América del Norte, Asia-Pacífico, Destacados, Geopolítica, Gobernanza mundial, Paz, Proliferación nuclear, Últimas Noticias

Aumentan buenas señales entre EEUU e Irán

WASHINGTON, 30 jul 2013 (IPS) - Cuando faltan pocos días para la asunción de Hassan Rouhani como nuevo presidente de Irán, tanto el gobierno de ese país como el de Estados Unidos parecen estar dándose mutuamente señales de buena voluntad para regresar a la mesa de negociaciones.

Mohammad Javad Zarif se convertirá en el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Irán. Crédito: Tabarez2/cc by 2.0

Mohammad Javad Zarif se convertirá en el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Irán. Crédito: Tabarez2/cc by 2.0

La última muestra se apreció el lunes 29, cuando corrió la noticia de que Mohammad Javad Zarif, exrepresentante de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), será el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de ese país asiático.

“Es verdad, es una señal muy grande”, señaló Alireza Nader, especialista en Irán de la RAND Corporation, importante centro de estudios con sede en Washington.

“Zarif es más pragmático que ideológico, y si Rouhani intenta mejorar las relaciones de Irán con el resto del mundo y encontrar una solución diplomática a la crisis nuclear, entonces él es la elección lógica”, dijo a IPS.

Por su parte, Gary Sick, experto en Irán para la Universidad de Columbia, en Nueva York, sostuvo que Zarif “realmente conoce la escena y la política estadounidenses”.

“Su inglés es absolutamente perfecto. Es extraordinariamente inteligente y muy respetado en Estados Unidos por las personas que trataron con él, tanto en Nueva York como en Washington”, destacó Sick, quien siguió de cerca el desempeño de Zarif como embajador en la ONU, entre 2002 y 2007.

El viernes 26, el periódico estadounidense The New York Times informó que el primer ministro de Iraq, Nuri Al Maliki, reveló que Rouhani le comunicó su interés en reanudar las conversaciones directas con Washington apenas asumiera.

También la semana pasada, el gobierno de Barack Obama anunció que aliviará las restricciones a la venta de medicinas y productos agrícolas a Irán, a la vez de facilitar el envío de ayuda humanitaria. Muchos analistas lo consideraron un claro gesto de buena voluntad en vísperas de la ceremonia de asunción de Rouhani, que se realizará el 3 y el 4 de agosto.

Además, funcionarios del gobierno estadounidense hablan cada vez más abiertamente en contra de un nuevo proyecto de ley con sanciones contra Irán que podría llegar este miércoles 31 a la Cámara de Representantes, dominada por el opositor Partido Republicano.

La administración de Obama y sus aliados en el Congreso legislativo temen que las nuevas sanciones solo le den más argumentos a los políticos de línea dura en Teherán.

Eso socavaría las posibilidades de un progreso en las negociaciones entre Irán y el llamado P5+1 (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China más Alemania), cuya reanudación está prevista para septiembre.

El proyecto de ley, promovido especialmente por el Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC, por sus siglas en inglés), principal grupo de presión israelí, propone obstaculizar las exportaciones petroleras de Irán, impedir cualquier transacción comercial en euros con ese país y adoptar medidas contra su sector automovilístico y su tráfico marítimo.

También limitaría la potestad de Obama de levantar sanciones a terceros países y a compañías que sigan haciendo negocios con Teherán.

La presión para que la Cámara de Representantes apruebe el texto antes de que asuma Rouhani y del receso legislativo de agosto, se incrementó luego de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, fue entrevistado en un importante programa televisivo estadounidense hace dos semanas, en el que llamó a hacer amenazas “creíbles” de acciones militares contra Teherán para que ese gobierno abandone su plan atómico.

Netanyahu afirmó que Rouhani era un “lobo en piel de oveja”.

El proyecto puede ser aprobado esta semana en la cámara baja, aunque probablemente con un margen menor del que se preveía antes de la belicosa aparición de Netanyahu en la televisión.

Cinco días después de la entrevista al primer ministro israelí, 131 miembros de la Cámara de Representantes, entre ellos 17 republicanos, firmaron una carta a Obama solicitándole que le diera “nuevo vigor a los esfuerzos para garantizar un acuerdo nuclear negociado” con Teherán, a la luz de la “potencial oportunidad” que significa la asunción de Rouhani.

Los legisladores destacaron que el presidente electo iraní hizo énfasis, durante y después de su campaña, en la importancia de aliviar las tensiones con Occidente.

Asimismo, sugirieron que Washington debía estar dispuesto a aliviar las sanciones bilaterales y multilaterales a cambio de “concesiones significativas y verificables” en la mesa de negociaciones, e implícitamente advirtieron el peligro de adoptar nuevas penas en este momento tan delicado.

Algunos de los legisladores firmantes ahora instan a sus colegas a que demoren la votación del nuevo proyecto o por lo menos cambien el texto para expandir, en lugar de limitar, la autoridad de Obama para levantar sanciones.

Aunque AIPAC no hizo pública su postura sobre la carta, desalentó a los legisladores a que prestaran su firma, según fuentes confiables.

El propio Rouhani celebró la misiva en su cuenta de la red social Twitter, donde señaló: “131 congresistas firmaron una carta llamando al presidente Obama a que le dé una oportunidad a la paz con el nuevo presidente de Irán”.

Una carta similar de la presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, del gobernante Partido Demócrata, circula ahora en la cámara alta, que por el momento no estaría dispuesta a votar el nuevo proyecto.

Mientras, varios diplomáticos europeos que tuvieron contacto con Rouhani la década pasada, cuando fue jefe negociador de su país en el tema nuclear, subrayaron que su Presidencia ofrece una gran oportunidad de avances.

En una columna de opinión publicada por el International Herald Tribune la semana pasada, el exembajador de Francia en Irán, Francois Nicoullaud (2001-2006), señaló que Rouhani jugó un papel central en el acuerdo alcanzado con la UE-3 (Alemania, Francia y Gran Bretaña), por el cual suspendió su programa de enriquecimiento de uranio.

También destacó que Rouhani frenó un programa secreto, a cargo de la Guardia Revolucionaria, para incrementar el arsenal de Irán.

El blog de Jim Lobe sobre política exterior de Estados Unidos se puede leer en: http://www.lobelog.com

 

 

 

Etiquetas / Tags

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Lo último sobre desarrollo, igualdad de género y lucha contra la pobreza, en coberturas realizadas por nuestros periodistas

Boletín semanal