Salvavidas hunde más a Grecia
Crisis financiera, Destacados, Educación, Europa, Globalización, Población, Pobreza y Objetivos de Desarrollo, Salud, Trabajo, Últimas Noticias

Salvavidas hunde más a Grecia

Una manifestación frente al parlamento griego en protesta contra las medidas de austeridad. Crédito: Apostolis Fotiadis/IPS

ATENAS, 12 ago 2013 (IPS) - Grecia sigue desmantelando su sector público en un intento desesperado de persuadir a la Troika, conformada por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea, de que le otorgue un nuevo rescate en octubre próximo.

La Troika quiere que el gobierno griego despida a 4.000 empleados y suspenda a 12.500 más en el sector público para fines de septiembre. Otros 12.500 puestos de trabajo serán eliminados para fines de este año.

El primer ministro Antonis Samaras ordenó a sus ministros que desmantelen rápidamente toda estructura pública que consideren ineficiente, y que presenten listas con los nombres de las personas que serán despedidas o enviadas a seguro de paro.

El seguro de paro es de ocho meses, período en el cual el funcionario recibe 75 por ciento del salario. Concluido ese lapso, se le despide si no existe un nuevo puesto para que ocupe.

El sorpresivo cierre de la televisión pública en junio fue el primer paso en esa dirección, y dejó a 2.000 trabajadores en la calle.

El gobierno también cerró escuelas técnicas que brindaban oportunidades de estudios de corta duración a familias de bajos ingresos, y envió a unos 2.000 profesores a seguro de paro, así como a 2.000 guardias escolares y a 3.500 policías municipales.

Themistocles Kotsyfakis, quien impartía clases en una escuela técnica sobre fabricación de equipamiento médico, terminó también en el seguro de paro.

“Esto no es una reforma. No hay estudio sobre el que se fundamenten estas medidas, y no se realizó ningún tipo de evaluación para decidir quién se va y quién se queda”, dijo a IPS.

“A muchos de nosotros nos van a despedir. Ninguno tiene el futuro garantizado… El seguro de paro es un paso hacia el desempleo”, añadió.

Mientras el gobierno se esfuerza por alcanzar la cuota acordada, el ministro de Salud, Spyridwn Georgiadis, ya decidió el cierre de seis hospitales en la zona metropolitana de Atenas, por considerarlos ineficaces. Esto hará que unos 1.250 trabajadores médicos se queden sin empleo.

Xaralampos Farantos, cirujano en el Hospital General de Patisia, en el centro de la capital, se encuentra en la lista. El médico dijo a IPS que la ineficacia de los sanatorios es culpa del propio gobierno.

“Todos esos hospitales han estado sin un adecuado personal médico por mucho tiempo, debido a previos acuerdos con la Troika que afectaron al sector público”, dijo a IPS.

“Los hospitales tuvieron que suspender sus servicios de emergencia porque los pacientes no querían pagar las nuevas cuotas de admisión”, impuestas en el marco de las medidas de austeridad, señaló.

“Entonces, el hecho de que disminuyera el número de admisiones fue interpretado como una prueba de nuestra ineficacia, y por eso se nos incluyó en la lista. Fue un método deshonesto”, añadió.

Ahora el gobierno también estudia la clausura o privatización de tres compañías militares y de una empresa pública productora de níquel. Esto ayudaría a sumar 2.000 despidos a la cuota.

Sin embargo, el sacrificio masivo de funcionarios públicos se produce en medio de advertencias de que el plan de ajuste no va a funcionar. El FMI admitió errores de cálculo sobre el costo de las reformas y de su capacidad para recuperar la economía.

El organismo multilateral de crédito reconoció en mayo que había violado tres de cuatro de sus directrices clave al unirse al paquete de rescate liderado por la Unión Europea (UE), y reveló que las medidas fueron diseñadas en realidad para salvar al euro y no para ayudar a Atenas.

El actual paquete de rescate para Grecia se agotará en la primavera boreal de 2014. Este país se hundirá entonces en el desasosiego, con un desempleo superior a 30 por ciento. La economía se habrá contraído más de 27 por ciento desde el comienzo de la crisis.

Mientras, el futuro griego divide a Occidente. El FMI y Estados Unidos son partidarios de políticas de desarrollo y de creación de empleos, posiblemente incluyendo una gran condonación de la deuda, pero la Unión Europea, encabezada por Alemania, exige más austeridad.

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schauble, niega que el programa de austeridad esté fracasando y, en una visita a Atenas el mes pasado, anunció un nuevo plan de medidas para 2014.

Crecen los temores de que el Estado griego implosione bajo la carga de la austeridad, y analistas sugieren que Berlín y la UE tendrían un plan B, según el cual algunas funciones básicas del Estado griego quedarían a cargo de sus acreedores internacionales.

El analista político Giannis Kiboyropoulos dijo IPS que la primera obvia señal de ese escenario trascendió a fines de julio en un informe del alemán Instituto Kielo para la Economía Mundial.

“Tecnócratas alemanes, luego de mencionar el obvio peligro del colapso de las reformas en Grecia, propusieron la creación de un comité independiente de deuda que se encargue de la administración pública, del mercado laboral, de las privatizaciones, del transporte, de la energía, del mercado minorista y de las políticas empresariales”, señaló Kiboyropoulos.

Por su parte, “los representantes de la Troika en Grecia advirtieron que extenderían su control sobre las instituciones responsables de las privatizaciones y de la recapitalización de los bancos. No se debe considerar esto una mera coincidencia”, añadió.

 


X
Lo mejor de la semana

Boletín semanal