desoxirribonucleico) por menos de 200 dólares por cuerno, señaló.

Poca convicción

Varias organizaciones conservacionistas se oponen también al comercio legal. Sostienen que la legalización llevará la demanda de cuernos de rinoceronte a un punto en que el mercado delictivo florecerá a la par del legal, como ocurre con el abulón, severamente amenazado por la caza furtiva en Sudáfrica.

Mary Rice, directora ejecutiva de la Agencia de Investigación Ambiental, una organización independiente que investiga y expone los delitos ambientales, señaló el aumento de las ventas ilegales de marfil en China luego de que esta compró legalmente reservas de ese material a Botswana, Sudáfrica, Namibia y Zimbabwe en 2008.

El gobierno chino compró marfil por 157 dólares el kilogramo, pero lo vende por hasta 1.500 dólares el kilo. Los minoristas, sin embargo, venden productos de marfil por incluso 7.000 dólares, según un informe de la Agencia de Investigación Ambiental.

Pero incluso 90 por ciento del marfil que ingresa al mercado en China es ilegal, según el reporte.

“El marfil legal es ahora más caro que el ilegal, y lo que uno tiene es el mayor recrudecimiento de la caza furtiva desde la prohibición” de 1989 al comercio internacional de marfil, dijo Rice a IPS.

A quienes se oponen al comercio legal les preocupa que los gobiernos no puedan controlar adecuadamente el mercado de cuernos de rinoceronte, y citan la corrupción como problema. El año pasado, la policía arrestó a cuatro funcionarios de Parques Nacionales Sudafricanos vinculados a la caza furtiva de estos animales. Luego quedaron libres bajo fianza.

No hay disponibles cifras precisas sobre la dimensión real del mercado de cuernos de rinoceronte.

“No sabemos cuál es la demanda, y tampoco sabemos cuál será si abrimos el comercio”, dijo a IPS Allison Thomson, directora de la organización Outraged SA Citizens Against Poaching (ciudadanos de Sudáfrica indignados contra la caza furtiva).

“Si se abre esa puerta y aumenta la demanda, si es un error hacerlo, cerrar esa puerta será absolutamente imposible”, añadió.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal