Regulaciones bancarias son poco armónicas en África austral
África, Comercio e inversiones, Desarrollo y ayuda, Economía y comercio, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Últimas Noticias

Regulaciones bancarias son poco armónicas en África austral

La disponibilidad de los servicios bancarios en África austral difiere según los varios productos ofrecidos y los clientes atendidos por estas instituciones financieras. Crédito: Kristin Palitza/IPS.

JOHANNESBURGO, 15 ago 2013 (IPS) - A importantes banqueros les preocupa que el entorno regulatorio en algunos estados de África austral les impida ofrecer una completa gama de servicios a clientes individuales y empresas de toda la región.

Las normas vigentes en algunos países de África austral preocupan a los grandes bancos porque les impiden ofrecer una completa gama de servicios a clientes individuales y a empresas en la región.

Que haya servicios financieros eficientes y de bajo costo resulta crucial tanto para el desarrollo de empresas como de proyectos de infraestructura dentro de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC), además de para ampliar el alcance de la banca a los millones de personas que actualmente están fuera del sistema.

Las preocupaciones se plantean poco antes de que tenga lugar una reunión de jefes de Estado y de gobierno de la SADC, los días 17 y 18 de este mes en Lilongwe.

El presidente de BancABC, Douglas Munatsi, dijo a IPS que, en la superficie, las reglas bancarias en los países del bloque son similares, dado que todas se originan en las pautas de Basilea, un marco regulatorio internacional para los bancos.

“Sin embargo, la realidad es que algunos reguladores no aplican las reglas del mismo modo a cuestiones como la capitalización mínima de un banco”, señaló.

“A veces el proceso no es todo lo transparente que debería. Un país puede tener normas de inversión muy positivas, pero leyes laborales muy rígidas, como las que se aplican a los extranjeros en Botswana”, planteó.

Según él, si un banco extiende su alcance por toda la región tiene que poder desplegar personal en nuevos territorios, pero esto no siempre es fácil.

“Esto nos afecta, dado que encontramos capacidades limitadas en algunos lugares, pero solo tenemos permitido llevar a cierta cantidad de personal”, dijo.

Mike Brown, director ejecutivo del Nedbank, uno de los mayores bancos de Sudáfrica, coincidió en que hay inconsistencias.

“El grado en que los servicios bancarios están disponibles libremente entre estados de la SADC difiere según los varios productos ofrecidos y los clientes que atienden los bancos”, dijo a IPS.

“En la banca mayorista (servicios bancarios para empresas), por ejemplo, el creciente comercio entre los países de la SADC hizo que los bancos desarrollaran soluciones financieras comerciales para facilitar el comercio intrarregional”, agregó.

Brown observó que hay un avance “más limitado” en la oferta de servicios bancarios a clientes comunes por la falta de armonización de las regulaciones en toda la SADC. También citó los controles cambiarios como un obstáculo a la expansión.

Brown dijo que la mano de obra migrante, como los mineros de países vecinos que trabajan en Sudáfrica, necesita poder enviar fondos más allá de fronteras para mantener a sus familias en sus lugares de origen.

“Han surgido empresas que brindan soluciones para enviar remesas transfronterizas. Estas incluyen a operadores de telefonía celular y compañías dedicadas a la transferencia de dinero (como Western Union y Moneygram). Sin embargo, el costo de estos servicios todavía es alto y prohibitivo para muchas personas, y no son muy utilizados”, advirtió.

Y en algunos casos, los bancos no están abiertos a brindar servicios a las mujeres rurales.

Vivian Zivira, de 40 años, quien se dedica a los agronegocios y vive en Nyanga, en la provincia zimbabwense de Manicaland, dijo que muchas mujeres como ella, que trabajan tierras comunales, enfrentan importantes desafíos a la hora de obtener préstamos que les permitan iniciar programas para generar ingresos.

Según ella, esto se debe a que los bancos de Zimbabwe se toman demasiado tiempo para procesar sus solicitudes, y cobran intereses elevados.

“Me llevó alrededor de seis meses acceder a mi primer préstamo porque los bancos querían una garantía, que terminé presentando a través de mi esposo. Me dieron 5.000 dólares con 25 por ciento de interés. Pese a tener muy buenos antecedentes en materia de pago de deudas, el banco no pudo aumentar el segundo préstamo”, relató Zivira a IPS.

Pero Cas Coovadia, director gerente de la Asociación de la Banca de Sudáfrica, dijo creer que no había asuntos importantes que afectaran la oferta de servicios bancarios entre estados.

“La Asociación de la Banca de la SADC viene trabajando con el Comité de  Gobernadores de Bancos Centrales del bloque para desarrollar un sistema integrado de pagos, que mejore sustancialmente la banca en todos los estados”, declaró a IPS.

Sin embargo, advirtió que “el entorno regulatorio todavía es relativamente débil en algunos países. La infraestructura es otro asunto, particularmente las telecomunicaciones. La incertidumbre política en países como Zimbabwe es otro motivo de preocupación”.

El jefe de operaciones del First National Bank Africa, Leonard Haynes, coincidió en que una infraestructura sólida desempeña un rol importante en la capacidad de un banco de volver disponibles sus servicios, y subrayó la importancia de las telecomunicaciones y de un suministro estable de electricidad.

También sugirió que, en algunos lugares, la falta “de documentos de identidad personal o formas similares y confiables de identificación convierten en un desafío cumplir con los requisitos de ‘conozca a su cliente’”.

“En algunos de estos países generalmente no existen oficinas de créditos, o no son confiables como punto de referencia para brindar al cliente información sobre la cual se puedan basar las decisiones crediticias”, dijo a IPS.

Según Brown, los diferentes marcos normativos de los países “presentan un desafío a la hora de manejar las operaciones regionales, al limitar las economías de escala que puedan lograrse más allá de la frontera”.

“Por ejemplo, algunos países necesitan contar con sistemas tecnológicos bancarios en su territorio. Esto deriva en la necesidad de duplicar infraestructura en varios estados y aumenta los costos operativos y el costo final para los clientes”, dijo Brown.

También observó que algunos países están cambiando su marcos regulatorios, y esto puede presentar tanto desafíos como oportunidades.

“Por ejemplo, Zimbabwe y Zambia aumentaron los requisitos mínimos de capital para los bancos. Un entorno normativo impredecible contribuye a la complejidad de las operaciones administrativas en múltiples países, particularmente si esto se combina con un nivel poco claro de indigenización”, señaló.

Es de esperar que, al mejorar la concreción de negocios en varios países, y al armonizarse el entorno de operaciones, se produzcan mayores inversiones más allá de fronteras, así como estrategias regionales más sustanciales, planteó Brown.

 

Con aportes de Michelle Chifamba desde Harare.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal