África, Conflictos armados, Derechos humanos, Desarrollo y ayuda, Destacados, Economía y comercio, Pobreza y Metas del Milenio, Últimas Noticias

El norte de Malí sigue en crisis mientras el sur se recupera

Personas lavando ropas en aguas del río Níger en Bamako. Crédito: Marc-André Boisvert/IPS.

Personas lavando ropas en aguas del río Níger en Bamako. Crédito: Marc-André Boisvert/IPS.

BAMAKO, 7 feb 2014 (IPS) - Bajo el abrasador sol vespertino, Daouda Dicko lava las ropas de sus clientes en la costa del río Níger, que atraviesa la capital de Malí. “Hace dos años empecé a hacer esto para sobrevivir. Ahora estoy acostumbrado y no me molesta el dinero extra que genera”, dice a IPS este hombre, que también trabaja como jardinero.

Dicko se esforzó por alimentar a su familia durante la crisis política de Malí en marzo de 2012, cuando los rebeldes tuaregs y los islamistas tomaron el control de casi dos tercios de esta nación del occidente africano.

Pero la intervención militar de Francia liberó el norte en enero de 2013 y condujo a elecciones en el país en julio de ese año.

El conflicto destruyó la economía de Malí y generó presión sobre los hogares. Pero la situación ahora muestra lentas señales de mejoría en el sur.

Binetou Diarra acomoda tomates en su puesto de madera del Quartier du Fleuve, un mercado de Bamako.

“La economía no está en crisis. Está muerta”. – Parlamentaria Aicha Belco Maiga
“Los precios aumentaron mucho hace un año. Pero ahora prácticamente han vuelto a la normalidad”, dijo a IPS esta mujer de 37 años, vistiendo una camiseta de la campaña presidencial del año pasado.

El aceite para cocinar, que había aumentado al equivalente de 2,47 dólares en septiembre de 2012, ahora bajó a 1,75. Pero en Bamako no es solo en los bolsillos de los consumidores donde se pueden hallar señales visibles de recuperación económica.

Los hoteles, cerrados entre 2012 y 2013, ahora reabrieron. Sin embargo, ya no están llenos con los 250.000 turistas que, según la Oficina de Turismo de Malí, llegaron al país en 2009.

El Hotel de l’Amitié, uno de los edificios más elevados de Bamako, se ha convertido en la sede de la misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la capital.

Otros hoteles están repletos de personal de organizaciones no gubernamentales y de otras misiones para ayudar a Malí a volver a encaminarse. Los restaurantes y otros comercios también están ocupados con el regreso de expatriados.

Fatoumata Coulibaly y sus amigos tienen comercios cerca de varios barrios de expatriados. Y el regreso de los mismos ha tenido un efecto directo sobre sus billeteras.

“Está ingresando más dinero. No es fácil sobrevivir, pero somos positivos. Sabemos que lo peor quedó atrás”, dijo Coulibaly a IPS.

Rumbo al crecimiento

En enero, Christine Lagarde, directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que el producto interno bruto de Malí aumentará 6,6 por ciento este año, corrigiendo así un pronóstico anterior de 5,7 por ciento.

Lagarde dijo a la prensa en Malí que el país debía avanzar hacia la recuperación. “Ahora tenemos que fortalecer los fundamentos económicos para aumentar el crecimiento, crear empleo y reducir la pobreza”, agregó.

Sin embargo, habrá desafíos.

Cuando se impusieron sanciones a Malí luego del golpe de Estado de 2012, el país perdió 30 por ciento de su presupuesto de 3.500 millones de dólares, que dependía de la ayuda extranjera.

Las oficinas del gobierno, centralizadas en la Ciudad Administrativa, un complejo ubicado sobre la costa del río Níger, se convirtieron en un distrito fantasma durante un año, a causa de la escasez de dinero.

“Hemos quedado totalmente paralizados durante la crisis. Yo cobré mi salario, pero con atraso. Y no había presupuesto para realizar operaciones. Pero ahora las cosas vuelven a la normalidad. Nos pagan y tenemos las herramientas para trabajar”, dijo Fofana Daouda, funcionario del Ministerio de Familia, en diálogo con IPS.

Crisis económica continúa en el Norte

Sin embargo, aunque la capital experimenta una lenta recuperación, el norte todavía carece de oportunidades económicas, y muchos todavía viven en la pobreza extrema, dijo Dedeou Traore, miembro del parlamento por la norteña región de Niafunké.

“La economía es mala”, señaló a IPS. Los habitantes del norte, cuyo sustento dependía en gran medida de la agricultura de subsistencia, lo han perdido todo.

“En Niafunké, el prefecto está de regreso, pero la justicia y otras instituciones estatales (no han vuelto). La gente siente que la abandonaron”, dijo Traore.

En mayo de 2013, donantes internacionales ofrecieron casi 3.500 millones de dólares para reconstruir Malí. Pero esta semana se vuelven a reunir en Bruselas porque solo aportaron la mitad de los fondos prometidos.

Mientras, en un informe divulgado el miércoles 5, Oxfam Internacional reclamó una mejor gobernanza y una mejor distribución de los recursos estatales.

El reporte denuncia que “el impacto combinado de la descentralización débil, la corrupción y la falta de transparencia en la asignación presupuestaria y la distribución de la ayuda ha suscitado una creencia generalizada de que los ciudadanos del país no están recibiendo del gobierno lo que les corresponde”.

“La situación en el norte de Malí es frágil. Los donantes no deben olvidar que más de 800.000 personas necesitan ayuda alimentaria inmediata debido al impacto del conflicto, a malas cosechas y a lluvias escasas. Malí necesita una respuesta exhaustiva a los muchos desafíos que enfrenta”, dijo Mohammad L. Coulibaly, director de Oxfam en este país.

Aicha Belco Maiga integra el partido del presidente Ibrahim Boubacar Keita, que cuenta con la mayoría de los escaños parlamentarios. Ella representa a la región de Tessalit, uno de los lugares más aislados y áridos de Malí, cerca de la frontera con Argelia.

“En Tessalit se han detenido todas las actividades económicas. La localidad está vacía. La gente que se quedó tuvo que vender sus pertenencias para comprar alimentos. No hay nada que comer. No hay una administración que funcione. Es tan mala que una ve que se cambian más dinares argelinos que francos CFA”, dijo a IPS.

“Esta población necesita nuestra ayuda. La economía no está en crisis. Está muerta”, aseguró.

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal