Energía, Geopolítica, Globalización, Mundo, Naciones Unidas, Paz, Últimas Noticias

La ONU redobla esfuerzos para acabar con pruebas atómicas

NACIONES UNIDAS, 6 sep 2013 (IPS) - Un grupo de 20 “personas eminentes” recibieron un difícil encargo: convencer a los ocho países que aún no se han sumado al Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (TPCEN).

China, Corea del Norte, Egipto, Estados Unidos, India, Irán, Israel y Pakistán ni siquiera han dado indicios de pretender ratificar el acuerdo, dejándolo de esta manera en el limbo.

Según las provisiones del TPCEN, este no puede entrar en vigor sin la participación de esos ocho países clave.

“Estamos trabajando día y noche para convertir al tratado en ley”, dijo el miércoles 4 Lassina Zerbo, secretario ejecutivo de la Comisión Preparatoria de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (OTPCEN), en declaraciones a la prensa.

"La gran mayoría de los estados reconocen el inmenso impacto político que tendría su entrada en vigor" -- Hirotsugu Terasaki, de Soka Gakkai International.

El funcionario instó a los ocho países a entender que la ratificación no solo fortalecerá la seguridad internacional, sino también la suya propia.

Zerbo dijo que el grupo propuesto, confirmado por ex primeros ministros y otras figuras reconocidas tanto de los estados parte como de los no signatarios, se presentará formalmente en la octava Conferencia sobre medidas para facilitar la entrada en vigor del TPCEN, que se realizará en Nueva York el 27 de este mes.

Zerbo indicó que, hasta ahora, 183 países firmaron el tratado, y 159 de estos lo ratificaron.

Pero, de acuerdo con su artículo XIV, nunca podrá entrar en vigor hasta que lo ratifiquen los 44 países específicamente señalados en una lista del anexo 2, que incluye a los ocho renuentes.

En una ceremonia el jueves 5 con motivo del Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, lamentó que el TPCEN no haya entrado en vigor, aun cuando ya pasaron 20 años de la Conferencia de Desarme donde comenzó a negociarse.

El Día Internacional contra los Ensayos Nucleares se conmemoró en todo el mundo el 29 de agosto, pero la ceremonia en la Asamblea General de la ONU se realizó el jueves.

En un mensaje al plenario, Ban dijo que, con la adopción del Tratado de Prohibición Parcial de los Ensayos Nucleares hace 50 años, la comunidad internacional dio su primer paso hacia el fin de las pruebas atómicas.

“Este objetivo sigue siendo un asunto serio sin resolver en la agenda de desarme”, señaló.

Al instar a todos los países a ratificar el TPCEN sin más demora, Ban remarcó que los ocho países renuentes tenían una responsabilidad especial.

“Ninguno debe esperar a que los otros actúen primero”, indicó. “Mientras, todos los estados deben mantener o implementar moratorias a las explosiones nucleares”.

John Loretz, director de programas de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, dijo a IPS que la mayoría de los estados atómicos respetan la moratoria desde los años 90.

Las excepciones, señaló, han sido India y Pakistán (ambos países realizaron pruebas nucleares en 1998) y Corea del Norte, que llevó a cabo tres pequeños ensayos desde 2006.

Cuando Pyongyang realizó su tercer ensayo en febrero pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU lo condenó calificándolo de “grave violación” a sus previas resoluciones, y señaló que Corea del Norte constituía una “clara amenaza a la paz y a la seguridad internacionales”.

Hirotsugu Terasaki, director ejecutivo de la Oficina de Asuntos de Paz de la organización Soka Gakkai International, que realiza una campaña por la abolición de las armas nucleares, elogió los esfuerzos de la Comisión Preparatoria de la OTPCEN.

Desde que Corea del Norte realizó su primer ensayo en 2006, 23 países ratificaron el tratado, indicó.

El hecho de que “casi 95 por ciento del mundo haya ratificado el TPCEN implica que la gran mayoría de los estados reconocen el inmenso impacto político que tendría su entrada en vigor”, dijo a IPS.

Luego de sus ensayos de 1998, India y Pakistán anunciaron su decisión de extender la moratoria a las pruebas nucleares. En ese sentido, indicó, el TPCEN tuvo gran influencia positiva.

“La comunidad internacional ve al TPCEN como un paso positivo”, dijo Terasaki.

Consultado sobre lo que queda por delante, el activista dijo a IPS que era fundamental que China y Estados Unidos, en particular, lo ratificaran.

El presidente estadounidense Barack Obama afirmó en junio que estaba comprometido con procurar la ratificación de su país al tratado. “Esa declaración es importante y bien recibida, pero deberá ser acompañada con acciones para ganar el apoyo del Senado”, dijo Terasaki.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal