Agua y saneamiento, Alimentación y agricultura, Ambiente, Desarrollo y ayuda, Desertificación, Destacados, Economía verde, Las elegidas de la redacción, Medio Oriente y Norte de África, Recursos naturales, Últimas Noticias

Acuicultura como alternativa para alimentar a los egipcios

Jaulas de peces en el río Nilo. Especialistas reclaman un enfoque más holístico para la acuicultura de Egipto. Crédito: Cam Mcgrath/IPS

Jaulas de peces en el río Nilo. Especialistas reclaman un enfoque más holístico para la acuicultura de Egipto. Crédito: Cam Mcgrath/IPS

EL CAIRO, 1 ago 2014 (IPS) - Menos del cuatro por ciento del territorio de Egipto son tierras cultivables, concentradas alrededor del delta y el valle del río Nilo. Las autoridades se esfuerzan por garantizar la seguridad alimentaria y mejorar los estándares de nutrición frente a los pronósticos de que la población de 85 millones de habitantes se duplique para 2050.

“Con la iniciativa de aumentar la eficiencia y la producción de alimentos, Egipto tendrá que usar el agua y la tierra con inteligencia para producir alimentos”, opinó el acuicultor Malcolm Beveridge.

“Tendría sentido juntar la acuicultura con la agricultura para aumentar la producción de alimentos por unidad de tierra y agua”, explicó.

Actualmente, se estudia la posibilidad de adoptar una acuicultura integrada, que es un enfoque holístico de producción de alimentos en que los desperdicios del cultivo comercial de una especie se reciclan como nutrientes y fertilizantes para otra.

“¿Por qué usamos primero el agua para la agricultura y luego la del drenaje para la acuicultura? Debería ser al revés": Sherif Sadek.

Los proyectos suelen consistir en el cultivo de varias especies acuáticas, pero el modelo sinérgico apunta a una mayor integración con la producción de peces, ganado y variedades agrícolas.

“Un enfoque integrado sería el próximo paso lógico para la acuicultura de Egipto, pues podría disminuir significativamente los requerimientos de agua al tiempo y aumentar los ingresos de los piscicultores”, explicó Beveridge.

La acuicultura experimentó un crecimiento explosivo en Egipto en las últimas décadas. La producción anual de peces se disparó de 50.000 toneladas, a fines de los años 90, a más de un millón en 2013, superando la producción conjunta de los demás países de África y Medio Oriente.

La piscicultura como se practica mayoritariamente en Egipto, simplemente cavando un pozo y llenándolo de agua y peces, tiene grandes desventajas. Un viejo decreto establece que el agua potable y la que se usa para irrigar tengan preferencia en el Nilo, lo que obliga a los proyectos de acuicultura a ubicarse en las sucias aguas río abajo. Eso contamina a los peces y limita la productividad.

“Alrededor de 90 por ciento de la acuicultura de Egipto usa aguas del drenaje agrícola, llenas de pesticidas, líquidos cloacales y efluentes industriales”, remarcó Sherif Sadek, gerente de Aquaculture Consultant Office, con sede en El Cairo.

“¿Por qué usamos primero el agua para la agricultura y luego la del drenaje para la acuicultura?”, inquirió. “Debería ser al revés, usar primero el agua para la acuicultura y luego para irrigar los campos”, remarcó.

La acuicultura integrada revierte el paradigma del uso del agua, con beneficios tangibles tanto para las piscifactorías como para los cultivos. La práctica todavía está en pañales en Egipto, pero varios proyectos ya demostraron su viabilidad comercial.

En la granja El Keram, en el desierto al noroeste de El Cairo, los agricultores bombean agua para cultivar tilapias, luego la reciclan para los estanques donde crían peces gato.

El líquido que drenan desde ahí, rico en nutrientes orgánicos, se usa para irrigar y fertilizar campos de tréboles. Luego, las cabras y las ovejas que pastan allí producen estiércol con el que se genera biogás para la calefacción de los tanques del criadero o los estanques en invierno.

“El proyecto demostró cómo los agricultores que optaron por la acuicultura cuando la salinidad dejó estériles sus tierras pueden aumentar la productividad y sus ingresos, usando el mismo volumen de agua”, explicó Sadek.

Otros proyectos integrados en tierras desérticas consisten en cultivar especies acuáticas, como la corvina y las doradas, y dirigir las aguas residuales hacia estanques donde tienen tilapias rojas, que son tolerantes a la gran concentración de sales.

Según Sadek, la salmuera de esos estanques también sirve para cultivar salicornias, plantas hálofitas (con gran tolerancia a las sales), muy buscadas para la producción de biocombustible, forraje y como ingrediente gourmet de ensaladas

“La salicornia puede regarse con agua extremadamente salada y produce semillas y aceite, así como forraje para camellos y ovejas”, puntualizó

Especialistas aseguran que la acuicultura integrada ofrece una mayor eficiencia y requiere hasta 70 por ciento menos de agua que los sistemas de producción no integrados. También es un método rentable de eliminar desechos, además de que permite a los agricultores más pobres ahorrarse la compra de fertilizantes.

Beveridge dijo que las iniciativas de acuicultura de pequeña escala que no puedan adquirir los sistemas cerrados empleados en El Keram aún pueden beneficiarse de este modelo integrado gracias al que podrán cosechar productos comerciales todo el año.

“La acuicultura en Egipto tiene el problema de que el periodo vegetativo es relativamente corto”, puntualizó. Entre diciembre y febrero, las temperaturas son demasiado bajas para sostener el crecimiento de los peces. Los agricultores que tratan de que estos hibernen suelen perder una gran cantidad de animales debido al estrés y las enfermedades, apuntó.

Estudios piloto han demostrado que los piscicultores pueden capitalizar los nutrientes que se acumulan en el barro que cubre el fondo de los estanques donde crían los peces.

“La idea es que usted vacíe los estanques en noviembre, recoja sus peces y luego cultive trigo en su fondo, que se cosechará en marzo, antes de volver a llenar el área de rastrojos con agua y poner los peces juveniles en ella”, explicó Beveridge.

Traducido por Verónica Firme

 

X
Metas del Milenio - Hacia 2015
  • Hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Boletín semanal