Población siria aterrorizada por ataques contra hospitales
Conflictos armados, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Gobernanza mundial, Medio Oriente y Norte de África, Paz, Primavera Árabe, Proyectos, Regionales, Salud, Temáticas, Últimas Noticias

Población siria aterrorizada por ataques contra hospitales

Niñas y niños sirios aprenden a sobrevivir en un campamento de refugiados en el norte de Líbano. Crédito: Zak Brophy/IPS

Niñas y niños sirios aprenden a sobrevivir en un campamento de refugiados en el norte de Líbano. Crédito: Zak Brophy/IPS

WASHINGTON, 14 may 2013 (IPS) - Organizaciones de ayuda estadounidenses alertan de los ataques deliberados contra el sistema de salud de Siria que, además, dificultan la atención de la crisis humanitaria causada por la guerra civil que sufre ese país de Medio Oriente.

En una reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, remarcó la centralidad de la crisis sanitaria que se desarrolla en Siria y subrayó la necesidad de «atender lesiones por traumatismos, ayudar a la recuperación de víctimas de torturas y lograr que las familias accedan al agua potable».

La asistencia sanitaria representa obstáculos significativos, pues se desmanteló, en gran parte, el sistema de salud pública de ese país.

«La sistematización de ataques en Siria, por cierto sirvió a ese fin», dijo Stephen Cornish, director ejecutivo de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Canadá, en un panel sobre el tema realizado en Washington.

Esa situación «causó el traslado de personal médico, destruyó grandes cantidades de hospitales e interrumpió la salud pública de forma significativa», puntualizó.

El no gubernamental Centro de Documentación de Violaciones, con sede en Damasco, asegura que hay 469 trabajadores de la salud presos en Siria.

Tom Bollyky, del Consejo de Relaciones Extranjeras, un grupo de estudio con sede en Washington, estimó que unos 30.000 médicos se fueron de ese país.

Bollyky observó que ese tipo de ataques es una manifestación de una tendencia perturbadora más general que cada vez apunta más a los centros de salud como blanco de ataques en zonas en conflicto.

En un informe de marzo, la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe de Siria acusa al régimen de Assad y a la oposición de apuntar de forma estratégica a instalaciones médicas y al personal sanitario. 

«Atacar al personal médico es una forma de aterrorizar a la población y de privarla del apoyo humanitario que necesitan», dijo Bollyky a IPS.

También mencionó otras instancias en Medio Oriente y Asia, en especial los ataques coordinados por el movimiento islamista Talibán contra el personal voluntario que vacuna contra la poliomielitis en Afganistán y Pakistán.

El Talibán anunció el lunes 13 que ponía fin a sus varios años de sabotaje contra la campaña de vacunación en esos dos países. Este tipo de acciones está específicamente prohibido en las convenciones de Ginebra, que obligan a la protección de hospitales y personal sanitario del fuego hostil.

«El personal médico está totalmente protegido por el derecho internacional», indicó Bollyky. «No hay circunstancias en la que esté bien atacar a instalaciones o trabajadores de la salud, y, por cierto, que ocurre en ambos bandos», añadió.

Víctimas silenciosas

Los ataques contra el sistema de salud de Siria no solo dejaron a los heridos en combate sin la atención de urgencia necesaria, sino también exacerbaron una crisis de salud pública generada por las malas condiciones de vida en los campamentos de refugiados fuera del país.

Hay un millón de refugiados sirios, y la Organización de las Naciones Unidas alertó que esa cifra podría trepar hasta 1,5 millones de personas a fines de este año. Pero esa cantidad es poca comparada con los más de 4,2 millones de desplazados dentro del país.

Además de los ataques, los centros de asistencia son muchas veces utilizados con fines militares.

Zahir Sahlul, de la Sociedad Médica Estadounidense Siria, contó a los oyentes de una conferencia, realizada el viernes, sobre el saqueo de los dos hospitales principales de Aleppo, uno oftalmológico y otro infantil, que ahora ofician de base de operaciones para batallones militares.

«Además no hay sistema de alcantarillado», remarcó Sahlul. «Hay falta de higiene porque no hay energía eléctrica y a veces tampoco agua y hay escasez de gasóleo. Esto hizo que resurgieran epidemias que no había antes», añadió.

Enfermedades crónicas que eran relativamente fáciles de tratar antes del conflicto, como diabetes o presión alta, causan más muertes, lo que Cornish, de MSF, llamó «víctimas silenciosas».

Los pacientes con esas enfermedades no pueden ser derivados al extranjero porque no son casos de emergencia. Pero tampoco reciben tratamiento en Siria porque los proveedores de salud y las instalaciones necesarias, sencillamente, ya no existen.

«Personas con cáncer que tuvieron que interrumpir la quimioterapia y lo único que pueden recibir son medicamentos paliativos», observó Cornish. «Poco a poco, día a día, mueren», añadió.

Los trabajadores de la salud están cada vez menos preparados para atender esos problemas, según especialistas, pues sus capacidades se debilitan por sospechas sobre su lealtad.

«En Siria, si eres un médico que ‘atiende pacientes del otro bando’, pones en riesgo tu vida», observó Sahlul.

Mientras organizaciones humanitarias tratan de encontrar soluciones para los desafíos de la asistencia médica, numerosos observadores coinciden en apelar a la comunidad internacional para que redoble esfuerzos y presione a ambas partes para que terminen con los ataques contra hospitales y el personal sanitario y que tengan más respeto por los estándares humanitarios internacionales.

La organización no gubernamental Geneva Call, dedicada a involucrar a actores no estatales en cuestiones de derecho humanitario, produjo varios vídeos cortos para promover el respeto a los estándares internacionales.

Uno de ellos es el titulado «Respeto y protección de objetos y personal médico».

Tom Bollyky opinó que sería un avance en la dirección correcta tratar las violaciones al derecho humanitario con más seriedad en la Corte Penal Internacional y reconocer la responsabilidad de la comunidad internacional en combatirlas.

«Hubo una explosión de ese tipo de ataques, no así de imputaciones contra las personas que están detrás de ellos», observó. «El sistema legal internacional no se conoce precisamente por su celeridad, pero sería una forma de condena real», arguyó.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal