Ambiente, Asia-Pacífico, Biodiversidad, Columnas, Desarrollo y ayuda, Pobreza y Metas del Milenio, Proyectos, Puntos de Vista, Tierramérica, Últimas Noticias

COLUMNA: Tiburones, ¿perpetradores o víctimas?

Los encuentros mortales de humanos y tiburones son mucho peores para estos últimos, argumenta en esta columna el secretario ejecutivo de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres.

El comercio de aletas de tiburón es una industria lucrativa en gran parte de Asia. Crédito: Cortesía WildAid.

El comercio de aletas de tiburón es una industria lucrativa en gran parte de Asia. Crédito: Cortesía WildAid.

10 sep 2013 (IPS) - Los ataques mortales de tiburones en aguas de la isla Reunión reavivaron el reclamo de que se autorice la caza de estos animales. Pero entre ellos y los seres humanos, ¿cuál es el depredador y cuál la presa?

¿Qué lecciones debemos aprender de quienes se aventuran a lugares donde se exponen a los peligros de la vida silvestre?

La isla francesa de Reunión, en el océano Índico, parece constituir un idílico paraíso tropical para sus 800.000 habitantes. Pero las apariencias engañan.

Más rica que sus vecinos, Reunión tiene casi la mitad del producto interno bruto por persona de Francia. La producción de azúcar dominó durante mucho tiempo la economía local, pero el floreciente sector turístico atrae a 400.000 visitantes anuales.

El paraíso tropical se ha visto sacudido por cinco encuentros mortales con tiburones desde 2011. En el más reciente, el 15 de julio, un tiburón toro mató a un adolescente francés. Las autoridades prohibieron entonces nadar y practicar surf, excepto en algunas lagunas más llanas, y autorizaron la matanza de 90 tiburones toros y tigres.

Estos incidentes trágicos, si bien raros, se convierten en títulos de prensa. Pero los accidentes ocurren cuando las personas ingresan en el hábitat de animales peligrosos que son capaces de defenderse y están listos para hacerlo.

Pongamos en perspectiva los ataques fatales de tiburones que ocurren cada año en el mundo, y que rondan entre 10 y 15. En el mismo período, 50 personas mueren por contacto con medusas, y las enfermedades transmitidas por mosquitos matan a 800.000.

Australia, que encabeza la lista internacional de ataques de tiburones, advierte a su población que considere el océano como si fuera el desértico e inhóspito interior del país y ha desarrollado códigos de buenas prácticas.

De las 1.000 especies existentes, el gran tiburón blanco (Carcharodon carcharia), el tigre (Galeocerdo cuvier) y el sarda (Carcharhinus leucas) son las tres a las que se atribuyen la gran mayoría de los ataques a humanos. El tiburón sarda, a veces mencionado erróneamente en español como tiburón toro, es conocido por su ferocidad para defender su territorio y frecuenta aguas llanas y turbias.

El tiburón ballena (Rhincodon typus) y el peregrino (Cetorhinus maximus), enormes y de aspecto impactante, son gigantes tranquilos que se alimentan de plancton.

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasifica 17 por ciento de las especies como amenazadas, lo que conduce a la siguiente conclusión sobre las interacciones entre humanos y tiburones: es mucho más probable que estos últimos resulten los más perjudicados.

A comienzos de este año, se reportó que la caza anual de tiburones, de pesquerías específicas y de capturas incidentales, excedió los 100 millones de ejemplares. Las aletas de tiburón se usan para elaborar una sopa considerada un manjar en Asia, tanto que se sirve en banquetes de bodas y en otras ocasiones especiales.

Hubo reacciones indignadas cuando se supo que los cuerpos mutilados de los tiburones vivos se arrojan por la borda para que agonicen en el mar.

Muchos gobiernos y la Unión Europea respondieron prohibiendo la amputación de aletas y obligando a desembarcar los tiburones enteros en puerto.

Bradnee Chambers. Crédito: Cortesía de Francisco Rilla / CMS.

Bradnee Chambers. Crédito: Cortesía de Francisco Rilla / CMS.

Los incidentes de Reunión obedecen también a factores locales.

La pesca excesiva redujo las presas naturales de los tiburones, obligándolos a desplazarse más hacia las costas en busca de alimento, lo que incrementa la probabilidad de que se encuentren con seres humanos.

La ciguatera, una toxina marina cuya ingesta con los alimentos envenena a las personas, se acumula en los tiburones en tanto “depredadores superiores”, lo que ha interrumpido abruptamente la pesca de estos animales. Las investigaciones sobre este asunto son una justificación más defendible para autorizar la matanza de estos peces.

La presencia de un establecimiento acuícola también puede haber afectado el comportamiento de los tiburones, y los surfistas comenzaron a adentrarse en el mar pese a las señales de advertencia colocadas en distintos lugares.

Los lugareños sostienen que el área protegida atrae a los tiburones, lo que hace más peligrosas las playas y el surf.

Los reclamos de que se habilite la caza y matanza de tiburones dispararon la polémica, a la que ingresaron los conservacionistas, y dieron pie a una serie de órdenes, apelaciones y evaluaciones judiciales.

Pero sacrificar tiburones puede acarrear consecuencias indeseables para la salud de los ecosistemas: al eliminar al máximo depredador, se multuplicarán otras especies ubicadas en escalones inferiores de la pirámide alimentaria, como las medusas.

Los tiburones ayudan a mantener sanas las poblaciones de especies que comparten su hábitat, porque eliminan a los animales débiles y enfermos y proporcionan alimento a las especies carroñeras.

Aparte de su rol ecológico, pueden generar enormes beneficios económicos: a lo largo de su vida, cada ejemplar de tiburón de arrecife puede contribuir con casi dos millones de dólares a la economía de Palaos, que se embolsa 18 millones de dólares al año (ocho por ciento del producto interno bruto de ese estado insular del Pacífico) gracias al buceo para avistarlos.

En la última conferencia sobre el tratado internacional que regula el comercio de biodiversidad, los gobiernos acordaron proteger varias especies de tiburones, mediante la exigencia de pruebas de que la medida no será perjudicial.

Esta decisión sucedió a la tomada por la Convención de las Naciones Unidas sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres, que incluyó más variedades de tiburones y rayas en sus apéndices de protección.

En el marco de la Convención también se abrió un acuerdo mundial sobre tiburones, que ya tiene 26 estados miembros y cuyo fin es desarrollar políticas que garanticen la supervivencia de las poblaciones de estas especies, en beneficio de los animales y de las poblaciones cuyo sustento y ambiente –a veces sin saberlo— dependen de la presencia del vilipendiado pez.

 

Bradnee Chambers es secretario ejecutivo de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres.

 

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Lo último sobre desarrollo, igualdad de género y lucha contra la pobreza, en coberturas realizadas por nuestros periodistas

Boletín semanal