Asia-Pacífico, Conflictos armados, Democratización, Derechos humanos, Destacados, Educación, Geopolítica, Migraciones y refugiados, Últimas Noticias

Estudiantes de Pakistán en ofensiva contra el ejército

Ayesha Gullalai, diputada del partido Pakistan Tehreek Insaf, apoya la campaña estudiantil para que cesen las operaciones militares en las FATA. Crédito: Ashfaq Yusufzai/IPS

Ayesha Gullalai, diputada del partido Pakistan Tehreek Insaf, apoya la campaña estudiantil para que cesen las operaciones militares en las FATA. Crédito: Ashfaq Yusufzai/IPS

PESHAWAR, Pakistán, 17 feb 2014 (IPS) - Estudiantes de las Áreas Tribales bajo Administración Federal (FATA, por sus siglas en inglés) de Pakistán exigen el cese de la ofensiva militar contra la insurgencia islámica Talibán, que provocó muertes y el desplazamiento de la población civil en su tierra. 

 “Estamos hartos de la acción militar en las FATA, ya que no eliminó a los talibanes, pero mató, hirió y desplazó a personas inocentes”, dijo Khan Bahadar, presidente de la Federación de Estudiantes de las FATA (FSF), zona al norte de este país asiático donde viven más de 3,1 millones de personas.

“La población tribal experimenta tiempos difíciles desde que el ejército de Pakistán tomó el control de las FATA en 2004. El ejército, enviado principalmente a combatir a la insurgencia Talibán, causó un éxodo masivo de la zona en conflicto. Mientras, los insurgentes permanecen ilesos”, aseguró en diálogo con IPS.

Los talibanes se refugiaron en las FATA, próximas a la frontera de 2.400 kilómetros entre Pakistán y Afganistán, después de que su gobierno en Kabul fuera derrocado por las fuerzas lideradas por Estados Unidos en 2001.

Como un estado de primera línea en la guerra de Washington contra el terrorismo, Pakistán comenzó la ofensiva militar contra el Talibán en las FATA en 2004, lo que provocó un desplazamiento masivo de su población.

“Alrededor de 2,1 millones de quienes vivían en las FATA residen ahora en la cercana provincia de Jyber Pajtunjwa. Padecen una profunda angustia, ya que debieron renunciar a sus empleos, empresas y actividades agrícolas”, destacó Bahadar, de 19 años y estudiante en la Universidad de Peshawar.

Muchos estudiantes de las FATA estudiaban en Jyber Pajtunjwa.

La FSF se formó en 2013 para reforzar la presión sobre el gobierno para que cese la actividad militar en los siete distritos de las FATA y se facilite el pronto retorno de los desplazados a sus viviendas.

Bahadar dice que la campaña que llevan a cabo los estudiantes de las FATA está cobrando impulso.

“Nos manifestamos en Peshawar e Islamabad para arrojar luz sobre los problemas de nuestro pueblo. Las operaciones militares no son la solución al terrorismo”, declaró el vicepresidente de la FSF, Burhanuddin Chamkani.

Chamkani es oriundo del distrito de Waziristán del Norte en las FATA. También asegura que la ofensiva militar mató o mutiló a civiles, sin afectar a los insurgentes.

“Al menos cinco personas, entre ellas mujeres y niños, murieron en un ataque aéreo del ejército en Waziristán del Norte el 21 de enero, en represalia por un atentado suicida contra un convoy del ejército que mató a 22 soldados el día antes”, señaló.

Otra organización, la Federación de Estudiantes de Waziristán (FSW), tiene planes de reforzar su campaña.

Muhammad Irfan Wazir, una alta autoridad de la FSW, dijo que unos 20.000 jóvenes de las FATA estudian en Peshawar, capital de la provincia de Jyber Pajtunjwa. La mayoría no pueden visitar a sus familias a causa del terrorismo, dijo.

“Uno tiene que pasar por varios puestos de control del ejército antes de llegar a sus viviendas en las FATA. Extrañan a sus hogares”, agregó.

La FSW tiene previstas protestas, marchas y seminarios para sensibilizar a la opinión pública, el ejército y el gobierno.

“Los fines de semana nos manifestamos en la Universidad de Peshawar”, indicó Wazir. “También celebramos eventos de caridad y espectáculos musicales para recaudar dinero para las personas desplazadas que viven en campamentos en Peshawar y otras áreas”, comentó.

La responsabilidad del cese de la actividad militar recae en el gobierno federal que controla directamente a las FATA, explicó.

“Ya organizamos al menos una docena de manifestaciones cerca de la residencia del gobernador para detener la acción militar, pero fue en vano”, dijo.

Muhammad Javid, profesor de la Universidad de Gomal en Jyber Pajtunjwa, dijo que la ofensiva militar en curso enfureció a los estudiantes, que emprendieron una campaña activa contra la misma.

“Los estudiantes tienen justificación cuando exigen el cese de la acción militar, ya que no trajo la paz a estas áreas”, dijo a IPS.

La campaña tiene la meta de que el gobierno inicie negociaciones con el Talibán.

El partido Pakistan Tehreek Insaf (PTI), que está en el poder en Jyber Pajtunjwa, también cree que el diálogo con los insurgentes puede poner fin al sufrimiento de la población en las FATA.

“Hemos sido firmes defensores de las negociaciones de paz con los insurgentes”, expresó a IPS la diputada del PTI en la Asamblea Nacional, Ayesha Gullalai.

A su juicio el gobierno nacional es indiferente a los problemas de la gente en su Waziristán nativo, aseguró.

“El gobierno tiene la responsabilidad de evacuar a la población civil antes de cualquier acción. Matar y herir a los no combatientes contraviene la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, planteó. Los militares no atacan a los civiles de manera intencional, pero esas muertes se producen y no debe suceder así. subrayó Gullalai.

“La campaña de los estudiantes tribales es bienvenida. Últimamente, los jóvenes se convirtieron en una voz de la población de las FATA”, dijo la legisladora.

Sagheerullah Khan, de 20 años, que vive en un albergue en Peshawar, es natural de Waziristán. “Las operaciones militares innecesarias en las FATA y los ataques de aviones no tripulados de Estados Unidos, que en su mayoría matan a inocentes, hicieron que la población local se volviera contra el gobierno”, dijo.

“Esto solo produce más insurgentes. El bombardeo indiscriminado del ejército es una amenaza constante para la gente”, planteó.

Jóvenes de las FATA que estudian en Peshawar dijeron que plantearon el asunto de las muertes de civiles a los representantes en la Asamblea Nacional y el Senado.

La lucha para acabar con la ofensiva del ejército en su tierra natal continuará, aseguraron.

 
X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal