Alimentación y agricultura, Conflictos armados, Desarrollo y ayuda, Emergencias Humanitarias, Las elegidas de la redacción, Medio Oriente y Norte de África, Pobreza y Metas del Milenio, Primavera Árabe, Religión, Últimas Noticias

Refugiados palestinos en Siria comen perros para evitar la inanición

Un habitante del campamento de refugiados palestinos de Yarmuk, en Damasco, despelleja un perro para alimentar a su familia. Crédito: Mutawalli Abou Nasser/IPS

Un habitante del campamento de refugiados palestinos de Yarmuk, en Damasco, despelleja un perro para alimentar a su familia. Crédito: Mutawalli Abou Nasser/IPS

DAMASCO, 25 oct 2013 (IPS) - La escasez de alimentos alcanzó niveles extremos en el campamento para refugiados de Yarmuk, en la capital siria. Líderes religiosos islámicos emitieron una “fatua” (edicto) que autoriza matar y comer gatos, perros, ratones, ratas y monos.

“Hace tres meses que estamos bajo un sitio. No queda nada para comer. En esto es en lo que nos convirtieron”, dijo un residente de Yarmuk mientras se disponía a matar a su perro para comerlo con su familia.

Los residentes recurren a medidas desesperadas para impedir que sus hijos mueran.

Jana Ahmad Hassan tiene menos de tres meses de edad, nació en este campamento y ya presenta una desnutrición aguda.

“¡Por amor a Dios! ¡Tengo a una bebé que se está muriendo de inanición!”, imploró su madre ante un soldado en un puesto de vigilancia cuando solicitaba permiso para salir del campamento en busca de alimentos. “Necesito un poco de leche para ella y comida para mí, o ambas moriremos”, insistió.

Pero fue brutalmente rechazada. “¿Usted cree que es una buena madre? Si usted entendiera algo, no habría salido del campamento y no la habría dejado sola en la casa”, respondió el uniformado. La mujer regresó a su hogar con las manos vacías.

La madre de Jana ya no tiene leche propia, y su padre ha buscado desesperadamente una fórmula alimenticia para bebés, pero ya no queda en el sur de Siria.

Además de Yarmuk, muchas otras áreas controladas por los rebeldes sirios están cercadas por las fuerzas del régimen de Bashar al Assad y sufren una severa escasez de comida.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), procura brindar asistencia a más de 6,5 millones de sirios antes de fin de año. Los desafíos que afronta son monumentales.

La deteriorada situación humanitaria en Yarmuk y en otros campamentos del sur, como Sabina y Sayeda Zeinab, originalmente instalados para palestinos, afectó las relaciones entre las autoridades y los organismos encargados de administrarlos, como la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

A mediados de julio, habitantes de los tres campamentos enviaron una carta a la OLP y a UNRWA solicitando que hicieran todos sus esfuerzos para levantar el sitio.

También recomendaron a la agencia de la ONU que, si no podía cumplir plenamente con su responsabilidad, presentara el caso ante la Asamblea General.

Además, pidieron que se le diera pleno acceso a los campamentos a la Cruz Roja Internacional, y alertaron que había un inminente estado de hambruna.

Los meses pasaron y no hubo cambios significativos. Cada vez son más grandes las áreas sitiadas en el sur, con más de medio millón de civiles encerrados, incluidas las decenas de miles de personas que residen en el campamento de Yarmuk.

“Hasta no hace mucho se le permitía a las personas traer un poco de comida. Ahora cerraron el campamento con puestos de vigilancia, y hay un cerco total”, dijo Abu Salma, de la Comisión Benéfica para la Ayuda al Pueblo Palestino, en diálogo con IPS.

Desde comienzos de agosto hubo varias manifestaciones fuera de los edificios de la UNRWA, donde se quemó una bandera de la ONU.

El descontento de los residentes se exacerbó por la propagada sensación de corrupción y negligencia en la UNRWA.

“Intentamos hacer una huelga en protesta por las prácticas del director de la UNRWA, y él nos envió cartas advirtiendo con despedir a todos los que protestaran”, reveló un empleado de la agencia a condición de mantener el anonimato.

Un directivo de la agencia fue arrestado y acusado de corrupción.

La Comisión Benéfica para la Ayuda al Pueblo Palestino entregó asistencia en algunos campamentos, pero también fue víctima de ataques de las fuerzas de Al Assad.

La organización protestó señalando que solo tiene fines humanitarios y que no está afiliada a ningún grupo político, pero eso no detuvo al régimen.

“Comenzaron a arrestar a nuestros funcionarios, y detuvieron a nuestro coordinador general, Ali Shihabi. La situación va de mal en peor en los campamentos. Se convirtió de hecho en un asesinato colectivo”, dijo Abu Salma a IPS.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal