Democratización, Destacados, Geopolítica, Medio Oriente y Norte de África, Mundo, Primavera Árabe, Últimas Noticias

Las armas en Egipto las carga EEUU

Militares reprimen a manifestantes en El Cairo. Crédito: Khaled Moussa al-Omrani/IPS

Militares reprimen a manifestantes en El Cairo. Crédito: Khaled Moussa al-Omrani/IPS

NACIONES UNIDAS, 9 jul 2013 (IPS) - Cuando se asiente el polvo de los mortales enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas de Egipto y miles de manifestantes islamistas en las calles de El Cairo y Alejandría, el principal ganador será Estados Unidos, gracias a la venta de armas.

Más de 50 manifestantes murieron y otros 400 resultaron heridos en Egipto en el marco del levantamiento militar, y la crisis se profundiza.

Las Fuerzas Armadas y de seguridad están provistas de un amplio arsenal, la mayoría de fabricación estadounidense, que incluye aviones y helicópteros de combate, barcos de guerra, misiles y equipos antidisturbios como vehículos blindados, rifles, ametralladoras, balas de goma, pistolas y granadas de gas lacrimógeno.

Egipto se abasteció de todas estas armas a través de donaciones estadounidenses no reembolsables desde que firmó en 1978 los acuerdos de paz de Camp David con Israel, auspiciados por Estados Unidos.

Como segundo mayor beneficiario de ayuda estadounidense después de Israel, Egipto recibe entre 1.500 y 1.600 millones de dólares, de los cuales 1.300 millones son destinados a las Fuerzas Armadas, con 440.000 efectivos.

La analista militar Nicole Auger, experta en asuntos de Medio Oriente y África en la organización de inteligencia de defensa Forecast International, dijo a IPS que Estados Unidos es “por lejos el mayor proveedor (de armas) de Egipto”.

Alrededor de 35 por ciento de la ayuda que reciben las Fuerzas Armadas egipcias de Washington es para comprar nuevas armas estadounidenses, añadió.

Otro 30 por ciento se destina al mantenimiento de equipos, también de fabricación estadounidense, 20 por ciento a diversos programas en marcha y 15 por ciento para actualizar equipamiento.

Egipto también puede recibir equipos excedentes de Estados Unidos gracias al programa Artículos de Defensa en Exceso, la mayoría en forma gratuita, señaló.

Además, Egipto recibe donaciones de entre 1,3 millones y 1,9 millones de dólares anuales a través del programa estadounidense Educación y Entrenamiento Militar Internacional, más 250 millones de dólares en asistencia económica.

Según cifras divulgadas por el Servicio de Investigación del Congreso estadounidense, Egipto recibió armas por unos 11.800 millones de dólares de Washington en el período 2004-2011, más 900 millones de China y Rusia y 700 millones de Europa.

Aunque hay unanimidad en cuanto a que el levantamiento militar en Egipto es un golpe de Estado, el gobierno de Barack Obama rehúye esa calificación, arguyendo que las Fuerzas Armadas respondieron a las demandas de la población civil.

En una columna de opinión publicada el lunes 8 en el periódico The New York Times, Khaled M. Abou El Fadl, profesor de derecho de la Universidad de California, señaló: “Al expulsar a un presidente impopular, el ejército egipcio reafirmó una tradición despótica en Medio Oriente: los jefes militares deciden lo que el país necesita”.

Según las actuales leyes estadounidenses, Washington tiene la obligación de suspender cualquier tipo de ayuda a un país en el que militares hayan tomado el poder y derrocado a un gobierno democráticamente elegido, como ocurrió en años previos en Fiyi, Costa de Marfil y República Centroafricana.

Luego de triunfar en elecciones nacionales, Mohammad Morsi, del Partido Libertad y Justicia, brazo político de la Hermandad Musulmana, asumió como presidente en junio de 2012.

Hasta ahora, Washington se ha negado a suspender la asistencia, confiando en que la puede usar para influir en la restauración de un gobierno civil.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo a periodistas el lunes 8: “Vamos a examinar estrechamente la situación y a tomarnos el tiempo necesario para adoptar una decisión que sea coherente con nuestros objetivos e intereses de seguridad nacional”.

“Pero no creemos que esté entre nuestros intereses tomar una decisión precipitada sobre cambiar nuestro programa de asistencia” a El Cairo, añadió.

No obstante, varios legisladores, como los senadores John McCain, del opositor Partido Republicano, y Patrick Leahy, del gobernante Partido Demócrata, llamaron a suspender  la ayuda hasta que se restaure la democracia.

Antes de los acuerdos de Camp David, Egipto era un gran beneficiario de armas de la hoy desaparecida Unión Soviética, gracias al Tratado de Amistad y Cooperación con Moscú. Por entonces se construyó la represa de Asuán, una gran inversión económica con asistencia soviética.

Pero tras Camp David, Egipto abandonó su lealtad política y militar a la Unión Soviética y se colocó bajo la protección de Estados Unidos.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Lo último sobre desarrollo, igualdad de género y lucha contra la pobreza, en coberturas realizadas por nuestros periodistas

Boletín semanal