Asia-Pacífico, Derechos humanos, Destacados, Género, Mujer y salud, Población, Últimas Noticias, Violencia de género

Ardua lucha contra el arraigado embarazo adolescente en Nepal

Madres adolescentes dan a luz a 81 de cada 1.000 bebés nacidos en Nepal. Crédito: Mallika Aryal/IPS

Madres adolescentes dan a luz a 81 de cada 1.000 bebés nacidos en Nepal. Crédito: Mallika Aryal/IPS

CHAMPI, Nepal, 15 jul 2013 (IPS) - Radhika Thapa tenía 16 años cuando se casó con un joven de 21. Tres años después está en los últimos meses de embarazo, aunque ya tuvo dos abortos espontáneos.

“La primera vez que concebí tenía solo 16 años. No tenía mucha idea sobre cómo era tener bebés, nadie me dijo qué hacer”, relató a IPS mientras atendía a los clientes en la pequeña verdulería que tiene con su esposo en el poblado de Champi, a unos 12 kilómetros de Katmandú.

“La segunda vez tampoco estaba preparada, pero mi esposo quería un bebé así que quise dárselo”, reconoció.

Tras su segundo aborto natural, los médicos de Thapa le urgieron que esperara unos años antes de tratar otra vez, pero sufría una fuerte presión de su familia política, que la amenazó con “encontrar a otra mujer para su esposo si seguía perdiendo bebés”, relató.

La situación de Thapa es un escenario aceptado en Nepal, el país con mayor número de matrimonios precoces en el mundo.

Logros

Nepal consiguió grandes logros en materia de salud reproductiva femenina y recibió elogios por reducir casi a la mitad la mortalidad materna, de 539 fallecidas cada 100.000 nacidos vivos, en 1995, pasó a 281, en 2006, según la Encuesta de Salud y Demografía.

La edad promedio para contraer matrimonio aumenta de forma continua. El gobierno también se comprometió a fortalecer los servicios para jóvenes para 2015. Además, la Comisión Nacional de Planificación desarrolla un plan de acción destinado a adolescentes, y cada vez hay más personas que conocen los servicios de planificación familiar y aborto.

Un programa conjunto del UNFPA y el gobierno de Nepal, llamado “Elige tu futuro”, enseña a las niñas diversos temas de salud y les ayuda a desarrollar herramientas básicas para la vida. En la actualidad, se amplió a escala nacional en el marco de la iniciativa Kishori Bikash Karyakram.

El programa ofrece a las adolescentes no están escolarizadas de los 75 distritos de Nepal capacitación y recursos económicos para que vayan a la escuela.

“El resultado más positivo fue impulsar a las adolescentes a expresarse y luchar contra prácticas como la dote”, dijo Sudha Pant, oficial de programa del UNFPA a IPS.
En promedio, dos de cada cinco adolescentes se casan antes de los 18 años, la edad legal para contraer matrimonio con permiso de los padres y, 21, sin él. Pero rara vez se cumple la norma, en especial en las zonas rurales.

Varios estudios muestran que el matrimonio precoz es más común en las comunidades más pobres y con menos acceso a la educación de zonas rurales.

La Encuesta de Salud y Demografía de Nepal de 2011 indica que 17 por ciento de las adolescentes casadas de entre 15 y 19 años están embarazadas o ya son madres.

De hecho, la investigación muestra que las madres adolescentes dan a luz a 81 de cada 1.000 bebés nacidos en Nepal.

El estudio también señala que 86 por ciento de las adolescentes casadas no usan ningún tipo de anticonceptivo, lo cual hace muy difícil espaciar los embarazos.

“Hablamos de niñas que paren niños”, remarcó Giulia Vallese, representante en Nepal del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), en entrevista con IPS.

Preocupado por tendencias como la de Nepal, el UNFPA aprovechó para subrayar el tema del embarazo adolescente en el Día Mundial de la Población, celebrado todos los años el 11 de julio.

“Hay 16 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años que dan a luz anualmente en el mundo. Nunca tuvieron la oportunidad de planificar su embarazo. Es un problema de desarrollo que supera al de la salud”, subrayó Vallese.

El embarazo adolescente es un asunto de vida o muerte. Las menores de 15 años tienen cinco probabilidades más de morir durante el parto que las veinteañeras.

La mayor causa de muerte para las adolescentes son las complicaciones que sobrevienen durante el parto. Tienen un mayor riesgo de padecer, por ejemplo, una fístula obstétrica o prolapso uterino.

Además “el primer hijo de una madre de entre 12 y 20 años tiene mayor riesgo de sufrir problemas de desarrollo o tener bajo peso, anemia o hasta de morir antes de los cinco años”, precisó Vallese.

Menos visible, pero igual de problemático, son las complicaciones sociales que deben atravesar las madres adolescentes.

“Cuando las niñas están embarazadas dejan de estudiar, lo que redunda en falta de oportunidades de empleo y pobreza”, explicó Bhogedra Raj Dotel, de la estatal división de planificación familiar y salud sexual y reproductiva adolescente.

Según el UNFPA, 37 por ciento de las adolescentes casadas no trabajan, y 76 por ciento de las empleadas no cobran en efectivo ni en especies por la tarea realizada.

Menuka Bista, de 35 años, trabaja como voluntaria en salud comunitaria en Champi, donde supervisa 55 hogares. Ayuda a Thapa y se asegura que tenga un embarazo saludable.

“Radhika (Thapa) tiene formación, sabe que necesita ir al médico y comer alimentos nutritivos para la salud de su bebé, pero no toma decisiones sobre su cuerpo, lo hace su marido y sus parientes políticos”, dijo Bista a IPS.

Varios estudios confirman esa tendencia. Según Dotel, los maridos y la familia política toman las decisiones sobre la salud reproductiva de las mujeres, desde el hospital donde se atiende hasta dónde van a parir.

Por eso, Vallese considera que es importante trabajar y capacitar a los esposos y a sus familias sobre temas de derechos y salud reproductiva.

Otro problema que subrayan los expertos es que casi toda la política nacional sobre este tema se pensó partiendo de la suposición de que el embarazo adolescente es un asunto que afecta solo a las casadas. Pero ignora que este grupo etario tiene relaciones sexuales fuera del matrimonio, remarcó Vallese.

El uso generalizado de Internet y de teléfonos móviles, sumado a la ola de varones jóvenes que emigran del campo a la ciudad, derivó en la existencia de “una significativa población adolescente que tiene relaciones sexuales”, observó.

Ya sea que las adolescentes estén casadas o no, la educación sexual desempeña un papel importante en la disminución de los embarazos.

La educación sexual forma parte del programa nacional a partir de sexto grado, pero los maestros no están capacitados, y no se sienten cómodos tratando estos asuntos. Cuando dentro del aula surgen temas relacionados, la mayoría de ellos se saltea el capítulo o deriva el tema de la reproducción a trabajadores de la salud.

“Existe la percepción general de que enseñar salud sexual a las niñas las vuelve promiscuas, pero resulta que ocurre exactamente lo contrario”, indicó Shova KC, presidenta de una cooperativa local que trabaja con mujeres en Champi.

Por su parte, especialistas en salud pública critican al gobierno por no implementar políticas existentes que podrían evitar a miles de adolescentes el trauma de atravesar embarazos y partos complicados a temprana edad.

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal