Conflictos armados, Crimen y justicia, Derechos humanos, Destacados, Gobernanza mundial, Mundo, Naciones Unidas, Paz, Últimas Noticias

Convención contra el terrorismo sigue estancada en la ONU

Una escuela bombardeada por el movimiento extremista Talibán en la agencia de Bajaur, Pakistán. Crédito: Ashfaq Yusufzai/IPS.

Una escuela bombardeada por el movimiento extremista Talibán en la agencia de Bajaur, Pakistán. Crédito: Ashfaq Yusufzai/IPS.

NACIONES UNIDAS, 9 ene 2014 (IPS) - Tras casi 13 años de negociaciones, en la ONU sigue en punto muerto la propuesta para establecer una Convención Exhaustiva sobre el Terrorismo Internacional (CCIT), aunque los atentados suicidas persistan en países como Iraq, Siria, Egipto, Afganistán y, en los últimos tiempos, Rusia.

Sin embargo, pese al continuo estancamiento político, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) ha creado varios organismos expertos, incluido un Comité Contra el Terrorismo y una Dirección Ejecutiva del Comité Contra el Terrorismo, principalmente para ayudar a los estados miembros a prevenir ataques terroristas dentro de sus fronteras y en todas las regiones.

Con la CCIT en el limbo, un dividido Comité Legal de la Asamblea General, de 193 miembros, decidió en diciembre crear un Grupo de Trabajo con el objetivo de finalizar el tratado a la brevedad posible.

Desde su creación por la Asamblea General, en 1996, un Comité Adhoc de la ONU también busca la concreción de la CCIT, descrita como la madre de todas las convenciones antiterroristas.

El embajador Palitha Kohona, presidente del Comité Legal, dijo a IPS que la propuesta CCIT busca brindar un paraguas que cubra situaciones no abordadas todavía por 13 convenciones sectoriales existentes sobre terrorismo, establecidas bajo los auspicios de la ONU.

“La urgencia y el ferviente entusiasmo internacional que existían hace 10 años por concluir una Convención Exhaustiva sobre el Terrorismo ya no son tan evidentes”, señaló.

“Y la voluntad de concluir una convención exhaustiva disminuyó debido a una gradual erosión de la voluntad política a lo largo del tiempo”, dijo Kohona, exjefe de la Sección de Tratados de la ONU.

Sin embargo, admitió que el foro multilateral realizó un pronunciado avance en materia de monitoreo y coordinación de los esfuerzos antiterroristas en todo el mundo.

El embajador Asoke Kumar Mukerji, de India, país que inició la propuesta de una CCIT ya en 1996, dijo a IPS que tanto la ONU como la comunidad internacional lograron avances significativos en el combate al terrorismo, pese a que el texto propuesto se encuentra estancado.

Las negociaciones sobre la CCIT, que empezaron en 2001, se estancaron por el disenso en dos amplias áreas: la definición de qué constituye “terrorismo” y el alcance de la convención propuesta.

“La urgencia y el ferviente entusiasmo internacional que existían hace 10 años por concluir una Convención Exhaustiva sobre el Terrorismo ya no son tan evidentes”. – Embajador Palitha Kohona
“Pero el mundo no puede esperar una resolución de esa discusión, porque cada día el terrorismo se cobra vidas inocentes en todo el mundo”, advirtió el enviado indio.

Mukerji, quien durante dos décadas realizó monitoreos sobre terrorismo, destacó varios logros claves, entre ellos la creación de organismos intergubernamentales y de expertos, como el Grupo de Acción Financiera Internacional, el Grupo de Acción Contra el Terrorismo, el Foro Mundial Contra el Terrorismo y el Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo.

En 2006, la Asamblea General adoptó por unanimidad una resolución sobre una estrategia antiterrorista mundial descrita como un “acontecimiento importante en la lucha contra el terrorismo”.

Desde entonces hubo mayor cooperación regional e internacional, creación de capacidad, inteligencia compartida, numerosos talleres regionales e intercambio de las mejores prácticas en la lucha contra el terrorismo.

La culminación de estos esfuerzos fue la creación en 2011 de un Centro de la ONU Contra el Terrorismo en Riyadh, que implicó una inversión de 100 millones de dólares aportados por Arabia Saudita.

Consultado sobre el estancamiento en torno a la inclusión del “terrorismo de Estado” en la CCIT, Mukerji dijo que este ha sido superado por el terrorismo transnacional.

“Todos los países son vulnerables al terrorismo transnacional”, sostuvo, destacando los ataques de noviembre de 2008 contra la ciudad india de Mumbai, centro neurálgico en lo económico y lo comercial, que dejó más de 160 muertos.

Ante la pregunta de si la falta de consenso derivará en el abandono de la propuesta CCIT, respondió que todos los ladrillos tienen que colocarse bajo un mismo techo. “Esa casa solo puede ser la ONU”, dijo Mukerji, quien fue jefe negociador de India en el Foro Mundial Contra el Terrorismo.

Los tratados existentes contra el terrorismo incluyen una convención internacional contra la toma de rehenes, la eliminación de los atentados terroristas, el combate al financiamiento del terrorismo y el lavado de dinero, y la eliminación de los actos de terrorismo nuclear.

Kohona dijo a IPS que, aunque la CCIT es un asunto controvertido, existe una amplia gama de otros mecanismos implementados por la comunidad internacional para abordar el flagelo del terrorismo. Entre ellos, la adopción de resoluciones vinculantes del Consejo de Seguridad de la ONU bajo el Capítulo VII de la Carta del foro mundial.

Estas incluyen la creación de varios organismos con responsabilidades antiterroristas específicas, así como de mecanismos regionales y bilaterales, entre ellos los relativos al flujo de dinero.

Según Kohona, los estados miembros también han empezado a cooperar de modo más efectivo entre sí para abordar estos asuntos.

“También es evidente que países individuales han desarrollado un mayor grado de confianza en sus capacidades de afrontar esta amenaza por sí mismos”, dijo.

La urgencia de concluir un instrumento mundial se redujo con el paso de los años, planteó, pues estos mecanismos diferentes y bastante efectivos para combatir el terrorismo empezaron a ejercer un impacto cada vez mayor.

De todos modos, Kohona es optimista sobre las perspectivas de que en el futuro se concluya una convención.

El terrorismo continúa sembrando muerte y destrucción en distintas partes del mundo, sostuvo. Los atentados suicidas, que abundaron en Sri Lanka antes de 2009, se han vuelto el arma más elegida.

“La conclusión de una convención no solo brindará un paraguas inspirado en la ONU para nuestros esfuerzos por combatir el terrorismo, sino que también enviará un mensaje claro sobre la voluntad común de la comunidad internacional” en este sentido, dijo Kohona.

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal