Asia-Pacífico, Crimen y justicia, Derechos humanos, Destacados, Población, Pobreza y Metas del Milenio, Últimas Noticias, Violencia de género

Escudo de papel para la infancia de Sri Lanka

Expertos recomiendan leyes más severas y una mayor toma de conciencia sobre el abuso infantil. Crédito: Amantha Perera/IPS

Expertos recomiendan leyes más severas y una mayor toma de conciencia sobre el abuso infantil. Crédito: Amantha Perera/IPS

COLOMBO, 10 oct 2013 (IPS) - La Política de Protección Infantil que discutirá el parlamento de Sri Lanka a fines de este año no ayudará a reducir los abusos a menores, pues no incluye una serie de disposiciones clave, advierten expertos.

El texto final debe contener cláusulas referidas a la protección de testigos, a la creación de tribunales especiales y a la definición de los procesos para denunciar los delitos y asegurar asistencia a las víctimas, insisten.

Aunque no hay información detallada, las estimaciones indican que se reportan entre tres y cinco abusos graves por día en esta nación insular de Asia meridional de 20 millones de habitantes.

“El número de casos reportados ha venido aumentando en los últimos años”, confirmó Ediriweera Gunasekera, portavoz de la Autoridad Nacional para la Protección Infantil, responsable de formular políticas de prevención, monitorear la incidencia de estos delitos y asistir a las víctimas.

“Sin duda alguna ahora se denuncian más casos”, dijo a IPS.

En 2012, la policía recibió 1.759 denuncias de violación a niños y niñas, incluyendo situaciones de incesto, contra las 1.463 registradas en 2011, según datos presentados en el parlamento. Y en los primeros seis meses de este año se efectuaron 805 denuncias.

Una reforma del Código Penal de 1995 tipificó como delito de violación todo acto sexual, consensuado o no, con personas menores de 16 años.

Pero las demoras en los procesos legales y la falta de sistemas de protección a los testigos y de atención a las víctimas desalientan las denuncias, advierte un estudio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

“Los procedimientos para investigar y juzgar el abuso infantil, para proteger a los testigos y para apoyar las víctimas son totalmente insuficientes”, concluye el trabajo.

De los 1.453 casos denunciados en 2011 no se produjo ni una sola condena, y hay pendientes de resolución otros 8.000 que datan de hasta seis años atrás.

Según funcionarios de la oficina de Unicef en Colombo, el sistema judicial se encuentra abrumado por procesos atrasados.

“Todo el sistema debe ser revisado y reconstruido en todas sus etapas, y la eficiencia debe ser una prioridad”, subrayó Unicef en una declaración enviada a IPS por correo electrónico.

Harini Amarasuriya, conferencista de la Universidad Abierta de Sri Lanka y coautora del informe, cree que el sistema judicial se centra en los juicios y desatiende otros asuntos importantes, como la situación de las víctimas y de los testigos.

“Lamentablemente, no hay indicios de que se le esté dando prioridad a estos temas”, dijo.

De los 1.453 casos de abusos contra la infancia denunciados en 2011 no se produjo ni una sola condena, y hay pendientes de resolución otros 8.000.

Funcionarios del Ministerio de Justicia y de la Autoridad Nacional de Protección Infantil confirmaron a IPS que el proyecto de Política de Protección Infantil no incluye las sugerencias de los expertos.

Mientras, Unicef redobla esfuerzos para que se procesen todos los casos pendientes.

Esa agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y varias oficinas del gobierno srilankés lanzaron el año pasado un programa para capacitar a oficiales de policía y de la fiscalía en el tratamiento de las denuncias de abuso infantil.

A su vez, el Departamento de Policía abrió oficinas distritales con personal capacitado para recibir este tipo de denuncias y gestionar los casos. En 2012 comenzaron a funcionar dos tribunales especiales, uno en Colombo y otro en la norteña ciudad de Jaffna.

Amarasuriya destacó que el aumento de las denuncias se debe en parte a una mayor conciencia sobre el problema entre la población, pero insistió en la necesidad de cambiar algunas mentalidades.

“Se requiere aun mucha más conciencia y discusión sobre el tema”, señaló Unicef en el comunicado, subrayando que “un cambio en los comportamientos reduce los casos de abuso”.

Las niñas son más vulnerables que los niños, recordó Amarasuriya. Las estimaciones indican que alrededor de 70 por ciento de las denuncias tienen a las niñas como afectadas.

“El estigma social está más dirigido hacia las niñas que han sido víctimas de abusos”, añadió. Estas suelen ser marginadas por sus propias comunidades, sobre todo cuando más tarde intentan encontrar pareja para casarse.

Según Unicef, la incidencia de abusos es particularmente alta en las áreas rurales, como el distrito de Anuradhapura, en la provincia Central del Norte, y en el de Rathnapura, en la provincia de Sabaragamuwa.

También los funcionarios reconocen que, si bien el número de denuncias aumentó, todavía hay muchos casos que no son reportados.

Las investigaciones también exponen que el abuso infantil es un factor que contribuye a la violencia física y sexual contra las mujeres.

“La experiencia masculina de haber sufrido abuso emocional y abandono en la infancia se asocia a la perpetración de violaciones sexuales en dos países, China y Sri Lanka”, señala un estudio publicado a fines de septiembre por varias agencias de la ONU.

Al menos la mitad de los hombres que cometen violaciones sufrieron abusos en su infancia, revela la investigación.

“El abuso infantil ha sido un fenómeno común en toda la región. Cincuenta por ciento de los hombres srilankeses reportan experiencias de abuso emocional y abandono en la niñez”, indica el estudio, para el cual se entrevistó a 13.000 personas en seis países de Asia y el Pacífico.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal