América Latina y el Caribe, Desarrollo y ayuda, Población, Salud, Últimas Noticias

Ecuador listo para endurecer aún más normas antitabaco

QUITO, 27 jun 2013 (IPS) - Cuando están por cumplirse dos años de la aplicación en Ecuador de una restrictiva ley antitabaco, las autoridades estudian su reforma para sumar medidas como la prohibición de la venta de cigarrillos por unidades o de fumar en espacios al aire libre.

La Ley Orgánica para la Regulación y Control del Tabaco entró en vigor el 22 de julio de 2011 y los responsables de salud consideran muy satisfactorios sus resultados, lo que esperan que confirme un estudio que se realizará a fin de año sobre la reducción de la cantidad de fumadores, en especial los jóvenes.

Un año antes de aprobarse la ley, la prevalencia del consumo de tabaco se situaba en  22,7 por ciento, de acuerdo a cifras del Comité Interinstitucional de la Lucha Antitabaco (CILA), adscrito al Ministerio de Salud .

Una de las nuevas e impactantes advertencias gráficas en los paquetes de cigarrillos en Ecuador para disuadir de su consumo. Crédito: CILA

Una de las nuevas e impactantes advertencias gráficas en los paquetes de cigarrillos en Ecuador para disuadir de su consumo. Crédito: CILA

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo, en Ecuador, un país con 14,6 millones de habitantes, existen 521.220 fumadores, 91,5 por ciento de ellos varones. También indica que semanalmente se gastan más de 1,2 millones de dólares en tabaco y que cada fumador adquiere en promedio 17 cigarrillos.

Para Patricio Jácome, director del CILA, la ley constituyó un hito para la salud pública del país. “Nos permitió estar al día con el Convenio Marco (de la Organización Mundial de la Salud) para el Control del Tabaco”, que Ecuador ha ratificado, dijo.

Estudios internacionales colocan a Ecuador en el grupo de vanguardia de América Latina en cuanto a su control, junto con Argentina, Panamá y Uruguay. Brasil, Chile, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela también tienen una valoración positiva por sus esfuerzos en reducir el problema del tabaquismo.

En diálogo con IPS, Jácome confió en que medidas como el aumento de impuestos al producto, así como la prohibición de la publicidad y otras estrategias, reflejen una caída en el consumo cuando se complete el estudio.

Añadió que entre los mayores logros está la consecución de espacios 100 por ciento libres de humo. Actualmente, en el país no se puede fumar en ningún local cerrado, sea público o privado.

La ley prohíbe además la venta y expendio de productos de tabaco a menores de 18 años, así como su distribución en instalaciones como centros de cuidado infantil, instituciones educativas públicas y privadas en todos sus niveles, o establecimientos de salud públicos y privados.

Tampoco pueden distribuirse en farmacias, instituciones y escenarios destinados a la práctica del deporte y espectáculos deportivos, artísticos y culturales; instituciones y dependencias públicas, y espacios públicos y privados de recreación de niños, niñas y adolescentes.

Además, los productos del tabaco no pueden venderse o exhibirse en máquinas expendedoras automáticas, ni distribuirse gratuitamente con fines de promoción o emplearse incentivos que fomenten su compra.

El trabajo del Ministerio del Salud, a través del CILA, se centró estos dos años en la sensibilización, tanto de comercializadores como de consumidores. “No nos interesa sancionar ni cobrar multas, sino que se cumpla la ley, que tengamos esos espacios saludables, que la gente esté sana, que no fume”, aclaró Jácome.

Concluida esa fase de sensibilización, la siguiente etapa sí incluirá un control sancionatorio, con multas y otros castigos a quienes violen la norma.

Hugo Bermeo, dueño de una tienda de víveres en el norte de Quito, cree que la campaña  ha tenido efectos positivos.  En su local, ubicado en una zona de gran afluencia juvenil,  “disminuyó el consumo, especialmente de jóvenes y sobre todo de mujeres”, explicó.

Para difundir la ley se visitaron bares, discotecas, tiendas y todo tipo de negocios, con el fin de educar a los encargados de estos lugares. Además, se capacitó a los comisarios de salud de todo el país y ellos replicaron la experiencia en las diferentes provincias.

De esa forma, se establecieron estrategias conjuntas con instituciones como el Ministerio del Interior y la policía para facilitar el control, además de elaborar normas municipales que reforzaron las restricciones de la ley.

“Muchos municipios la han ido acogiendo y han avanzado más allá de la ley, por ejemplo Cuenca, Pimampiro y Urcuquí (en la región andina del país) han trabajado y han querido ir más allá, incluso declarando a los estadios libres de tabaco”, destacó Jácome.

Y más allá quiere ir ahora el CILA.

El Comité solicitará a la unicameral Asamblea Nacional legislativa en un plazo breve una reforma legal para declarar también a los parques y estadios deportivos como espacios libres de humo. Esto no se dispuso en 2011 porque “la sociedad ecuatoriana no estaba preparada para ello”, explicó Jácome.

También se planteará la eliminación de la venta individual de cigarrillos y la prohibición de que se expenda tabaco en un perímetro de al menos 100 metros de distancia de cualquier institución educativa.

Pero el mayor alcance que espera tener la ley es que la sociedad se empodere y sean los ciudadanos quienes reclamen el derecho a espacios saludables. “Creemos que en 80 por ciento se está cumpliendo con los espacios libres de humo y ahora sí seremos sancionadores”, dijo el director del CILA.

En la práctica, el cumplimiento es evidente en el transporte, mercados, hoteles, centros comerciales y lugares de esparcimiento nocturno, aunque algunos locales mantienen sectores demarcados para fumadores, lo que la ley no contempla.

A partir de ahora, estas y otras violaciones se sancionarán con multas crecientes y se cerrarán los locales rebeldes o reincidentes frente a la ley.

Para disuadir a los fumadores, otra gran herramienta es la inclusión de etiquetas sanitarias en las cajetillas de cigarrillos con mensajes impactantes, como las fotografías de una persona a la que realizan una traqueotomía, pulmones desechos o dentaduras podridas por la nicotina.

En el mundo, Ecuador se ubica en octavo lugar entre 198 países por el buen manejo de sus advertencias sanitarias, tanto por el tamaño como por la forma, según un reporte de octubre de 2012. Los primeros siete, por ese orden, son Australia, Uruguay, Sri Lanka, Brunei, Canadá, Mauricio y México.

El Informe Internacional sobre Advertencias de Salud en los Empaques de Cigarrillos, editado por la Sociedad Canadiense del Cáncer, resaltó el trabajo de este país andino, cuyas advertencias, gráficas y escritas, ocupan 60 por ciento de las caras principales de los empaques y, la información sanitaria, 70 por ciento del lateral derecho.

El CILA está por lanzar una nueva campaña con seis nuevas advertencias gráficas y medidas de sensibilización para evitar el consumo del cigarrillo electrónico que, según los expertos, es tan nocivo como el de tabaco. También se planean especialmente programas de capacitación para los estudiantes.

Además, la ciudadanía es invitada a reclamar su derechos y a quejarse del incumplimiento de la ley, a través del correo electrónico denuncias.tabaco@msp.gob.ec o por teléfono.

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal