América Latina y el Caribe, Conflictos armados, Democratización, Destacados, Paz, Últimas Noticias

Crisis temporal entre FARC y gobierno colombiano

La delegación de las FARC que negocia en La Habana en una comparecencia ante la prensa en noviembre de 2012. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

La delegación de las FARC que negocia en La Habana en una comparecencia ante la prensa en noviembre de 2012. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

BOGOTÁ, 23 ago 2013 (IPS) - La guerrilla comunista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunció este viernes 23 que hará una “pausa” en el diálogo que sostiene en La Habana con el gobierno de este país sudamericano.

La decisión se tomó pocos días antes de cumplirse un año del inicio de la fase de negociaciones públicas, el martes 27.

El jueves 22, el presidente Juan Manuel Santos anunció sorpresivamente que había introducido en el parlamento bicameral un proyecto de ley estatutaria con mensaje de urgencia, para efectuar un referendo que apruebe o rechace los acuerdos de paz con esa guerrilla.

El mandatario dijo que lo ideal sería hacer coincidir la convocatoria con las elecciones legislativas de marzo de 2014, aunque dejó abierta la opción de que el referendo se haga en mayo de ese año, junto con la primera vuelta de los comicios presidenciales, cuando probablemente él se presentaría a la reelección.

Las normas no permiten celebrar referendos junto con actos eleccionarios y en eso precisamente consiste la reforma enviada por Santos al parlamento.

Formalmente, esto pondría un plazo a la negociación, que no estaba estipulado en el documento que la rige, el “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera“, publicado el 4 de septiembre de 2012.

Una cláusula de ese texto, firmado ante los países garantes Noruega y Cuba y ante los acompañantes Venezuela y Chile, dispone que ninguna de las dos partes se levantará de la mesa de negociación hasta conseguir un acuerdo definitivo. También establece que nada estará definitivamente convenido hasta que todo esté acordado.

Sin embargo, fuentes conocedoras de la negociación indicaban, antes de esta crisis que se subraya como temporal, que el acuerdo podría estar listo en los primeros meses de 2014.

En el sexto punto del documento se incluye la discusión sobre un mecanismo de refrendación de los acuerdos, que apenas está siendo considerado informalmente en La Habana.

Según la información oficial, solo se abordó en la mesa de La Habana el primer punto de la agenda, sobre desarrollo agrario integral, aunque aún quedan aspectos cardinales por finiquitar de este apartado.

En la actualidad se avanza en el segundo punto, sobre derechos y garantías para la oposición, acceso a medios de comunicación y mecanismos de participación ciudadana, incluyendo garantías de seguridad e igualdad de condiciones para la población vulnerable.

El consultor sobre paz y conflictos Carlos Velandia considera que las negociaciones en La Habana “van mucho más adelantadas de lo que nos han contado” y extraoficialmente habrían prosperado varios aspectos de la agenda, aunque se desconoce cuáles.

“Una mesa de conversaciones (se) conflictúa cuando una parte toma decisiones por fuera de lo acordado y busca imponer a la otra su voluntad”, expresó por la red de microblogs Twitter el historiador Carlos Medina Gallego.

En efecto, la “pausa” introducida por las FARC indicaría que no hay consenso entre las partes sobre los mecanismos de refrendación de un eventual acuerdo de paz.

"Con plena seguridad las FARC no se van a levantar de la mesa, pero las actuaciones del gobierno le hacen mucho daño a la negociación y sí pueden ralentizar el proceso". - Carlos Velandia

La guerrilla propone una Asamblea Constituyente. Pero la denunciada existencia de vicios electorales graves, como la compra de votos, pone a otros sectores a temer que políticos con recursos del narcotráfico y la corrupción logren mayorías en los escaños constituyentes.

Además, no existe una intención paralela de reforma electoral en el parlamento de aplastante mayoría oficialista, que solucione asuntos como la alta abstención o la imposibilidad práctica de comunidades aisladas de participar en elecciones.

Las campesinas FARC fueron fundadas en 1964, igual que el ELN (Ejército de Liberación Nacional), el segundo mayor grupo insurgente colombiano, de origen procastrista e influencia de la católica Teología de Liberación.

Discretos diálogos exploratorios con el ELN han tenido lugar durante el gobierno de Santos, en el poder desde agosto de 2010, pero con altibajos que han llegado al rompimiento.

En esta tercera semana de agosto, precisamente, hubo señales de que podrían retomarse esos acercamientos. Velandia hizo parte de la dirección del ELN, estuvo preso y salió libre por pena cumplida.

Según él, esta “pausa” en la negociación gobierno-FARC es “una situación pasajera”.

“Con plena seguridad las FARC no se van a levantar de la mesa”, dijo a IPS, “pero las actuaciones del gobierno le hacen mucho daño a la negociación y sí pueden ralentizar el proceso”.

“No creo que haya una voluntad del gobierno de imponer el referendo a cualquier precio”, dijo a IPS el analista José Jairo González, del Centro de Estudios Regionales del Sur, que observa el conflicto armado y las tensiones sociales en el central departamento del Tolima y en los sureños Huila, Caquetá, Putumayo y Meta.

“Es una pausa razonable para mirar cuáles serían los límites y alcances de ese referendo y las condiciones previas de participación en las elecciones (parlamentarias) de marzo o para las de Presidencia de la República”, señaló.

González agregó que el referendo no podría hacerse mediante el sistema electoral actual, “que es el que se está cuestionando, eso es lo que las FARC están diciendo”.

El referendo tendría que ser resuelto por el nuevo parlamento que se elija en marzo y, en todo caso, en la propuesta de Santos no queda claro a partir de qué momento se crearía una circunscripción especial para la participación de representantes de las FARC en el poder legislativo.

Las FARC invocan la “pausa” en medio de un paro que iniciaron el lunes 19 sectores agropecuarios, de camioneros y de la salud, se amplía a más sectores y ha generado bloqueos de carreteras neurálgicas y fuertes enfrentamientos con la policía antidisturbios.

Las conversaciones exploratorias con las FARC se iniciaron, aparentemente, a comienzos de 2011, con la decidida intermediación del presidente venezolano Hugo Chávez, fallecido en marzo de este año.

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal