Ambiente, Conflictos armados, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Medio Oriente y Norte de África, Pobreza y Metas del Milenio, Últimas Noticias

“Intifada verde” se apodera de aldea palestina

Mustafa Aweinah, un agricultor de Battiri, ara su tierra con la ayuda de voluntarios británicos. Crédito: Pierre Klochendler/IPS.

Mustafa Aweinah, un agricultor de Battiri, ara su tierra con la ayuda de voluntarios británicos. Crédito: Pierre Klochendler/IPS.

BATTIR, Palestina, 5 nov 2013 (IPS) - “Oh, verde Battir, madre del aire”, canta Mariam Ma’mmar en honor a su aldea cisjordana. La estación cálida, próxima a su fin, hizo que la tierra se secara en todas partes, pero no aquí, donde echa raíces una forma pacífica de resistencia contra la ocupación israelí.

Los 5.000 habitantes de Battir se enorgullecen de su vínculo cultural e histórico con el paisaje que los rodea.

Asentada en 554 kilómetros cuadrados de laderas secas y pedregosas, la mayor red de labranza en terrazas, frutales y huertos de toda Palestina ofrece una imagen en cascada que termina en un valle profundo.

Gracias a la cisterna y el acueducto de la era del Imperio Romano, el agua fluye todo el día, irrigando las terrazas agrícolas.

Ocho manantiales naturales, rebosantes de vida y compartidos por ocho familias de Battir, alimentan el antiguo sistema de riego, nutriendo a la vez los sueños de autosuficiencia hídrica.

Pero los días en que la reputación de sus berenjenas, las “betinjan battiri”, traspasaba las fronteras de Battir, han quedado atrás.

Ahora la zona es escenario de una batalla entre diversos cultivos. En una ladera, avanza un frente unido de duros pinos plantados en torno a los asentamientos judíos. En la otra, en filas dispersas, los retorcidos olivos, símbolos del apego palestino a la tierra. Las agujas de los pinos acidifican el suelo y ponen en peligro a los olivos, observa Ma’mmar.

Los asentamientos de Har Guiló y Beitar Illit crecen detrás de los pinos. Un tercero, Guivat Yael, está en construcción. Un muro de concreto de ocho metros de altura avanza lentamente hacia Battir, incautándose a su paso  grandes porciones de tierra palestina.

“El muro enloquecerá a Battir. Cortará el riego. Los agricultores perderán su tierra”, protesta Ma’mmar.

“Oh, Israel, llévate mi vida, no te lleves mi tierra…”, agrega.

Battir es la excepción al mandato de Israel en Cisjordania: se trata de la única aldea palestina donde la Línea Verde no existe.
Iniciada en 2002 en el momento más caliente de la segunda Intifada (levantamiento contra la ocupación) para proteger a los israelíes, la barrera de seguridad, conformada por muros y vallas, invade la mayor parte del territorio que los palestinos avizoran como parte de su futuro estado.

El Ministerio de Defensa de Israel intenta levnatar el muro en este valle desde 2006.

“No hay motivo para el muro. Ningún israelí fue herido o asesinado aquí”, dice el alcalde de Battir, Akram Badr.

Los aldeanos solicitaron a la Corte Suprema de Israel que desviara el trazado del muro para que no pasara por mitad del valle y  no se confiscaran así las tierras ni se destruyera el ambiente y el sistema y de riego. Obtuvieron el improbable apoyo de la gubernamental Autoridad de Naturaleza y Parques de Israel.

En mayo, la Corte intercedió en nombre de los aldeanos y propuso que el Ministerio de Defensa buscara alternativas “no físicas” al muro.

La decisión judicial será en diciembre, pero ya hay alternativas. Se colocan cámaras de vigilancia y sensores en las cimas de las colinas. Hay patrullaje en el área y vehículos de seguridad controlan a diario el pasaje de una decena de trenes.

“Somos optimistas”, dice Mustafa Aweinah, un agricultor de Battiri.

Esa renovada confianza hace evocar el pasado de estas tierras.

Los predios se extienden más allá de las vías férreas de la era del Imperio Otomano, que serpentean entre Jerusalén y Tel Aviv-Iafo.

Estas vías se superponen con la línea de demarcación trazada por el armisticio de 1949 -la famosa “Línea Verde”-, que puso fin a la primera guerra entre árabes e israelíes. Desde entonces, el tren ya no paró aquí.

En aquel tiempo, Hassan Mustafa, un periodista de Battiri graduado en la American University de El Cairo, se las arregló con persuasión y contactos para obtener de Israel una concesión extraordinaria en la historia del conflicto.

A cambio de su compromiso de proteger la ruta del ferrocarril, los agricultores mantuvieron el derecho a cultivar su tierra al otro lado de las vías, dentro de territorio israelí propiamente dicho.

Cuando Israel ocupó Cisjordania en 1967, la Línea Verde perdió importancia. La comunidad internacional insiste en que israel la reconozca como la base de las futuras fronteras en las actuales negociaciones con la Autoridad Nacional Palestina hacia una solución de dos estados.

Gracias al héroe local, el estatus especial de Battir sobrevive hasta el día de hoy. “Permanecimos en la tierra por la sabiduría política del difunto Mustafa”, enfatiza Aweinah.

Battir es la excepción al control de Israel en Cisjordania: se trata de la única aldea palestina donde la Línea Verde no existe.

En total, 300.000 metros cuadrados, 30 por ciento de la superficie de la aldea, se ubican sobre la Línea Verde y dentro de Israel. El resto de Battir está bajo control total de Israel (Área C) o bajo control conjunto de Israel y Palestina (Área B).

En contraste con otras partes del muro, donde cada semana se enfrentan manifestantes palestinos con soldados israelíes, en Battir los agricultores cultivan una forma pacífica de resistencia.

“Al promover el ecoturismo, los habitantes de Battir se protegen a sí mismos. Obligan a Israel a garantizarles su tierra”, explica el director del ecomuseo del paisaje de la aldea, Michel Nasser.

Armada con espadas y horquillas, una delegación del consulado de Gran Bretaña en Jerusalén ayuda a Aweinah a arar su terreno y a plantar frijoles.

“Estamos aquí para expresar nuestra solidaridad y contribuir con el ecoturismo del lugar”, dice a IPS el cónsul general británico en funciones, Vincent Fean.

“Nuestro objetivo es garantizar que, junto con la población local, presentemos una perspectiva de coexistencia pacífica y económicamente sólida. Battir puede ser un modelo”, agrega.

Aquí no se arrojan piedras. En cambio, hay senderos para excursionistas, diseñados especialmente para explorar la belleza del área; una posada que se inaugurará este mes, y el ecomuseo que abrió sus puertas en febrero. Miles de turistas visitan Battir cada año.

Es “una Intifada verde”, dice sonriendo Badr.

Mientras aguardaban el fallo judicial, los aldeanos intentaron incluir a Battir en la lista de sitios del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que hace dos años aprobó la membresía plena de Palestina.

Esperaban que se les concediera ese carácter como medida de emergencia para convencer a Israel de que reubicara el muro.

Pero en junio, la Autoridad Nacional Palestina renunció a continuar con la solicitud a fin de respetar su compromiso de abstenerse de medidas unilaterales durante los nueve meses que duraran las conversaciones de paz.

El llamado a orar se escucha en todo el valle. Ibrahim, el hermano de Ma’mmar, entona su propia plegaria: “Oh, tierra de Battir, donde nos multiplicamos y vivimos”.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Lo último sobre desarrollo, igualdad de género y lucha contra la pobreza, en coberturas realizadas por nuestros periodistas

Boletín semanal