Grullas zarzo se protegen a la par de pantanos en Sudáfrica
África, Ambiente, Biodiversidad, Desarrollo y ayuda, Las elegidas de la redacción, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

Grullas zarzo se protegen a la par de pantanos en Sudáfrica

Se estima que en Sudáfrica quedan 80 parejas reproductoras de grullas zarzo. Crédito: Ian White/CC By 2.0.

KWAZULU-NATAL, Sudáfrica, 5 ago 2013 (IPS) - Se estima que en Sudáfrica quedan 80 parejas reproductoras de grullas zarzo. La población total en el país es de menos de 260 ejemplares. Muchos de ellos residen en un pantano de la Reserva de Naturaleza Umgeni Vlei.

Una tarde de invierno a fines de julio, el cultivador de papas John Campbell y la representante del Endangered Wildlife Trust, Tanya Smith, realizaron un relevamiento de esa reserva desde lo alto de una colina en la granja Ivanhoe, en las tierras medias de la oriental provincia sudafricana de KwaZulu-Natal.

Separada de los binoculares de Smith por un tramo de pastos dorados, el agua acumulada en la cuenca del pantano que alimenta el río Umgeni brillaba bajo la suave luz solar mientras recorría 265 kilómetros para llegar al océano en la franja costera de Durban.

“En este momento tenemos dos pares (de grullas zarzo o carunculadas) anidando aquí”, dijo Smith, alta funcionaria del Programa Africano de Conservación de Grullas, en diálogo con IPS. Una semana antes, ella había sobrevolado el humedal para hacer el relevamiento aéreo anual de aves en peligro crítico. Estos pájaros pueden superar el metro y medio de altura y se caracterizan por tener un tramo de piel roja entre el pico y los ojos.

Para mantener la biodiversidad de Umgeni Vlei y proteger el hábitat de estas aves majestuosas, en abril, el gobierno sudafricano declaró a la reserva “sitio Ramsar”, confiriéndole protección especial en tanto “humedal de importancia internacional” bajo la convención homónima.

“En el pantano designado como sitio Ramsar teníamos hasta siete parejas reproductoras de grullas zarzo, pero la cantidad fluctúa cada año”, dijo Smith. “Si se incluye a los pantanos (de los alrededores), tuvimos hasta 13 parejas. Es una proporción enorme de la población reproductora del país”.

Los humedales ubicados en tierras de la Compañía Agrícola Ivanhoe, cuyo director es Campbell, sirven de hogar a hasta seis parejas reproductoras de estos animales. Para ayudar a conservarlos, Campbell designó 800 hectáreas de tierras agrícolas que refuerzan la reserva.

Se trata de un área protegida con estatus de reserva natural a través del Programa de Administración de la Biodiversidad de KwaZulu-Natal, que gestiona el organismo del gobierno provincial Ezemvelo KwaZulu-Natal Wildlife.

“Pienso que las grullas y la agricultura pueden coexistir”, dijo Campbell a IPS. “La mayoría de los agricultores tienen una mentalidad afín a la conservación”.

Preservación de pantanos, clave para subsistencia de grullas

La población de grullas zarzo de Sudáfrica se redujo en los años 80, en buena medida debido a las muertes causadas por impactar en cables eléctricos al volar, así como por envenenamiento intencional y no intencional, dijo Smith.

La cantidad de esas aves tocó fondo a comienzos de los años 2000, y desde entonces aumentó gradualmente, gracias a los esfuerzos de conservación y al mayor marcado de las líneas eléctricas, agregó.

Las grullas son la especie más dependiente de los pantanos en Sudáfrica, y usan sus picos con forma de lanza para hurgar en los bulbos en regiones de humedales, señaló Smith. Las aves son altamente territoriales y dependen de los pantanos permanentes de la Reserva de Naturaleza Umgeni Vlei y de los predios privados vecinos para alimentarse, aparearse y anidar.

La provincia de KwaZulu-Natal está en el centro de la actividad de las grullas zarzo, y alberga a alrededor de 90 por ciento de la población del país. Muchas de estas aves residen en el área de captación del tramo superior del río Umgeni.

“Si perdemos a los pájaros en estos territorios no tendremos una población viable en el país”, dijo Smith.

Como los pantanos son los ecosistemas más amenazados de toda Sudáfrica, según la Evaluación Nacional de Biodiversidad de 2011, la supervivencia de las grullas está estrechamente vinculada a la conservación de los humedales. Al mismo tiempo, estos pájaros sirven como “especie indicadora”: su presencia es señal de la buena salud de los pantanos.

“Si hay grullas zarzo (en los pantanos), se sabe que el agua es de buena calidad y que la biodiversidad está en buena situación”, dijo a IPS la gerenta de proyectos de conservación en la Fundación Grulla de  KwaZulu-Natal, Ann Burke.

Administración protege pantanos y aves

Aunque la designación de la Reserva de Naturaleza de Umgeni Vlei como sitio Ramsar ofrece protección a las garzas zarzo, se trata de apenas 958 hectáreas de tierras.

Campbell ayuda a proteger a las aves y a garantizar que tengan áreas donde puedan reproducirse sin obstáculos. Él designó como reserva un segmento de 800 hectáreas de su tierra agrícola, y accedió a manejarlo en calidad de tal.

El estatus de reserva concedido a la tierra designada en Ivanhoe quedará por escrito en los títulos de propiedad de la granja. El predio protegido está en manos de particulares y no se convierte en propiedad del gobierno, pero la designación de reserva es vinculante si se vende a nuevos dueños.

Tales acuerdos de administración ofrecen una protección de larga duración contra el desarrollo y las prácticas agrícolas que pueden colocar residuos de fertilizantes en el sistema de humedales, dijo a IPS la activista Susan Viljoen, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), quien facilita las negociaciones entre los terratenientes y el gobierno para los acuerdos de manejo de la biodiversidad.

“Es una garantía mucho más fuerte que su tierra, y esas fincas, se manejen de un modo compatible con los pájaros y su reproducción”, señaló. “Lo principal es tener esta relación y comunicación permanentemente abierta entre las agrupaciones dedicadas a la conservación y el propietario de la tierra”.

Otro terrateniente de la región firmó un acuerdo de administración similar para 635 hectáreas de tierra, mientras que WWF negocia con otros seis para proteger porciones de sus predios, que totalizan 7.569 hectáreas, añadió.

“Para alguien que no entiende realmente el detalle de este proceso, casi puede sonar como que no hay demasiadas”, dijo Viljoen. “Pero lo que he aprendido facilitando este proceso yo misma es que la administración es larga y lenta, pero una vez que se implementa es para siempre”.

Dos áreas de humedales en el establecimiento Ivanhoe que hace décadas se drenaron y convirtieron en pasturas para el ganado también serán rehabilitadas a través del programa gubernamental Trabajando para los Pantanos.

Aunque puede insumir 10 años que los pantanos vuelvan a un estado en el que puedan mantener a las grullas zarzo, Campbell espera que las aves los habiten en el futuro.

“Podemos ver lo que hicimos mal en el pasado. Y esta es la oportunidad para corregirlo”, enfatizó.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal