América del Norte, Asia-Pacífico, Derechos humanos, Destacados, Economía y comercio, Género, Globalización, Gobernanza mundial, Mujer y economía, Trabajo, Últimas Noticias

Activistas desconfían de alianza por seguridad textil en Bangladesh

Razia, de 25 años, es una de los 2.500 sobrevivientes del derrumbe de una fábrica de ropa de Bangladesh. Crédito: Naimul Haq/IPS.

Razia, de 25 años, es una de los 2.500 sobrevivientes del derrumbe de una fábrica de ropa de Bangladesh. Crédito: Naimul Haq/IPS.

WASHINGTON, 11 jul 2013 (IPS) - Organizaciones laboralistas advierten muchas debilidades en el acuerdo anunciado por 17 fabricantes y comercios minoristas, entre ellas las firmas estadounidenses Walmart y Gap, destinado a fortalecer las condiciones de empleo y los derechos de trabajadoras y trabajadores textiles de Bangladesh.

“La llamada Alianza Global para la Seguridad de los Trabajadores de Bangladesh se creó sin consultar a los involucrados ni a sus representantes. Se trata de otro esquema ‘voluntario’ sin mecanismos significativos para su aplicación”, dijo Richard Trumka, presidente de la poderosa central sindical estadounidense AFL-CIO, en una declaración enviada a IPS.

“Las compañías que integran la alianza y que no cumplan con el compromiso no estarán sujetas a consecuencias negativas, salvo la expulsión del esquema. Mientras, seguirán pagando las trabajadoras”, explicó el líder de la AFL-CIO (siglas en inglés de Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales).

De hecho, las compañías que decidan retirarse de la alianza solo estarán sujetas a una penalización que implica el pago de su parte de los costos administrativos, según una respuesta conjunta ofrecida por una decena de organizaciones defensoras de los derechos laborales (entre las que no está AFL-CIO), a la que tuvo acceso IPS.

Para las grandes compañías, esa suma representa unos cinco millones de dólares, una pequeña cantidad respecto de los ingresos de Walmart, por ejemplo, que ascienden a más de 400.000 millones de dólares al año.

“Para una compañía cuyos ingresos ascienden a miles de millones de dólares, ese tipo de penas representan un costo mínimo por el simple hecho de hacer negocios, pero no es un elemento de disuasión serio”, reza el comunicado de las organizaciones, entre las que se destacan International Labor Rights Forum y el Consorcio de los Derechos del Trabajador.

“Eso confirma un pronóstico de hace tiempo de defensores de derechos laborables: que Walmart, Gap y otras compañías similares no quieren hacer promesas que luego tengan que cumplir”, remarca el comunicado.

“Lo que quieren es hacer promesas ahora que el asunto concentra la atención de los medios y del público, pero que luego puedan incumplir cuando les convenga y a un costo simbólico”, añade.

La creación de la nueva alianza sigue a un proceso de cinco semanas de negociaciones entre las compañías, que ocurrió dos meses y medio después de que el derrumbe de una fábrica en Daca dejara a más de 1.100 personas muertas, el peor desastre en la historia de la industria textil de Bangladesh.

Miedo a la responsabilidad

El acuerdo, que tiene un plazo de cinco años, se concreta después de que casi 70 compañías, principalmente de Europa, aceptaran apoyar un nuevo pacto de seguridad en la construcción y de incendios, y que contó con la aprobación de organizaciones de defensa de los derechos laborales.

Casi todos los grandes consorcios empresariales estadounidenses y canadienses se negaron a suscribir ese acuerdo con el argumento de que quedaban sujetas a demasiada responsabilidad legal.

“La principal razón por la cual no pudimos firmar el acuerdo es que Europa tiene un ambiente legal diferente al que tenemos en Estados Unidos y Canadá”, explicó Jay Jorgensen, vicepresidente de Walmart y responsable de cumplimiento normativo, durante el anuncio de la nueva alianza el miércoles 10.

“El acuerdo cuenta con algunas disposiciones que, según el sistema legal canadiense y estadounidense, podría someternos a litigios y responsabilidades legales ilimitadas”, añadió.

“Estas compañías pusieron unos 146 millones de dólares para arreglar la situación en Bangladesh. No queremos que ni un solo de esos dólares termine en manos de abogados; queremos que cada centavo se destine a las fábricas”, puntualizó.

La alianza incluye a minoristas como Target, Macy’s, Nordstrom, Kohl’s, Sears, L.L. Bean y J.C. Penney.

El acuerdo de la nueva alianza prevé que se cree para octubre un conjunto de estándares de seguridad comunes para todas las plantas que fabrican productos para sus miembros. Después de un año, las instalaciones deberán someterse a un proceso de verificación externo a cargo de auditores elegidos por las propias empresas.

La alianza también dijo que su nuevo enfoque otorgará un papel clave al empoderamiento de los trabajadores y se comprometió a instaurar, entre otras cosas, nuevos comités que los representen.

También se creará en noviembre una línea de teléfono para quejas de trabajadoras y trabajadores de las fábricas de la alianza. Pero el acuerdo de las compañías europeas va más allá y permite que estos inicien un proceso administrativo.

La alianza se comprometió a destinar 42 millones de dólares a un fondo de seguridad para los trabajadores y a aportar más de 100 millones de dólares para mejorar la infraestructura de las fábricas.

Esos aportes se mantendrán durante los próximos cinco años, aunque los críticos alertaron que es un aspecto voluntario del plan.

Objetivo comunes

Al principio parecía que al rechazar el acuerdo europeo, las compañías norteamericanas, sencillamente, continuarían con sus propios planes.

En las últimas cinco semanas, los exsenadores estadounidenses George Mitchell y Olympia Snowe encabezaron las negociaciones promovidas por el Centro de Política Bipartidista, con sede en Washington.

“Antes de iniciar este proceso, los miembros de la alianza decidieron que no se unirían al acuerdo europeo, así que esto no fue ni es un tema de la alianza versus el acuerdo”, precisó Mitchell el miércoles.

Pero acotó: “Mi deseo, y hablo a título personal, es que un día no muy lejano, los miembros de la alianza y las empresas del acuerdo europeo se esfuercen por converger lo más posible. El criterio debería ser simple: cuál es la mejor forma de ampliar la seguridad laboral”, puntualizó.

Acercar los dos enfoques parece ser uno de los objetivos más importantes a mediano plazo, al menos para algunos actores.

Snowe señaló que el nuevo pacto estaba “pensado para funcionar en colaboración con el acuerdo europeo”, incluida la creación de una junta asesora mixta que, “con suerte, pueda acercar los objetivos”.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Lo último sobre desarrollo, igualdad de género y lucha contra la pobreza, en coberturas realizadas por nuestros periodistas

Boletín semanal