América del Norte, Conflictos armados, Derechos humanos, Europa, Geopolítica, Gobernanza mundial, Medio Oriente y Norte de África, Últimas Noticias

Ataque a Siria puede ensombrecer cumbre del G-20

DOHA, 5 sep 2013 (Al Jazeera) - Los líderes del Grupo de los 20 (G-20) países ricos y emergentes están reunidos en San Petersburgo, Rusia, en medio de severas diferencias sobre una posible acción militar de Estados Unidos contra Siria.

La cumbre de este jueves 5 tiene lugar horas después de que un panel del Senado de Estados Unidos aprobara el uso de la fuerza militar contra Siria en respuesta a un ataque perpetrado el 21 de agosto y en el que, según el gobierno de Barack Obama, las fuerzas de Bashar al Assad utilizaron armas químicas.

Es la primera vez que congresistas votan para permitir una acción de este tipo desde octubre de 2002, cuando lo hicieron para autorizar la invasión a Iraq que se concretó en 2003.

Estados Unidos y Rusia, que es una aliada clave de Siria, están enfrentados mientras Obama intenta justificar una intervención militar. El presidente estadounidense manifestó que seguiría intentando persuadir a su par ruso, Vladimir Putin, cuando ambos se reunieran en San Petersburgo, de la necesidad de ataques punitivos contra Al Assad por su presunto uso de armas químicas.

En la inauguración de la cumbre, Putin habló exclusivamente sobre la crisis económica mundial, principal prioridad en la agenda, enfatizando la necesidad de políticas internacionales coordinadas para combatir la continua volatilidad de los mercados.

También sugirió que los líderes mundiales debatieran el tema sirio “durante la cena” de este jueves 5, para no apartarse de las prioridades económicas de la agenda.

Kerry, “un mentiroso”

Antes, Putin volvió a cuestionar las evidencias que, según Occidente, justificaban un ataque militar contra Siria, acusando al secretario de Estado (canciller) estadounidense John Kerry de mentir cuando, al urgir al Congreso legislativo a aprobar una intervención, le quitó importancia al rol de la red extremista Al Qaeda en las fuerzas rebeldes.

“Las unidades de Al Qaeda son la principal jerarquía militar, y ellos saben esto”, dijo Putin. “Él está mintiendo, y sabe que está mintiendo. Es triste”, añadió.

Putin señaló que, si Estados Unidos decide atacar valiéndose solo de la aprobación parlamentaria y sin una resolución del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sería un acto de agresión.

También dijo esta semana a The Associated Press que no descarta apoyar una acción de la ONU, si se prueba que el gobierno sirio usó gas venenoso contra su propio pueblo.

Antes, Obama había declarado que estaba preparado para sortear al Consejo de Seguridad de la ONU sobre este tema, pero sometió el asunto a una votación en el Congreso. El pleno del Senado estadounidense tiene previsto debatir la cuestión la semana próxima.

El conflicto en Siria, que se inició con un levantamiento popular en marzo de 2011, se encuentra estancado, y no está claro que ataques militares de Estados Unidos por el presunto uso de armas químicas por parte de las fuerzas de Al Assad vayan a cambiar eso. Obama dijo que busca una acción localizada y limitada para disuadir futuros ataques químicos, no para impulsar un cambio de régimen.

Riesgos económicos y nucleares

Mientras, China alerta a otras potencias mundiales sobre los riesgos económicos en todo el planeta de un ataque de Estados Unidos contra Siria.

En declaraciones formuladas en San Petersburgo previo a la cumbre del G-20 de este jueves, el viceministro chino de Finanzas, Zhu Guangyao, expresó que tal “acción militar definitivamente tendrá un impacto negativo sobre la economía mundial, especialmente sobre el precio del petróleo”.

El jerarca citó estimaciones según las cuales un aumento de 10 dólares en el precio del petróleo puede hacer caer 0,25 por ciento el crecimiento mundial.

También urgió a una solución negociada en la ONU a la pulseada sobre las acusaciones de que el gobierno sirio usó armas químicas contra su propio pueblo, expresando esperanzas de que “la balanza económica mundial se vuelva más estable en vez de más compleja y más desafiante”.

Rusia también advirtió que un ataque de Estados Unidos contra instalaciones nucleares de Siria podría causar una catástrofe atómica, y urgió a la ONU a presentar un análisis de riesgos de ese escenario. El asunto se planteará en una reunión del consejo de la Agencia Internacional de Energía Atómica la semana próxima, informó la agencia de noticias Interfax.

Poco apoyo internacional

Obama viene presionando para obtener apoyo, tanto nacional como internacional, para castigar al régimen de Al Assad que, según Estados Unidos, disparó cohetes cargados con el gas nervioso sarín contra áreas dominadas por los rebeldes cerca de Damasco en la madrugada del 21 de agosto, matando a cientos de civiles.

Sin embargo, hasta ahora ha obtenido poco respaldo internacional. Estados Unidos cuenta con el apoyo de Francia para una intervención militar en Siria. Pero otras varias potencias del G-20, incluidas China y Alemania, se han manifestado categóricamente en contra.

Ben Rhodes, asesor de Obama en materia de seguridad nacional, dijo que Estados Unidos usaría la cumbre de San Petersburgo para explicar a aliados y socios su “pensamiento actual”, y para explorar qué tipo de “apoyo político y diplomático” podían expresar para sus esfuerzos por sancionar al régimen sirio.

Mientras aumenta la presión sobre el G-20 para que tome una decisión sobre el conflicto, la ONU anunció este jueves que Lajdar Brahimi, su enviado especial a Siria, estaba viajando a San Petersburgo para impulsar conversaciones de paz.

 

Publicado mediante un acuerdo con Al Jazeera.

 

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal