Crisis financiera, Democratización, Destacados, Economía y comercio, Medio Oriente y Norte de África, Primavera Árabe, Trabajo, Últimas Noticias

Inestabilidad política egipcia pasa factura a la economía

Egipcios hacen fila para adquirir alimentos subsidiados. Crédito: Khaled Moussa al-Omrani/IPS

Egipcios hacen fila para adquirir alimentos subsidiados. Crédito: Khaled Moussa al-Omrani/IPS

EL CAIRO, 13 may 2013 (IPS) - Más allá de quién es el responsable de la actual crisis política en Egipto, sea el gobierno islamista de Mohammad Morsi o la beligerante oposición secular, expertos locales están convencidos de al menos una cosa: las duras circunstancias económicas no mejorarán sin estabilidad.

“La situación económica en Egipto está intrínsecamente atada a la política”, dijo a IPS el analista económico Hamdi Abdel Azim.

“La estabilidad económica no puede lograrse en medio de la turbulencia y la incertidumbre, que han caracterizado a la escena política egipcia por meses”, añadió.

Al asumir la Presidencia el año pasado, Morsi, el primer jefe de Estado egipcio electo en comicios libres, heredó grandes desafíos de su predecesor, el derrocado Hosni Mubarak (1981-2011).

Los altos índices de pobreza y el desempleo crónico, el deterioro de los servicios públicos y de la infraestructura, el creciente déficit presupuestal, la gran deuda externa y las crecientes disparidades entre ricos y pobres son algunos de los problemas que el régimen de Mubarak no resolvió en tres décadas de gobierno.

Abdel Azim citó “la mala administración y la corrupción” como las principales razones de esos problemas.

No obstante, la situación económica del país “se agravó considerablemente” en los nueve meses transcurridos desde que Morsi, de la Hermandad Musulmana, asumió el gobierno.

En este periodo, indicó Abdel Azim, la libra egipcia se devaluó frente al dólar, mientras que las reservas de divisas cayeron considerablemente.

La deuda interna también creció a alrededor de 187.000 millones de dólares. “Muchas compañías locales se han visto obligadas a cerrar, engrosando las filas de desempleados”, indicó el analista.

El sector turístico, mientras tanto, por mucho tiempo una de las principales fuentes de moneda extranjera, sigue arrastrando los efectos acumulados de la inestabilidad política.

Desde mayo de 2011, Egipto negocia un crédito por 4.800 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, el préstamo está condicionado a una serie de difíciles reformas económicas, incluyendo grandes recortes de subsidios y aumentos impositivos.

La oposición política, agrupada en la coalición Frente de Salvación Nacional (FSN), atribuye las dificultades económicas al presidente Morsi.

“Morsi y la Hermandad Musulmana son responsables del deterioro económico de Egipto”, afirmó en abril Amr Hamzawy, exparlamentario y miembro del FSN. “El gobierno presiona por leyes económicas sin consultar a otras fuerzas políticas, mientras los pobres pagan el precio de sus fracasos”.

Algunos sectores de la oposición limitaron sus demandas a un puñado de cambios constitucionales, la reorganización del gabinete y la destitución del fiscal general. Pero otros reclaman la renuncia de Morsi y el adelanto de elecciones generales.

En los últimos cinco meses, el FSN organizó varias manifestaciones y marchas, muchas de las cuales derivaron en hechos de violencia.

La Hermandad Musulmana, por su parte, responsabiliza del estancamiento económico a los sectores más extremistas de la oposición, cuyas constantes convocatorias a paros y protestas solo contribuyeron a la desestabilización.

“La principal causa del agravamiento de las condiciones económicas es la insistencia de la oposición, en especial del FSM, en exacerbar la tensión política, convocando a manifestaciones violentas y por tanto desestabilizando al país”, dijo a IPS el portavoz del gobernante Partido de la Libertad y la Justicia, Murad Ali.

“En sus viajes al exterior, el presidente Morsi intentó atraer las inversiones directas con la esperanza de revitalizar la economía y concretar las históricas demandas de justicia social”, añadió.

“Pero estos esfuerzos no lograron dar frutos debido a la constante inestabilidad política interna, que ha sido sistemáticamente incitada por la oposición”, sostuvo.

Los líderes de la industria, mientras tanto, advierten que las perspectivas económicas egipcias seguirán siendo malas si la situación política no mejora.

“La falta de solución al actual estancamiento político eventualmente derivará en la destrucción total de la industria turística”, dijo a IPS el director de la Unión de Cámaras de Turismo Egipcias, Ilaham al- Zayat.

“La caída constante que sufre Egipto en sus números desde la revolución (de 2011) terminará causando el cierre de las compañías locales”, alertó.

“Si no hay cierto grado de estabilidad política a largo plazo”, añadió, “los números nunca regresarán a los niveles previos a la revolución”.

Con él coincidió el secretario general de la Unión de Inversores Árabes, Gamal Eddin Bayoumi.

“El deterioro económico no puede detenerse si no se pone fin a la actual incertidumbre política”, dijo a IPS. “Ningún inversor pondrá su dinero en un país al que percibe inestable o que carece de instituciones estatales que puedan garantizar el futuro de sus inversiones”.

Abdel Azim atribuye la actual crisis política tanto al gobierno como a la oposición.

“La administración de Morsi ha tomado muchas malas decisiones sin considerar sus efectos a largo plazo. Los asesores económicos del presidente no están calificados”, sostuvo.

“La oposición, mientras tanto, no quiere aceptar los resultados de las primeras elecciones presidenciales democráticas, que llevaron a Morsi al poder”, indicó.

El 7 de este mes, en un esfuerzo por aplacar las críticas, Morsi reemplazó a nueve ministros, incluyendo a los responsables de asuntos económicos claves, como finanzas, inversiones, planeamiento, cooperación internacional, petróleo y agricultura.

La mayoría de los nuevos ministros son miembros de la Hermandad Musulmana o simpatizantes.

La oposición no vio esto con buenos ojos.

“Estos cambios no significan nada”, dijo Amr Moussa, destacado líder del FSN y presidente del liberal Partido de la Conferencia Egipcia. “Pronto se necesitará otra reorganización del gabinete”, sostuvo.

Por su parte, Abdel Azim sostuvo que “los cambios no cumplen con las demandas de la oposición para un gobierno más inclusivo”. “Esto solo dificultará la solución de los graves problemas económicos de Egipto”, afirmó.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal