América Latina y el Caribe, Democratización, Derechos humanos, Destacados, Género, Paz, Población, Sociedad Civil, Últimas Noticias, Violencia de género

Incipiente fútbol cubano se anota un gol contra la violencia

El fútbol gana jóvenes aficionados en Cuba, país de tradición beisbolera. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

El fútbol gana jóvenes aficionados en Cuba, país de tradición beisbolera. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

LA HABANA, 17 sep 2013 (IPS) - Es raro ver a las glorias deportivas cubanas divulgando mensajes de bien público. Pero ahora, un puñado de campeones y de jóvenes promesas portan carteles o protagonizan cuñas televisivas contra la violencia entre varones y hacia las mujeres.

La agresión tiene un espacio privilegiado en la afición deportiva, dominada por los hombres. Ahí “podemos llevar campañas de este tipo a las personas que nos siguen”, dice a IPS el futbolista Daniel Luis, de la selección cubana sub-20. Y estas “también ayudan a la formación profesional de atletas jóvenes como yo”, añade.

Luis es uno de los deportistas que se vincularon a la sección cubana de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM), que asegura vincular a más de siete millones de hombres y mujeres de 40 países en tres continentes, que buscan superar los estereotipos del machismo.

La RIAM empezó a investigar en 2007 sobre la violencia en el deporte. Y este año logró comprometer a decenas de atletas en acciones preventivas.

Los deportistas cubanos no se habían involucrado en nada parecido hasta ahora.

“Tiene que ver con el inmovilismo social. Ni se nos ocurría convocarlos a campañas como esta”, dice a IPS el profesor Julio César González Pagés, coordinador de la RIAM. Pero es clave hacerlo porque “hoy día la gente sigue mucho más a un atleta que a un político o a un líder social”.

Los deportistas portan carteles con frases de paz en los juegos en La Habana, en Pinar del Río (oeste) y en Matanzas (este). La selección juvenil de fútbol, primera en la historia cubana que clasificó a un campeonato internacional, también llevó mensajes contra el maltrato hacia mujeres y niñas a la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Turquía 2013, celebrada en junio y julio.

Esas son las expresiones públicas, pero para llegar a ellas hay un trabajo más lento: los atletas se capacitan en talleres y charlas en escuelas de deportes y cultura física de la capital y en Pinar del Río.

Para hacer correr la voz, la RIAM lanzó el 30 de agosto desde La Habana la Red de Deportistas Únete de las Naciones Unidas por la no violencia hacia las mujeres y las niñas. Eugenio George, nombrado el mejor entrenador de voleibol femenino del mundo en el siglo XX, y los futbolistas Luis, Osmany Torres, Abel Martínez y Andy Baquero fueron los fundadores.

Al adherirse, el deportista se compromete a ser embajador de una cultura de paz y no violencia. La convocatoria está abierta a todos los países de América Latina y el Caribe, como parte de la campaña que encabeza el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

En febrero se había creado un nodo de unos 70 atletas cubanos, 30 de ellos campeones olímpicos o mundiales, como el saltador Javier Sotomayor y el boxeador Félix Savón. El grupo ha producido cuñas que ofrece a la televisión.

“Está muy bien llevar esos mensajes, pero frenar este problema requiere mucho tiempo de trabajo educativo y recrudecer las leyes”, opina el dependiente Alejandro Roque, aficionado al fútbol. “Los estadios son muy violentos, y aun más cuando se celebran partidos decisivos de béisbol”, indica.

En la Serie Nacional de Béisbol 2010-2011 fueron expulsados por mal comportamiento alrededor de 50 atletas y 26 directivos.

“Los aficionados agreden a los jugadores o al equipo contrario con frases racistas, homofóbicas, regionalistas y machistas”, dice a IPS el relator deportivo Alejandro Céspedes.

Los deportistas cubanos no se habían involucrado en nada parecido hasta ahora, por "el inmovilismo social. Ni se nos ocurría convocarlos a campañas como esta". – Profesor Julio César González Pagés

Un video casero que circula en distintos formatos muestra una gran trifulca entre jugadores del equipo habanero de Industriales y la selección de Sancti Spíritus, que se produjo en 2010 en el estadio “José Antonio Huelga” de esa ciudad del centro-sur de Cuba.

“Nuestra meta principal son los hombres, sobre todo los jóvenes”, indica González Pagés. Por esa razón, la estrategia se centra en los futbolistas, héroes de un deporte que está ganando fanáticos en la juventud de este país caribeño de fuerte tradición beisbolera.

En una encuesta que la RIAM hizo en 2012 entre 5.000 adolescentes y jóvenes de 18 ciudades cubanas, el fútbol ocupó el primer lugar de preferencias en 87 por ciento de las respuestas.

“Mientras crezca ese interés, más se repletarán las gradas durante los partidos. Tenemos que hacer un trabajo profiláctico, hablar con los atletas, ponerles audiovisuales y enseñarles cómo manejar situaciones de violencia”, dice el director técnico Darién Díaz a IPS. Y el primer reto es erradicar actos violentos del escenario deportivo.

Quizás por la novedad del fútbol, Cuba se mantiene relativamente a salvo de la violencia extrema que se vive en este deporte en América Latina y en otras regiones. Brasil encabeza la lista mundial, con 23 muertes vinculadas al fútbol en 2012, según un estudio de la Universidad Salgado de Oliveira de ese país.

Las “barras bravas”, grupos de fanáticos de fútbol que funcionan en varios países, a menudo están asociadas a las dirigencias de los clubes y relacionadas con distintas actividades ilícitas, como el tráfico de drogas.

 

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal