África, Conflictos armados, Derechos humanos, Naciones Unidas, Paz, Religión, Últimas Noticias

ONU al margen del caos en República Centroafricana

Pacientes esperan en la puerta del Hospital Kaga Bandoro en República Centroafricana. Se estima que 35 por ciento de la población se encuentra en situación vulnerable y necesita asistencia urgente. Crédito: Gregoire Pourtier/cc by 2.0

Pacientes esperan en la puerta del Hospital Kaga Bandoro en República Centroafricana. Se estima que 35 por ciento de la población se encuentra en situación vulnerable y necesita asistencia urgente. Crédito: Gregoire Pourtier/cc by 2.0

NACIONES UNIDAS, 6 dic 2013 (IPS) - El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el despliegue de miles de soldados franceses y de la Unión Africana en la República Centroafricana, pero no la creación de una fuerza de mantenimiento de paz del foro mundial.

La resolución, aprobada el jueves 5 y respaldada por Francia, sobrevino en medio de una escalada de violencia en la capital centroafricana, Bangui, donde milicias cristianas lanzaron ataques reiterados, que llegaron incluso al Palacio Presidencial.

Profesionales de la organización Médicos Sin Fronteras en Bangui confirmaron que había 50 cadáveres, con lo que la cantidad de víctimas en la capital asciende a por lo menos 98.

“Los franceses esperaban tener que combatir a Séléka, pero ahora quizás deban enfrentarse también a los antibakala” -- Thierry Vircoulon

La cadena británica BBC informó que una mezquita de uno de los barrios musulmanes de Bangui estaba llena de víctimas de los enfrentamientos.

Y en Bossangoa, 300 kilómetros al norte de la capital, los incidentes continuaban en el exterior de una iglesia católica donde se estima que se refugiaron 35.000 cristianos.

Los efectivos locales dedicados al mantenimiento de la paz intentaron interceptar los ataques de las unidades Séléka –el grupo rebelde mayoritariamente musulmán que en marzo derrocó al presidente François Bozizé–, y sostienen que hay elementos armados entre los refugiados.

El contingente de Francia, integrado por 600 efectivos que ya están en el país, se duplicará antes del fin de semana.
El presidente francés, François Hollande, anunció desde París que “inmediatamente” se daría inicio a las operaciones militares para dar seguridad a Bangui y a las principales rutas internacionales que se estima han usado 400.000 refugiados para escapar de la violencia.

Sin embargo, como gran parte de los incidentes ocurren en áreas rurales, estas fuerzas no serían capaces de alcanzar todas las zonas en conflicto.

En la noche del jueves, Bangui aún estaba nominalmente bajo control de Séléka, pero los ataques a lo largo de todo el día por parte de milicias cristianas antibakala (“antimachete” en la lengua local sango), supuestamente leales a Bozizé, tomaron por sorpresa a residentes y a fuerzas de paz.

Conscientes del arribo inminente de las fuerzas francesas, las milicias quizás “querían aprovechar la oportunidad de atacar”, dijo Thierry Vircoulon, director de proyectos para África Central del Grupo Internacional de Crisis, con sede en Bruselas.

“Ahora todos están preocupados por los ataques nocturnos de los antibakala”, añadió.
“Los franceses esperaban tener que combatir a Séléka, pero ahora quizás deban enfrentarse también a los antibakala”, dijo Vircoulon a IPS.

Luego de la victoria de marzo, el líder de Séléka, Michel Yotodia, asumió como presidente interino. Pero cuando anunció en septiembre que el grupo rebelde se disolvería, comenzó un periodo de anarquía y de asesinatos que culminaron con la votación en el Consejo de Seguridad el jueves.

El contingente de 2.500 soldados de paz africanos que actualmente se encuentra en República Centroafricana está limitado por falta de financiamiento y desorganización.

Desde la toma de Bangui, Séléka es acusado por grupos de derechos humanos y por la ONU (Organización de las Naciones Unidas) de atacar a civiles.

A pesar de una larga historia de conflictos después de la independencia, República Centroafricana había permanecido relativamente libre de enfrentamientos religiosos que han azotado a otras naciones del Sahel.

Mientras Séléka tambalea ante un contraataque concertado de milicias cristianas, hay temores de que también sufra represalias la cada vez más indefensa minoría musulmana.

Después de la votación en el Consejo de Seguridad, el representante de Francia, Gérard Araud, dijo a periodistas que “el conflicto está adquiriendo un giro sectario, en el que recrudece la violencia entre cristianos y musulmanes”.
“En este contexto, la historia nos ha enseñado que lo peor todavía puede suceder y que el Consejo de Seguridad debe actuar”, añadió.

Una fuente cercana al Consejo dijo a IPS que la decisión de no enviar una verdadera misión de cascos azules se debió en parte a la renuencia a financiar otro prolongado despliegue en el continente africano. En cambio, el foro mundial creará un fondo de países donantes.

En julio de 2014, cuando el Consejo de Seguridad revise la situación nuevamente, tendrá la opción de convertir a las tropas africanas en una fuerza de paz de la ONU si la inestabilidad continúa.

A diferencia de la intervención francesa en Malí a comienzos de este año, se espera que la misión militar en República Centroafricana sea breve. Estabilizar el país podría requerir una presencia a largo plazo que ni Francia ni los países vecinos estarían dispuestos a ofrecer.

La decisión del Consejo de Seguridad también puede leerse como una muestra de confianza a la Unión Africana, que comandará a la fuerza regional, ahora llamada MISCA, e incrementará sus efectivos de 2.500 a 3.500.

“Va de acuerdo con la actual tendencia de hallar soluciones africanas a los problemas africanos”, dijo Evan Cinq-Mars, analista del Centro Global para la Responsabilidad de Proteger. “Eso es algo que la Unión Africana quiere, e interesa al Consejo de Seguridad”.

Una misión similar, apoyada por París, se destinó a estabilizar la situación en República Centroafricana en 1997.
En esa ocasión, el Consejo de Seguridad aprobó un despliegue de acuerdo con el capítulo VII de la Carta de la ONU. Pero cuando Francia se cansó de sostener una prolongada misión, redujo sus operaciones, y el foro mundial debió enviar efectivos de apuro para apoyar a las débiles fuerzas locales.

“República Centroafricana es víctima de la negligencia hasta que la intervención es inevitable”, dijo Cinq-Mars a IPS.

“Y esa es una estrategia que no puede continuar, porque estas intervenciones de último minuto cuestan más que efectuar una inversión significativa ahora para garantizar que es la última vez que el Consejo de Seguridad tiene que lidiar con una situación tan grave”, añadió.

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal