América Latina y el Caribe, Crisis financiera, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía y comercio, Trabajo, Últimas Noticias

Escepticismo y dudas ante anunciada reforma monetaria en Cuba

Dos monedas que son tres: arriba un peso convertible, equivalente al dólar, abajo un peso cubano. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

Dos monedas que son tres: arriba un peso convertible, equivalente al dólar, abajo un peso cubano. Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

LA HABANA, 24 oct 2013 (IPS) - La unificación de las monedas que circulan en Cuba era una de las reformas más esperadas por la población, que sin embargo reaccionó entre escéptica y dudosa ante el anuncio de un cronograma para desmontar una dualidad monetaria a la que se achaca haber acentuado las desigualdades sociales.

“No se dan detalles de cómo se hará, ni plazos. Es como para decirnos que se está haciendo algo con este problema”, dijo a IPS un contador que no quiso ser identificado.

Desde 1994, este país tiene dos monedas oficiales: el peso cubano y el peso cubano convertible (CUC), que desde 2004 reemplazó al dólar retirado de circulación ese año. El tipo de cambio está fijado en 24 pesos por CUC.


Datos: Ivet González a partir de fuentes oficiales. Diseño: Ignacio Castañares
Omara, una jubilada de 73 años que pidió omitir su apellido, explicó que con las remesas que le envían sus tres hijos desde el extranjero redondea su pensión de 240 pesos (10 dólares).

“Lo que yo necesito es que el dinero, sea el que sea, represente más, porque si se mantiene la misma tasa cambiaria de hasta ahora, me quedo igual. Siempre tendré que cambiar los dólares por la moneda nacional”, dijo a IPS. Y los precios en las tiendas “cada vez suben más”, agregó.

Silvia Medina no tiene familiares en el exterior que puedan ayudarla ni otro ingreso que su pensión, también equivalente a unos 10 dólares. Entre dudosa y esperanzada comentó que “si la unificación monetaria significa que los pesos de mi chequera (de pensionada)  aumentarán su valor de compra, bienvenida sea y que la hagan pronto”.

La salud y la educación son gratuitas en este país. Y Medina tiene acceso a una canasta de alimentos a precios subsidiados que, si bien insuficiente, ayuda a las familias de menores recursos.

Pero, a diferencia de Omara, no puede completar sus necesidades básicas comprando productos en las tiendas que venden con CUC.

El gobierno anunció el martes 22 que comenzará las medidas para la unificación cambiaria y monetaria, si bien ella no resolverá por sí sola los problemas de la economía de este país de régimen socialista, recordó.

Pero su aplicación resulta “imprescindible a fin de garantizar el restablecimiento del valor del peso cubano y de sus funciones como dinero, es decir de unidad de cuenta, medio de pago y de atesoramiento”, dijo el comunicado del gobierno.

Así se “propiciará el ordenamiento del entorno económico y en consecuencia la medición correcta de sus resultados”, agregó.

"La dualidad monetaria no es la responsable del bajo poder adquisitivo del salario ni de las desigualdades, estos son asuntos estructurales y no monetarios". – economista Pável Vidal

El economista cubano Pável Vidal, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana en Cali, Colombia, considera lo más relevante que “por fin” comenzará el proceso.  Además, se reafirma que los cambios se iniciarán por el sistema empresarial y luego se pasará a la población, cuyas cuentas de ahorro no se verán afectadas, comentó Vidal a IPS.

Esto entraña una devaluación del peso cubano para las empresas, que hoy emplean un tipo de cambio de un peso por CUC, para llevarlo gradualmente al que rige para la población, de 24 pesos por CUC, indicó Vidal.

Pero “faltan muchos detalles por definir que indicarán la profundidad de la medida y dirán hasta dónde la devaluación nominal del tipo de cambio será una devaluación real”, apuntó el experto en finanzas.

La corrección del tipo de cambio y la unificación de monedas harán más transparentes los balances contables de las empresas y clarificarán las cuentas nacionales y el presupuesto del Estado, estimó.

Pero, además, se “evidenciará que la dualidad monetaria no es la responsable del bajo poder adquisitivo del salario ni de las desigualdades, que estos son asuntos estructurales y no monetarios”, subrayó Vidal a IPS vía correo electrónico desde Colombia.

Beatriz González, excontadora en una fábrica, atestigua que la dualidad monetaria hace muy complejo el trabajo contable. “Una locura, tenía que llevar una cuenta en pesos y otra en divisa. Toda operación había que hacerla doble. La unificación de la moneda será beneficiosa para las empresas”, dijo a IPS.

Pero González no deja de preguntarse si también subirán los salarios y bajará la tasa cambiaria del CUC por pesos en las casas de cambio, de 24 pesos a la venta y 25 a la compra.

La respuesta oficial es que los salarios solo podrán aumentar si antes se eleva la productividad laboral.

La tenencia de divisas convertibles para la población cubana se despenalizó el 13 de agosto de 1993. A la vez, se permitieron las cuentas bancarias en dólares y se habilitaron redes de tiendas estatales para la venta minorista en esa divisa. Cuatro meses después se creó el CUC.

Entre 1989 y 1993, el producto interno bruto (PIB) cayó 35 por ciento, se perdió más de 80 por ciento del comercio exterior, el consumo de combustible se redujo a menos de la mitad y desaparecieron casi por completo las fuentes externas de financiamiento, por la disolución de la Unión Soviética, de la que dependía la economía cubana.

En ese período se abrieron las desigualdades y se instalaron los bolsones de pobreza.

En medio de la recesión económica, las autoridades decidieron no frenar el ingreso de dólares del turismo, las remesas, la inversión extranjera, las exportaciones y otros flujos desde el exterior.

La dolarización favoreció el desarrollo del turismo y la inversión extranjera.

Hasta hoy, el Estado salda los salarios y las pensiones en pesos cubanos, que se emplean para pagar servicios públicos básicos, asistir a centros culturales y deportivos, adquirir algunos productos industriales, alimentos en los agromercados y artículos subvencionados de venta normada a cada familia.

Desde 2004 el CUC es la única divisa de circulación permitida y da acceso a la telefonía celular y a Internet, entre otros servicios, así como a las tiendas estatales donde se ofertan productos básicos de mayor calidad, electrodomésticos, muebles y otros artículos de consumo doméstico.

La unificación monetaria es parte de las reformas del gobierno de Raúl Castro para avanzar hacia un modelo de socialismo “próspero y sustentable”.

Aunque no se han dado plazos, el economista cubano Omar Everleny Pérez estima que si ese programa de cambios tiene como fecha final diciembre de 2015, ese sería entonces también el fin del cronograma para eliminar la dualidad.

Con aportes de Ivet González (La Habana).

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal