África, Derechos humanos, Libertad de prensa, Últimas Noticias

Medios de Zimbabwe temen nueva ola de represión

Periodistas zimbabwenses temen que el regreso de Moyo al Ministerio de Medios e Información dé inicio a una nueva ola de represión a la prensa. Crédito: Jeffrey Moyo/IPS

Periodistas zimbabwenses temen que el regreso de Moyo al Ministerio de Medios e Información dé inicio a una nueva ola de represión a la prensa. Crédito: Jeffrey Moyo/IPS

HARARE, 13 sep 2013 (IPS) - Es el arquitecto de represivas leyes contra la prensa en Zimbabwe, y muchos temen que las restricciones aumenten ahora que se le designó otra vez ministro de Medios e Información. Pero Jonathan Moyo procuró minimizar las inquietudes y dijo a IPS: “Los periodistas no deben tenerle miedo nada más que al miedo mismo”.

“Todos los medios están amparados por la nueva Constitución, y los periodistas deben desempeñar su profesión con ética”, evitando violar la ley, dijo Moyo tras asumir el cargo el jueves 11.

Moyo ya había ocupado la misma cartera del gobierno de Robert Mugabe entre 2000 y 2005. En ese periodo, impulsó la adopción de normas represivas, entre ellas la Ley de Acceso a la Información y la Protección de la Privacidad, que permite al parlamento vigilar el trabajo de la prensa.

También implementó la Ley de Orden Público y Seguridad, que le concede un poder especial a la policía.

Moyo insistió en que cada periodista en este país de África austral debe respetar las normas.

“Los medios son (un servicio) público. Cualquier periodista que maneje temas públicos e informe sobre ellos tendrá que responder ante el gobierno”, señaló.

Un alto líder de la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabwe-Frente Patriótico (ZANU-PF) dijo a IPS que no descansará hasta que los periodistas que dañen la reputación de su partido rindan cuentas.

“Llegó el tiempo de que los periodistas inescrupulosos, en su mayoría independientes, afronten las consecuencias por haber lanzado falsedades contra nuestro partido. La ley ha de seguir su curso contra ellos”, dijo a IPS un integrante del politburó de la ZANU-PF a condición de mantener el anonimato.

Fuentes de la policía dijeron a IPS que ya habían comenzado a vigilar a los medios independientes.

“Agentes de la sección de Ley y Orden redoblaron la vigilancia a los medios del país, principalmente a los independientes, debido a su ya conocida hostilidad hacia el gobierno”, dijo a IPS una alta fuente policial en Harare.

“Están destinados a perseguir a todos los reporteros maliciosos”, añadió.

El analista político Malvern Tigere dijo a IPS que la intención de Mugabe al designar a Moyo era claramente aumentar la represión contra los medios.

“El regreso de Moyo al Ministerio de Medios e Información es definitivamente catastrófico, y es un indicio de que Mugabe quiere que él cause pánico entre los periodistas independientes y silencie a los medios”, señaló.

Por su parte, el director de la oficina zimbabwense del Instituto de Medios de África Austral, Nhlanhla Ngwenya, dijo a IPS: “Moyo mantendrá el statu quo y las leyes represivas, y los periodistas tendrán que seguir tramitando licencias para practicar su profesión”.

Dewa Mavhinga, investigador de Human Rights Watch para África, dijo a IPS que el regreso de Moyo “barre con toda expectativa de reformas positivas a los medios”.

“El regreso de Moyo y de otros ministros de la vieja guardia de la ZANU-PF muestra que no tienen ningún interés en realizar reformas o en llevar a Zimbabwe en una nueva dirección política. En cambio, Mugabe parece determinado a asegurar que, pese al paso del tiempo, las cosas sigan igual”, afirmó.

En tanto, el periodista independiente Simbarashe Mapedzamombe expresó sus temores por el regreso de Moyo.

“Se dice que la policía ya está vigilando nuestras operaciones. La libertad de prensa aquí está claramente sitiada, y sospechamos de extraños que están visitando nuestras oficinas estos últimos días”, dijo a IPS.

La situación se ve agravada por el hecho de que, a comienzos de este mes, la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC, por sus siglas en inglés) llamó al cierre de estaciones de radio extranjeras en la región, particularmente en Zimbabwe.

El 2 de este mes, Bernard Membe, jefe de la Misión Observadora Electoral de la SADC, dijo que varias radios extranjeras que transmitían en Zimbabwe y en la región debían cesar sus operaciones, ya que su información tenía un sesgo político partidario.

En Zimbabwe se escuchan unas cuatro emisoras extranjeras, entre ellas Radio Africa, en onda corta, y Radio Voice of the People, que transmiten desde Gran Bretaña, y Studio 7, que emite desde Estados Unidos.

Moyo destacó que la SADC compartía la misma política del gobierno zimbabwense en materia de relacionamiento con los medios.

“Estamos encantados de que nosotros y la SADC tengamos una postura común y ninguno de los miembros del bloque permita el abuso de nuestros territorios con propaganda en contra nuestra”, afirmó.

Mientras, organizaciones de derechos humanos alertan que los arrestos y la represión a periodistas independientes podrían aumentar si se cierran esas radios, pues son las pocas que exponen los abusos cometidos en Zimbabwe.

“Esto definitivamente derivará en el agravamiento de los abusos a los derechos humanos y en el aumento de los arrestos de periodistas independientes”, dijo a IPS el jefe de programas de la Youth Dialogue Action Network, Owen Dliwayo.

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal